Antropología Psicoanalítica

Perú el Espíritu Inca.Oro inca Culturas Solares y Serpentinas. Antropología gnóstica Es el inca sacerdote del fuego, humilde, feliz y sereno. Mediador entre la Humanidad que implora, al Sol Dios Inti Los Incas se afianzaron como el estado prehispánico de mayor extensión en América.

Abarcó los territorios andinos que corresponden actualmente al sur de Colombia, pasando por Ecuador, Perú, Bolivia, hasta el centro de Chile y el noroeste de Argentina. La capital del Imperio fue la ciudad de Cusco (ombligo del mundo), por ser el centro del desarrollo de la etnia Inca desde sus inicios y su fundación por Manco Capac.

(Los mitos expresan la verdad del espíritu, no pertenecen al pasado, son realidades que debemos vivir en el interior de cada uno. La Religión andina está basada en el culto a la Divinidad, está representada por el Sol, a quien llamaron Inti)

Creación del mundo y de los hombres según los Incas En el principio, Viracocha (el Dios creador, el fundamento, la base de todo) creó un mundo oscuro, (recordemos que toda creación surge del caos) y luego de ordenar el cielo y la tierra, creó una raza de gigantes (la Raza Atlante). A estos les mandó que viniesen en paz para que lo sirviesen, mas como no fueron recíprocos con él, los convirtió en piedras (el ego nos petrifica), enviándoles a la vez un diluvio general al cual llaman UnuPachacuti, que quiere decir "el agua que transformó el mundo".

Pasado el diluvio y seca la tierra, Viracocha determinó poblarla por segunda vez y para hacerlo con más perfección determinó crear luminarias que diesen claridad. Para ello fue al gran lago Titicaca (el lago más alto del mundo, a casi 4000 metros sobre el nivel del mar, con forma de Puma, visto desde el aire, precisamente el animal sagrado de estos pueblos, lo relacionaban con la sabiduría, con la fuerza creadora, con lo sagrado) y mandó allí que salieran al Sol, la Luna y las estrellas y subiesen al cielo para dar su luz al mundo. Dicen que la Luna tenía más claridad que el Sol, por lo que éste, al tiempo que subían, le echó un puñado de ceniza en la cara y que desde esa vez quedó la Luna con el color que ahora tiene.

Luego que todo esto pasó, en la dirección Sur apareció el enviado de Viracocha, que era un hombre de crecido cuerpo, el cual en su aspecto y en su persona mostraba gran autoridad, llamándolo Viracochan o Tunupa (un Dios creador, ordenador del mundo -manifestación de la divinidad no conocida-, homólogo del Quetzalcoatl creador mexicano).

En el principio, Viracocha (el Dios creador, el fundamento, la base de todo) creó un mundo oscuro, (recordemos que toda creación surge del caos) y luego de ordenar el cielo y la tierra, creó una raza de gigantes (la Raza Atlante). A estos les mandó que viniesen en paz para que lo sirviesen, mas como no fueron recíprocos con él, los convirtió en piedras (el ego nos petrifica), enviándoles a la vez un diluvio general al cual llaman UnuPachacuti, que quiere decir «el agua que transformó el mundo».

Se dirigió a Tiahuanaco (fundado a las orillas del Lago Titicaca) y en este lugar dibujó y esculpió en una losa grande todas las naciones que pensaba crear (la actual Raza Aria). Después de esto, inició su peregrinaje obrando maravillas por el camino de la serranía, mandando salir a los pueblos de sus Pacarinas (cuerpo muerto, estado de momificación, semillas que renacen) diciendo: «Gente y naciones, oigan y obedezcan que yo les mando salir, multiplicar y henchir la tierra».

Para ver las imágenes en PDF del Machu Picchu hacer CLICK aqui

Añadir un comentario