In ictu oculi 

Autor de esta obra Juan Valdés Leal En In ictu oculi, la muerte irrumpe en la composición representada como un esqueleto que porta una guadaña y un ataúd. Su mano derecha apaga una vela, la vida, sobre la que podemos leer el texto que da nombre a la obra, extraído de la I Epístola de San Pablo a los Corintios.

«In ictu oculi» es una expresión latina que quiere decir «en un abrir y cerrar de ojos» y alude al modo abrupto en que la muerte llega para reclamarnos. El pie izquierdo del esqueleto se apoya sobre un globo terráqueo, pues la voluntad de la muerte gobierna el mundo sin excepciones.

Símbolos del poder eclesiástico y civil aparecen desparramados en la parte inferior, en donde comparten espacio con otros que refieren las glorias de las armas, las letras y las ciencias, igualmente efímeras. Son objetos entre los que se incluyen una tiara, un cetro, una corona, una espada o unos libros, identificados hoy en su mayoría.

Los Jeroglíficos de las Postrimerías ("las postrimerías de la vida", un conjunto de dos pinturas al óleo sobre lienzo de 220 x 216 cms que acaban superiormente en arco de medio punto) son quizá los mejores ejemplos de la pintura española dentro del género de vanitas, un tipo de pintura de orden moralizante cuya meta era poner de relieve la fugacidad de la vida. 

Para ver el video de introducción a la Gnosis hacer CLIC aqui

Añadir un comentario