Los derviches danzantes

DervichesLas danzas sagradas de los derviches danzantes, tanto en Persia como en Turquía, etc., constituyen en el fondo un culto al fuego. Es lástima que las autoridades de Angora, presumiendo de mucha civilización, hayan prohibido las danzas públicas de los derviches danzantes.

Los derviches imitan a la maravilla el movimiento de los planetas delSistema Solar alrededor del Sol. Las danzas de los derviches están íntimamente relacionadas con la espina dorsal y los fuegos sexuales. Hay más de 30 derviches alquimistas que son inmortales que se reunen cada 20 años. Para ver el video titulado "Alquimistas San Germain Nicolás Flamel Raimundo Lulio y Derviches Danzantes por Samael Aun Weor", hacer CLIC aqui.

Jamás debemos olvidar que la Serpiente goza con la música y la danza, como ya está demostrado en Egipto e India con los encantadores de Serpientes. Estos tocan su flauta maravillosa y las serpientes encantadas danzan. Viene ahora recordar oportunamente las danzas rituales del fuego de todos los templos antiguos.

Recordemos los bailes al desnudo de los Misterios de Eleusis, las bailarinas sagradas de la India, Egipto, México, Yucatán, etc. Cuando los registros Akhásicos caigan en manos de los científicos, y todo el mundo pueda ver por televisión las danzas del fuego de los tiempos arcaicos, entonces volveremos a esas danzas que, inevitablemente, reemplazarán a los bailes profanos. Samael Aun Weor

Mevleví o Derviches giradores es una orden (tariqa) de derviches de Turquía, fundada por los discípulos del gran poeta sufí Jalal al-Din Muhammad Rumi en el siglo XIII. El centro de la orden está en Konya (Turquía).

Se conoce también a los mevleví como derviches giradores o giróvagos porque tienen una ceremonia de danza-meditación, llamada Sama, que consiste en una danza masculina acompañada por música de flauta y tambores. Los danzantes giran sobre sí mismos con los brazos extendidos, simbolizando "la ascendencia espiritual hacia la verdad, acompañados por el amor y liberados totalmente del ego". La ceremonia se originó entre los místicos de la India y los sufís turcos. El Sama, como ceremonia mevleví, fue proclamado en 2005 e inscrito en 2008 en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

Añadir un comentario