El vaso hermético el trabajo en la alquimia

El vaso hermetico alquimiaP.- Una dama que llega a la menopausia, ¿qué es lo que transmuta? R.- Su energía creadora. No transmutará hormonas, porque ya, ¿qué hormonas va a transmutar? Pero sí transmuta energía; la energía del Tercer Logos. Eso sí puede transmutar.

De manera, que por el hecho de haber llegado una mujer a la menopausia, no significa que no pueda trabajar en la Novena Esfera; sí puede, ¡pero eso sí!, tiene que aguardar a que le pase primero esa terrible menopausia para continuar con el trabajo, porque trabajar durante la menopausia es muy difícil. ¿No ven que todas tienen desarreglos y sufren mucho, muchísimo? La edad crítica de la mujer es espantosa...

P.- Maestro si uno está casado, digamos así mecánicamente ¿Cuál es su situación al ingresar a este camino? Es decir, sino hay un complemento perfecto en la mujer. ¿Qué se puede hacer, que se debe hacer? R.- Pues realmente el matrimonio mecanicista es el “Platillo” del día. Toda la tierra esta llenas matrimonios mecanicistas, pero si se ingresa a estos estudios hay que tonarse consciente, hay que comprender primero la doctrina, comprenderla a fondo mediante el estudio y la reflexión. Ahora sino se puede complementar bien la pareja, sino se entienden bien, pues hay que tratar de arreglárselas como se pueda.

P.- Maestro ¿Y si uno no logra entenderse con ella? R.- Pues ¡qué le vamos hacer! Uno no podría darle carta de divorcio a una mujer que no les está haciendo ningún daño. Si la mujer no le es INFIEL a un hombre, ¿Por qué el hombre va a pedir carta de divorcio? O viceversa: si el hombre no le está haciendo infiel a la mujer, si no está adulterando, ¿por qué viene ella a pedirle carta de divorcio? Sólo por motivo de fornicación, de adulterio, es lícito divorciarse.

P.- Maestro ¿Y si la pareja de mutuo acuerdo, decide divorciarse porque no “complementan”? R.- Bueno eso es “Ley moderna”, no está estipulado por el instructor del mundo. A nosotros nos debe interesar exclusivamente, la doctrina de nuestro señor JESUCRISTO, ÉL es el instructor, sólo el instructor puede mostrarnos el camino, y sólo por causa de ADULTERIO (ha dicho él), es lícito darle a la mujer carta de divorcio, pero aquello de que no nos entendemos, no..  Yo he visto por allí en los periódicos, donde dice que una mujer se divorció porque el hombre roncaba mucho……

P.- ¿Porque roncaba? R.- Por eso, porque roncaba mucho. Esos detallitos insignificantes sirven hoy en día, en la vida moderna, para el divorcio. Total que, en vista de eso, debemos ser reflexivos. Muchas mujeres me escriben diciendo que “el marido de ellas no les da”, que “las golpean”, y en fin, cincuenta mil cosas por el estilo. Y muchos maridos me dicen que “que hacen con esa mujer”, que “no la pueden tener ya porque es de muy mal genio”, o porque “pelean mucho”, o porque “no les sirven la comida”, o en fin muchas cosas…¿Ustedes creen mis estimados hermanos, que esas gentes están aprovechando el tiempo?

Entiendo que están desaprovechando el tiempo, pues la vida práctica es el “gimnasio psicológico” donde nosotros debemos auto-descubrirnos. Un hombre que se queja de su mujer siendo Gnóstico, porque su mujer tiene mal carácter, o se queja de los defectos de ella en general,¿creen ustedes que está preparado para la auto-realización íntima del Ser?Al contrario, mientras más difícil es el ambiente del hogar, especialmente, mejor es como “gimnasio psicológico”.

Es precisamente en medio de las dificultades psicológicas donde podemos auto-descubrirnos.¡Qué bonito es el momento en el que, mientras lo están a uno insultando la mujer, ponemos cuidado para ver qué parte del EGO está reaccionando!A veces  se hiere el amor propio, a veces el yo de la auto-importancia se siente molesto, a veces el yo del egoísmo blasfema y protesta..! ¡Vale la pena ese “gimnasio psicológico” porque es formidable! Ahora eso crea un problemita, un problema; esa cuestión incide sobre la “Novena Esfera”, en el asunto sexual. Hay mujeres que no quieren el trabajo en la  “Novena Esfera”, por nada de la vida, que lo odian, y eso es gravísimo, gravísimo….

No quedaría si no una sola salida: Trabajar con ese tipo de mujer sin hablarle de la Gnosis jamás, ni de alquimia, pues si no quiere oír hablar de eso, si odia eso ¿pues para qué se habla de eso? ¡No tiene caso, no hay que decirle ni una sola palabra! Tiene que volverse el marido una especie de “artista” (no le queda más remedio), simular que está en una conexión profana y hasta simular que ha derramado el vaso de Hermes (sin derramarlo, claro está), es decir, debe volverse un “cómico” durante el trabajo.

Y si el caso es a la inversa, si se trata de que es el marido el que no quiere la doctrina, el que no quiere transmutar, y la pobre mujer si quiere transmutar, pues tiene que hacer lo mismo, volverse un “artista”, “llevarle la corriente” al hombre, hacerle creer que sí, que está fornicando y no, no está. Con la mente “echará” los mantras (el I.A.O., por ejemplo) y hará todos sus trabajos interiormente, sin decir ni una palabra.

No le quedará más remedio; ¿qué haría en ese caso la pobre mujer? O sí, la mujer resultase muy astuta con el hombre, ¿qué haría el pobre hombre? Es un caso tan grave que no serviría para la autorealizacion; ahí no quedaría más remedio que el divorcio (o el divorcio o el fracaso). Entre los dos casos, ¿cuál sería preferible? ¡El divorcio!.... Claro no quedará más remedio.

P.- Maestro ¿primero hay que agotar todas las posibilidades? R.- Hay que agotarlas todas, íntegramente. Y si se agotan todas las posibilidades y no hubo posibilidad, y si uno quiere Cristificarse, pues tiene que dejar todo por el Cristo, o van con las fuerzas tenebrosas. Tiene que decidirse, no le queda más remedio.

P.- Maestro: Una pareja normal, en la vida actual, ¿pueden a los 60 años trabajar en la Gran Obra con la misma potencialidad que a los 40, por ejemplo? R.- Bueno eso depende, ¿sabes?, eso depende….., hay hombres que apenas si pueden “mascar el agua” es decir, ya no tienen fuerzas para la Gran Obra. Pero hay hombres que a los 60 años están comenzando a vivir, tienen un gran potencial sexual. ¿En qué está la diferencia de los unos con los otros? Pues, sencillamente, en aquel que despilfarrado sus energías creadoras, que la ha malgastado en sus fornicaciones y adulterios, al llegar a los 60 años es un impotente inevitablemente. Pero si un hombre ha ahorrado la totalidad de sus energías durante toda su vida, a los 60 años está nuevecito.

P.- ¿Y en el caso de la mujer? R.- En el caso de la mujer se da lo mismo. Hay mujeres que a los 60 años ya claudicaron y hay mujeres que a los 60 años todavía tiene fortaleza física.

P.- ¿Y la menopausia influye en esto? R.- Yo he visto multitud de casos de mujeres que han pasado por la menopausia y después de haber pasado por la menopausia siguen su vida sexual normal, pasan su edad crítica y luego siguen el trabajo. En esto hay mujeres que a la edad de los 40 años claudicaron porque abusaron del sexo. Las que abusan del sexo, llegan a cierta edad en la que sus órganos sexuales se atrofian, o le vienen distintas enfermedades; anomalías, desarreglos, y ya no pueden trabajar aunque quieran trabajar.

P.- Las personas que han sufrido amputaciones en sus órganos sexuales, ¿ya no pueden trabajar en el magisterio del fuego? R- Pues voy a decirles a ustedes una gran verdad, aplicable a los dos sexos: Si a un hombre lo vuelven eunuco, ese hombre ya no puede trabajar, ¿pues cómo podría trabajar? O si a una mujer le extirpan los ovarios, ¿en qué situación quedaría? ¿No es la misma que la de un eunuco? ¿Puede, acaso un eunuco, sea macho o sea hembra, trabajar con la energía del Tercer Logos? Obviamente que no, eso no es posible. En este caso, a la mujer o al varón no le queda más remedio que dedicarse a trabajar sobre la disolución del Ego hasta donde sea posible; aprovechar el tiempo para que en la futura existencia nazca más consciente y pueda continuar su trabajo. Samael Aun Weor

Añadir un comentario