Los misterios de Jesús

Jesus hombreHemos tenido el gusto de poder investigar como “ratón de biblioteca”, y nos encontramos con una agradable sorpresa que nos gustaría compartir con todos ustedes. Se trata de la edición del libro “Los misterios de Jesús” el origen oculto de la religión cristiana de Timothy Freke y Peter Gandy; el volumen al que tuvimos acceso nos lo prestó una biblioteca municipal, de modo que si tuvieran oportunidad, allí pueden disfrutarlo en forma totalmente gratuita.  

No tenemos idea de si se puede acceder a él por medio de Internet, desde luego, nosotros no lo tenemos.Sin embargo es un libro para consultar, y en lo personal me parece que todo gnóstico debe leerlo.  Está traducido del inglés y publicado en España por la editorial Randon House Mondadori S.L. en Barcelona el año 2000 aunque fue escrito en el 1999.  Se trata del estudio filosófico sobre los orígenes del cristianismo, comienza presentado un cuadro de su propia perspectiva religiosa; educado dice dentro del marco de la religión católica confiesa que en cierto momento, los resultados de su descubrimiento le parecían un tanto “alarmantes” pues era consciente de que provocaría controversias, sin embargo fue tan obvia su  tesis que no lo dudó.

La misma bibliotecaria me confirmó que se había adquirido el libro porque lo había recomendado como conflictivo y dado a la polémica, y como el objetivo del taller de lectura era el de promover debates... quedó aprobado. La primera interrogante sale al encuentro del lector cuando se le pregunta ¿sabía usted que en el lugar en donde hoy está el Vaticano había un templo pagano? Esto va acompañado de una imagen como portada de una Virgen con el Niño en brazos, y se da por supuesto que pertenece a la concepción cristiana cuando en realidad es un cuadro o mosaico perteneciente a varios siglos antes del cristianismo, de Osiris Dionisio. El estudio prosigue con las concordancias mitológicas de las vidas de éstos dos grandes seres, algo tan similar que nos deja atónitos... el nacimiento de una Madre Virgen, su proceso, sacrificio, docencia filosofal, y hasta la muerte en la cruz, que acompaña de otras tantas figuras para ilustrar su planteamiento.

Todo esto no nos extrañó, gracias a la develación de nuestro amado Maestro Samael, aunque sí disfrutamos de ver por otros ojos, lo que para el gnóstico ha sido siempre, el desiderato cósmico de los avataras. Hay detalles que son incompletos, pero comprensibles para una persona que no es gnóstica... aunque no nos parecen muy relevantes.  Habíamos leído el libro de “Los evangelios gnósticos” de Eleine Pagels, y vimos con alegría que él la menciona varias veces, es como si a través de ella hubiera encontrado el eslabón que le faltaba para confeccionar todo el proceso filosófico gnóstico. A nuestro entender la supera, porque ella como profesora de Historia debe de rellenar muchos “lapsus” que se omitieron deliberadamente en la historia, con el riesgo de incurrir en errores. Por lo cual apuntan ambos “la historia está hecha por los vencedores, no solo se escribe sino que se crea” y añade el ejemplo de la imagen que se dió de los indios norteamericanos en Wollywood.

Intenta hacer comprender al creyente de que los puntos de vista del cristianismo primitivo, no son tan diferentes ni mucho menos antagónicos, con los de cualquier devoto, de los credos paganos Sabemos que la filosofía está impregnada por el espíritu heleno, de él nació, (hicimos una pequeña referencia en el artículo del “Idealismo de la Edad Media”), pero el autor del libro eleva la imagen de los credos paganos a un grado muy digno, diciendo: “La espiritualidad pagana era en realidad, el fruto depurado de una cultura muy avanzada”.  Cuando desde hace dos mil años, ha estado totalmente desprestigiada  y el paganismo se considera en la actualidad como una “religión muerta”. No tiene ningún reparo en adjudicar el asesinato de la religión, al poder dogmático romano, que el llama los “literalistas” a diferencia de la Pagels, que los llama “ortodoxos”.

Dice que la campaña promovida para tal fin ponía ante la grey a la figura del diablo pues “las semejanzas son fruto de la imitación diabólica” ya que era muy obvio que pudieran apreciarse (dichas semejanzas) en las formas y vidas de Cristo o de Osiris-Dionisio. Se respetaron las fiestas y conmemoraciones devocionales, así como los temas de la Virgen y otros que no fueran demasiado conflictivos.  Todo éste montaje fue escrito bajo el amparo de un gobernante que en pos de la religión hizo todo género de barbaridades....(nada nuevo). Y añade: “La historia del cristianismo que nos legó la Iglesia romana era una burda tergiversación de la Verdad”.

Como filósofo se para a analizar los aspectos más humanos y los valores comunes de las filosofías griegas (o paganas) y la del cristianismo-gnóstico; habla del amor, del sacrificio, de la conciencia y muchos otros temas interesantes. Cada uno de sus capítulos va precedido por una cita célebre (que tanto nos gusta) y quise copiar textualmente alguna de ellas. Por ejemplo la de Eurípides, el inspirado dramaturgo griego que escribió sus más grandes tragedias durante retiros solitarios en una cuevas aisladas, el “Las bacantes” dice: Bienaventurado es el hombre feliz  Que conoce los misterios que ordenan los dioses  Y santifica su vida,  Junta alma con alma en mística unidad .  Y, por el debido ritual purificad .  Entra en el éxtasis de las soledades montañosas  Que observa los ritos místic .   Legitimados por la Gran Madre .   Que corona su cabeza con hiedra,     Y agita su varita adorando a Dionisio. 

Nos parece un texto gnóstico tan actual y vigente dentro de nuestra filosofía samaeliana que realmente nos sobrecoge...  Pensar que está escrito hace tantos siglos y que vuelve de nuevo su contenido a empujarnos hacia el misterio de nuestro Ser... La misma expresión de Tales de Mileto que quinientos años a. Xto. Ya se arrobaba con la contemplación de la Gran Madre diciendo: ¡Todas las cosas están llenas de dioses!”. Apunta también su dirección hacia Séneca, que aunque no tuviera una muerte muy digna, fue contemporáneo de Xto. y gran filósofo-político romano (preceptor de Nerón) que seguía la doctrina pitagórica y su cita es realmente hermosa: “Todos los días presento mis argumentos ante mi mismo.Cuando se extingue la luz y mi esposa que conoce mi costumbre, guarda silencio. Examino el día que ha pasado, reviso y sopeso todos mis hechos y palabras. No escondo nada. No omito nada: ¿Por qué iba a titubear al hacer frente a mis limitaciones cuando puedo decir, ”ten cuidado de no repetirlas y también hoy te perdono?”.

Para Séneca era prioritario el acatamiento de las leyes cósmicas de modo que  decía: “Si accedes de grado, el destino te llevará; si no, te arrastrará a la fuerza” Ciertamente éstos grandes hombres nos llevan muchísima ventaja, pues, nosotros, a pesar de conocer la doctrina gnóstica, somos muy negligentes en su cumplimiento, cuando para ellos era algo natural y asimilado como un deber ineludible. Filón de Alejandría en el siglo I, era un líder, filósofo judío helenizado, sin duda gnóstico que creía que todos los filósofos formaban como una gran hermandad internacional (ciudadanos del mundo) y los describía así:

Éstos hombres, aunque relativamente pocos en número, mantienen viva la chispa de la sabiduría, en secreto, en todas las ciudades del mundo, con el fin de que la virtud no sea sofocada de forma absoluta y desaparezca para el género humano” Realmente “si la filantropía reinase en el mundo tendríamos un paraíso en la tierra”, sabemos que debemos crearlo en nuestro interior, que la tarea es ardua y en soledad. ¡Dejemos las distracciones para quien realmente no tiene un objetivo claro de vida!, porque nuestra filosofía es maravillosa y la tarea de la transformación radical, es el único objetivo por el cual merece la pena vivir. No quedemos engolosinados por los supuestos poderes y actitudes pseudo-esotéricas, porque “Quien busca el reino de Dios y su Justicia, lo demás se le da por añadidura”, ¿qué no haríamos con poderes sino barbaridades? Mejor es buscar las virtudes que los poderes... Solo una última reseña con respecto al libro y es que al no ser gnóstico no logra comprender porqué le damos tanta importancia al sexo, pero no nos pone mal, (la Pagels, lo hizo peor), únicamente ve con asombro esa frase de Valentín, de que “solo los hombres libres entran en la cámara nupcial”, porque los misterios sexuales fueron muy bien guardados y  se les hacía partícipes de ellos, exclusivamente, a los que ya tenían valores y virtudes muy logrados. Sagrario Galdós Echezarreta 

Añadir un comentario