Maestro, pero la Biblia dice que Dios creó un solo hombre, que fue Adán

El Avatara de Acuario contesta

Adan y evaLe preguntan al Maestro, pero la Biblia dice que Dios creó un solo hombre, que fue Adán, y lo hizo a su imagen y semejanza, y que a Eva la sacó de su costilla. ¿Entonces cómo se explica eso que usted dice?

Y el Maestro le aclaró: "A su imagen y semejanza Dios lo hizo, varón y hembra los hizo". Aquí la Biblia nos simboliza que el hombre primitivo era hermafrodita, tal como Dios lo es, ya que tenía los dos polos: positivo y negativo, dentro de sí mismo, es decir, su fuerza sexual, la cual se hace creadora por medio de la palabra, y prueba de ello, tenemos las tetillas del varón, que son glándulas mamarias atrofiadas, y el clítoris de la mujer, el cual viene a ser un miembro viril atrofiado. Así pues, todas las almas actuales estaban vestidas con cuerpos físicos hermafroditas en aquellas remotísimas edades de la tierra.

Y fueron los cuatro tronos, los jardineros que regaron las semillas de los cuerpos humanos, sobre el limo de la tierra, en una antiquísima edad que ignoran totalmente nuestros más grandes historiadores. Esas semillas germinaron en el transcurso de varias eternidades hasta llegar a nuestro estado actual.

Así pues, cuando se dice en la Biblia que Dios creó al hombre, lo que se quiere es simbolizar con ello: que las huestes de Elohines crearon al hombre a través de sucesivas eternidades, y las formas por las cuales ha pasado la humanidad durante toda esta inmensidad de tiempo, a recapitulado durante los nueve meses del estado de embarazo de cada madre.

Esto, debido a que la Naturaleza siempre vive recapitulando sus pasados ciclos evolutivos y nunca inicia una nueva actividad, sin haber recapitulado sus pasadas actividades. Cuando se habla de que Eva fue sacada de la costilla de Adán, con ello se quiere simbolizar la época en que la humanidad se separó en sexos, siguiendo un proceso biológico, también de varias eternidades, pues "Natura no tacit saltus", "La Naturaleza no hace saltos".

Creo que ahora el amigo se dará cuenta exacta de que no ha habido tal aumento de almas, ni aumento de la población humana, porque las mismas almas de hoy vienen siendo las mismas del pasado qué constituyeron las primitivas razas. Nosotros somos los lemures, los atlantes, pero ahora son otros disfraces. Esto indica por qué el espíritu tiene la sabiduría de las edades y es nuestro maestro Interno. También le diré que no ha habido tal aumento de población, lo que está habiendo es disminución.

Porque la mayor parte de las almas humanas se están perdiendo por sus maldades. Todas ellas están siendo apartadas de la actual oleada evolutiva de la humanidad. AUN WEOR MAESTRO DE MISTERIOS MAYORES DE LA FRATERNIDAD UNIVERSAL BLANCA La Revolución de Bel: Capítulo 20º Conclusión

Añadir un comentario