El Roscón de Reyes simbolismo alquímico

ReyesEl simbolismo popular del roscón, alude a la búsqueda del Niño Dios por los Reyes y su forma cíclica indicaría ese periplo, además de la corona real y sus joyas engarzadas en las frutas confitadas de alegre colorido.

Dentro del cristianismo se relaciona con la festividad de la Epifanía. Esta palabra de origen griego significa “manifestación” y simboliza la adoración y revelación de Jesús por los Reyes Magos.

El Roscón de Reyes tiene su origen en el siglo II a.C. cuando se celebraban las fiestas “Saturnales”, en honor a Saturno, señor del final del ciclo del tiempo y dios de las cosechas. El pueblo en general celebraba el final del período más oscuro del año y el inicio de una época llena de luz; un nuevo año solar.

En la tradición llamada la “Fiesta del Esclavo”, que se  celebraba en Roma, cuando finalizaban los trabajos del campo, a manera de recompensa eran repartidas tortas de trigo con miel, higos y dátiles, con un haba seca en su interior que simboliza la suerte y la prosperidad. El esclavo que la encontrara, quedaba libre de trabajar ese día y recibía todos los lujos dignos de un Rey.

En la usanza cristiana, el día de Reyes ha quedado arraigado en todos los hogares españoles y en algunos países de América. El  roscón es una de las elaboraciones más consumidas del año. En Madrid, considerada como la capital del roscón, cada año se consumen alrededor de  2.5 millones de piezas.

El historiador español Julio Caro Baroja (1914-1995), hace una mención del roscón de Reyes, en su obra “El Carnaval”. Indica dos testimonios del siglo XII: El primero es del reino de Navarra, donde en 1361, se designaba  “Rey de la Faba” a la persona que se encontrara el haba en el roscón. La segunda  es la del poeta andalusí Ibn Quzman, quien en su cancionero, describe una tradición muy similar, realizada a inicios del mes de enero, con una torta que contenía en su interior una moneda.

La inicial referencia del roscón, llega por el Rey Felipe V, a inicios del siglo XVIII, y con el paso del tiempo este postre se popularizó arraigando entre los españoles, sobre todo en Madrid y en Sevilla, posteriormente fue llevado a los países de América, donde fue felizmente adoptado.

Los panaderos franceses le dieron el nombre para su celebración “Le Roi de Fave”, o “el favorito del rey” también para la celebración del 6 de enero o día de la Epifanía. Sin embargo, para el esoterismo, el Roscón de Reyes guarda un mensaje mucho más profundo. Simboliza la culminación de la Gran Obra, ya que los Reyes indican la elaboración alquímica mercurial del filósofo.

 Pero como dice C. G. Jung en “El secreto de la flor de oro”, según un proverbio de la sabiduría china: "Si el hombre erróneo usa el medio correcto, el medio correcto actúa erróneamente." Pues siempre impulsa como prioritario, el libre albedrío.

“La imagen (ovalada) tiene el objeto manifiesto de trazar un sulcus primigenius, o un surco mágico alrededor del centro, el templum o el temenos “recinto sacro” (…) para impedir la "efluxión" o rechazar apotropéyicamente la distracción por lo externo (…) un recinto sacro interno que es origen y meta del alma, y que contiene esa unidad de vida y conciencia primero tenida, perdida luego y que ha de encontrarse nuevamente.

El curso circular no es meramente movimiento circular, sino que tiene por un lado el significado de un aislamiento del recinto sacro, y por el otro el de fijar y concentrar; la rueda solar comienza a correr, es decir, el sol es vivificado y comienza su carrera; en otras palabras, Tao comienza a actuar y a asumir la conducción”

Por su parte el Maestro y alquimista Fulcanelli explica la resolución alquímica para el hombre: Verdaderamente y nacidos de cierto estado del alma derivado de la gracia real y eficaz, la alquimia busca el despertar de la Vida secretamente adormecida bajo la gruesa envoltura del ser y la ruda corteza de las cosas.

En los dos planos universales, donde se asientan juntos la materia y el espíritu, existe un progreso absoluto que consiste en una purificación permanente hasta la perfección última: “solve et coagula”, disuelve y solidifica. Es una técnica sencilla y lineal, que requiere sinceridad, resolución y paciencia.

Hay que aplicarse a la idea viva, a la imagen fructífera, al símbolo siempre inseparable de toda elaboración filosofal o de toda aventura poética, y que se abre poco a poco, en lenta progresión, a una mayor cantidad de luz y conocimiento”

Más concretamente, el roscón significa la elaboración de la piedra filosofal como base de una transformación personal y espiritual solo capaz mediante la “visita” o manifestación de los Reyes Magos como mercurio filosofal.

El principio vital, fue indicado por la presencia del objeto dentro del pan, en su fondo más íntimo. Primero fue un niño (alusión al Niño de Oro de la alquimia), luego fue un pez –otra referencia del mercurio en bruto- y después la piedra o el haba o semilla como elemento natural necesario para la elaboración final, indicando la naturaleza solar-generatriz y sexual.

El modus operandi implica la acción del trigo, como harina otra vez semilla o la materia primordial, unida al agua y a la fermentación, cuyos componentes se unen en el fuego; que no podría existir sin el aire o soplo de vida que aviva su vigor. Tierra, aire, agua y fuego, con la quinta esencia; son elementos necesarios en la elaboración mercurial de la piedra filosofal.

La forma ovalada no es gratuita porque su símbolo es muy variado, ya sea por lo dicho por C. G. Jung sobre el centro gravitacional o el necesario proceso natural del tiempo de rotación en la maduración del compuesto.

Según John Greensfield: “El éxito y la prosperidad son atributos espirituales que nos pertenecen a todos, aunque no todos sepamos hacer uso de ellos”… “La abundancia no es otra cosa que la manifestación de la energía creativa de Dios”

La síntesis de la Gran Obra es el cuerno de la abundancia, en donde a quien trabaja nunca le ha de faltar de nada y el Roscón de Reyes se convierte en el premio de quien trabaja con resolución.

Sagrario G.E.

Añadir un comentario