Convocaciones negras

Convocaciones negrasTodas las aperturas de las convocaciones negras de 9º grado de la Amorc son exactamente como las de los templos de magia negra de la Atlántida en profundas tinieblas.

El maestro negro comienza sus convocaciones con una plegaria tenebrosa que dice así: "Amados profetas velados, nos reunimos para comulgar bajo la protección del velo de la oscuridad, que nuestros pensamientos y acciones den testimonio de nuestras sagradas obligaciones y de nuestras tradiciones consagradas por el tiempo. Esta convocación tiene ahora carácter secreto. La luz en el shekinah se extinguirá ahora. (Mandar un frater o soror al oficial que apague la vela)".

Los amados profetas velados son magos negros que usan túnica marrón o roja y medio cubren sus rostros con una capucha. Es que los magos negros comulgan bajo el velo de oscuridad y aman las tinieblas; ellos no quieren nada con la luz. Todas estas practicas vienen del continente Atlante.

Las palabras de clausura pronunciadas por el tenebroso maestro de 9º grado de la Amorc, son las siguientes: "Levantaos amados profetas y separémonos con la bendición del signo de la cruz y la protección del velo de la oscuridad, esta convocación ha terminado". El maestro actuante sale primero, y los tenebrosos profetas velados protegidos por las tinieblas se retiran entre las sombras de la noche.

Las escuelas de magia negra dan a sus afiliados un sin número de practicas absurdas para el desarrollo de los poderes ocultos; tales practicas de carácter absolutamente externo, solo consiguen romper las membranas del cuerpo mental y convertir al discípulo en un autentico mago negro. En la monografía Nº 38 del 9º grado se lee la siguiente practica: Tomad un pequeño frasco que se mantenga firme sobre una mesa y tenga un tapón de corcho; el frasco puede ser de un tamaño que contenga cuatro o seis onzas, tomad una aguja corriente de coser y enterrad perpendicularmente como un centímetro de la punta en el tapón de modo que fuera del tapón quede como unos cuatro centímetros de aguja.

Tomad una hojita de papel de poco mas de siete centímetros de largo por un centímetro de ancho y doblado por la mitad en forma de V. Cualquier clase de papel de mediana consistencia y de cualquier color servirá. Tomad este pedazo de papel y colocadlo en la parte de arriba hacia abajo en forma de la letra A y colgadlo de la punta de la aguja de manera que esta quede en el centro del doblez que se hizo en el papel. Si el papel esta doblado en partes iguales ahora se mantendrá en equilibrio sobre la aguja con las dos puntas hacia fuera como la letra A o en forma de una V con los dos extremos hacia abajo.

Colocad el frasco con el papelito sobre la aguja, en el centro de la mesa a distancia de poco menos de una metro de vuestro cuerpo, mientras os sentáis quietamente en una silla. Estad seguro de que en la habitación no haya ninguna ventana abierta por donde entre el viento que pueda mover el papel y evitad que vuestro aliento tampoco lo mueva. Ahora concentrad en el papel y ejercitad la voluntad para que el papel se mueva.

Si el equilibrio es completo sobre la aguja, se moverá fácilmente y debéis hacerlo girar en una dirección; entonces haced que detenga su movimiento y que gire en dirección contraria. Practicad como diez minutos en cada acción concentrando en el papel y movedlo a vuestra voluntad. Pronto descubriréis que existe una fuerza motriz que emana de vosotros hacia el papel. Ello probará lo que hemos estado diciendo y lo que expondremos en las próximas monografías, a saber: que la voluntad y el "área psíquica" se pueden emplear para dirigir la fuerza dentro o fuera del cuerpo. "Fraternalmente el Maestro de vuestra clase".

Estas clases de enseñanzas vienen de un templo de magia negra de la Atlántida llamado el altar de Mathra, situado en las islas Azores, en la montaña del Pico. Este templo todavía existe dentro del plano astral. Antiguamente se llegaba a dicho templo en una jornada de siete días y al final de cada jornada diaria de hacia una gran fiesta. Allí en ese templo hay un salón llamado el Salón de la Voluntad, donde se practican innumerables ejercicios similares al de la Amorc de California. El esfuerzo que el discípulo realiza con esta clase de practicas absurdas da por resultado que se rompan las delicadas membranas del cuerpo mental.

No deseéis poderes, querido lector: ellos nacen como frutos del Íntimo, cuando nuestra alma se ha purificado. La fuerza mental que gastamos neciamente en mover un papel, empleémosla en dominar la pasión carnal, en acabar con el odio, en dominar el lenguaje, en vencer el egoísmo, la envidia, etc.

Purifiquémonos, que los poderes se nos irán confiriendo a través de las sucesivas purificaciones. ¡Los poderes son flores del alma y frutos del Íntimo! Los poderes de un Mahatma son el fruto de milenarias purificaciones. El discípulo gnóstico va recibiendo de la Logia Blanca, a través de las pruebas Iniciáticas, distintos poderes. Esos poderes los recibe el alma y los "agarra" el Íntimo, porque el Íntimo es el real hombre en nosotros.

Cuando el gnóstico desea, por ejemplo, que un distante amigo venga a nosotros, ruega a su Íntimo así: "Padre, tráeme al señor (fulano de tal), pero no se haga mi voluntad sino la tuya". Y si el Íntimo considera justa la petición, realiza el milagro, que es un trabajo teúrgico, y llega el distante amigo; pero si el Íntimo considera injusta la petición, no accede a la petición del alma. Esta es pura magia blanca.

El mago negro procede a usar su llamada "asunción" o la fuerza de la voluntad, sin tener en cuenta para nada la voluntad del Íntimo. Samael Aun Weor La Revolución de Bel: CAPÍTULO 14: LA MAGIA NEGRA DE LOS ATLANTES

 

Añadir un comentario