Teotihuacan o Teotihuacán

Teotihuacan 1Teotihuacan o Teotihuacán (en náhuatl: Teōtihuācan, ‘‘lugar donde los hombres se convierten en dioses ’ ‘lugar donde se hicieron los dioses ’; ‘ciudad de los dioses’’ es el nombre que se da a la que fue una de las mayores ciudades prehispánicas de Mesoamérica.

Las Pirámides de Teotihuacan  son una estilización del «QUINCUNCE», es decir, el basamento cuadrado y un círculo central que se eleva. El punto central, así elevado, sería el contacto entre el Cielo y la Tierra, y se le designaba «PIEDRA PRECIOSA» o «CORAZÓN».

Desde el punto de vista del Trabajo Interior, las Pirámides vendrían a simbolizar al Super-Hombre, ya convertido en REY DE LOS 4 ELEMENTOS (Fuego, Aire, Agua, Tierra) y cuyo corazón se ha elevado y convertido en TLAHUITZCALPANTECUHTLI, VENUS o «ESTRELLA DE LA MAÑANA»

TEOTIHUACAN, en Idioma Náhuatl, significa «lugar donde los Hombres se convierten en Dioses» o «lugar donde habitan los Dioses». Entre los Aztecas se decía que allí los Reyes después de «MUERTOS», se convertían en Dioses. Por eso llamaron «MICCAOTLI» (Calle o Calzada de los Muertos) a la avenida principal de la ciudad.

Según el Gnosticismo Universal, «sólo con la MUERTE adviene lo nuevo», «si la semilla no muere la planta no nace». En este sentido, nosotros debemos entender que todas las tradiciones antiguas, así como el lugar que nos ocupa en este artículo, nos hablan de los «Muertos» o de ese tipo de «Muerte», refiriéndose no a la muerte física sino a la eliminación de la escoria interior o Defectos Psicológicos. Es decir, nos plantean un TRABAJO INTERIOR, un TRABAJO SOBRE NOSOTROS MISMOS. Sólo así, entendiéndolo de este modo cobra sentido la frase de los Sabios de Anahuac: «Allí los Reyes, después de «MUERTOS», se convierten en Dioses»...

Las Tribus de Anahuac (Aztecas, Toltecas, Zapotecas, etc.) y en general todas las tribus mesoamericanas, poseyeron grandes conocimientos psicológicos, astronómicos, matemáticos, etc., y jamás ignoraron que para elevarnos a la categoría de «HOMBRES» y luego a la de DIOSES o SUPER-HOMBRES, se necesitan inevitablemente de los 3 Factores de la Revolución de la Conciencia: NACER, MORIR y SACRIFICIO POR LA HUMANIDAD.

Así pues, el conjunto arquitectónico de este lugar, «donde los hombres se convierten en Dioses», (vale decir, los que han alcanzado las alturas iniciáticas de la Maestría o Perfeccionamiento interior), y el recorrido que hacía el Iniciado que llegaba a este lugar, aIegorizan el Trabajo Interior para llegar a las cumbres iniciáticas de un Quetzalcóatl, de un TIaIoc, de un Krishna, de un Jesús de Nazareth, de un Manco-Capac, de un Lao T’se o de un Buddha, todos ellos Reyes y Sacerdotes de la Naturaleza, «según la Orden de Melquisedec».

Pero el legado de Teotihuacan va mucho más allá, tiene otras implicaciones. Al decir de la Mitología Azteca, «allí se reunieron los Dioses para crear el 5º Sol». Teotihuacan, entonces, representa el inicio o la Aurora de la Creación, alegoriza un acontecimiento Cósmico-Solar, natural y humano a la vez. En otros términos nos enseña que con las mismas Fuerzas, Energías, Leyes, y Poderes, etc., que utilizó el Demiurgo Arquitecto al crear este vasto Universo, debemos nosotros trabajar particularmente, creando también nuestro UNIVERSO INTERIOR.

Al Quinto Sol, llamado NAHUI-OLLIN (4 MOVIMIENTO). Le precedieron el 1er Sol, NAHUI-OCELOTL (4 TIGRE), NAUHI-EHECATL (4 VIENTO), NAHUI-QUIYAHUITL (4 LLUVIA), Y NAHUI-ATL (4 AGUA). Esta cuestión de los «SOLES» tiene un doble aspecto: Por un lado se refiere a las razas que nos precedieron (POLAR, HIPERBÓREA, LEMUR y ATLANTE), y por el otro nos indica el proceso por medio del cual debemos convertirnos en Dioses Solares, creando, como ya se dijo, el particular Universo Interior.

Ahora bien, los antropólogos de la Ciencia oficial establecen que el desarrollo de las diversas etapas de construcción por las que pasó Teotihuacan, están enclavadas entre los años 750 y 150 antes de Cristo.

Nosotros diremos, que esas fechas no se ajustan a la realidad, primero porque no se llega a un desarrollo tan gigantesco en tan corto tiempo, y también por que hay datos y tradiciones antiquísimas que relatan que cuando los Aztecas llegaron a Teotihuacan, ésta ya existía.

Fue fundada por los Toltecas y estos tuvieron su raíz en el ya sumergido Continente Atlante. Desde esas misteriosas tierras atlantes, según nos informa el V.M. Samael Aun Weor, venían peregrinaciones hasta Teotihuacan desde el Continente Africano, por ejemplo, lo que demuestra también que fue el asiento de una de las más grandes y avanzadas culturas que han conocido los siglos.

En una práctica en que quise recordar mis pasadas vidas, tal y como usted nos ha enseñado, traje las siguientes experiencias: Me vi en las Pirámides de Teotihuacan en la época de los aztecas, donde se encuentra la Ciudadela; había una gran multitud que hacía grandes aclamaciones y vociferaciones, pues en toda la Avenida de los Muertos había gente del pueblo, soldados y políticos ricamente ataviados con penachos, brazaletes, sandalias y ornamentos de oro y pedrería.

Por esta avenida caminábamos varios prisioneros atados de manos y cuellos, rodeados por varios soldados vestidos de caballeros tigres y águilas que nos llevaron al pie de la Pirámide del Sol, donde había una gran fogata; al llegar a la plataforma nos formaron. 

Un sacerdote hizo señal y todos callaron; entonces comenzaron a sonar las chirimías y los teponaztlis; después vinieron doncellas bailando danzas de una fastuosidad indescriptible. Al terminar las danzas vinieron doce ancianos que hicieron una especie de CORTE MARCIAL y nos juzgaron. 

Posteriormente nos vendaron los ojos, haciéndonos subir los escalones de la Pirámide, por cierto que algunos resbalaron y cayeron; ya que escuchamos el ruido y los gritos de dolor, recuerdo que sentía los escalones estrechos que apenas penetraba la mitad del pie; al llegar a la parte superior hubo oraciones, invocaciones y ofertorios y fuimos sacrificados al DIOS HUITZILOPOCHTLI.

¿Me podría explicar qué sucedió? ¿Es esa reencarnación o retorno? (Responde Samael Aun Weor). Usted, en meditación, quiso recordar sus vidas pasadas; se adormeció un poco y entonces su alma salió del cuerpo de carne y hueso; después vinieron las distintas escenas, recuerdos de un pasado. Lo invito a comprender que ciertamente usted fue un habitante azteca en el México antiguo. Ya vio cómo se juzgaba a muchos delincuentes y después es obvio que se les sacrificaba a los Dioses. Samael Aun Weor

Añadir un comentario