Año 2500 La gran catástrofe

La gran catastrofeEl año 2500 es ¿simbólico o literal? Bien sabemos que a todos los profetas se les impide determinar la fecha exacta de sus predicciones. Nos dan pistas, situaciones o eventos reconocibles para que podamos dilucidar su proximidad o lejanía.

Cuando el desaliento ataca, abrimos el corazón para aspirar con la fe consciente, en las palabras del Cristo (Mateo 5): "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados."

Debemos regocijarnos por la bienaventuranza, pues la justicia de Dios es verdadera y se cumple. Premio y castigo van de la mano de todos los actos, sociales, externos e internos, hasta la intimidad.

Este es el instante preciso en el que debemos afianzar nuestros conceptos doctrinarios con el anhelo de trascender la miseria humana y ser saciados en el Ser. El ejército de Salvación Mundial, debe ser fuerte, basado en los tres factores de la Revolución de la Conciencia.

Que haya amor, que el fervor nos anime en la fidelidad doctrinaria; “que las disputas sean prohibidas”; que permanezcamos unidos con emoción superior; que roguemos al Tercer Logos su bendición; que se eliminen las malezas que obstruyen el camino; que haya discernimiento. ¡Que reine la paz en la palabra y en los hechos!

La mecánica celeste provocará un cataclismo por colisión electromagnética con el planeta gigante de Hercólubus. Esto excitará constantemente, los efectos que ya estamos viendo, activando el fuego interno del planeta; cuyas consecuencias son los terremotos, maremotos y cambios climáticos debido a la verticalización de los ejes terráqueos.

Así se cumplirán las profecías del Maestro Samael y del Apocalipsis de San Juan.

Habrá una gran noche, cuando el Hercólubus se coloque entre el sol y la tierra, entonces el inmenso planeta proyectará su sombra sobre nosotros que durará varios días -como lo indican las profecías de Fátima-.

Estamos sometidos al karma que solo terminará con este cataclismo. Pero no debemos caer en el pesimismo, sino permanecer en la Fe de las bienaventuranzas, sin identificarnos con el exterior.

El Maestro abrió un “callejón sin salida” para morir psicológicamente y debemos aprovecharlo. Solo el trabajo serio y puro, nos auxiliará, Siempre hay un reducto de seres que se salvan. Ya ha ocurrido en las anteriores razas como la Lemuria o la Atlántida, y también ahora se repetirá. La divinidad está luchando para salvar a los selectos y gracias a ello, millones de seres que serán salvados en secreto. Sagrario G.E.

Añadir un comentario