El gentil hombre

Rabindranath tagore“El gentil hombre” por Sagrario G.E. Vivir en la ignorancia, nos hace presas de múltiples errores. Tal vez en la juventud, por su característica arrolladora, la persona se siente “pletórica” de autosuficiencia. Pero es algo tan banal, que con su declive, venimos a percatarnos de su gran falsedad.

Siempre estamos aprendiendo, para ello no hay edad, pero la decisión de aprender es personal, si nos sentimos autosuficientes, no estamos en la actitud correcta para aprender, porque el aprendizaje requiere de cierta humildad y esta se va activando en la medida que reconocemos nuestros errores, que rectificamos y que volvemos a comenzar.

Cuando nos hacemos conscientes de nuestra responsabilidad como ser humano y sentimos que somos los artistas de nuestra propia obra, emprendemos un camino de edificación continua.

Nuestros padres nos instruyen según sus ideales, nos bautizan y cumplimos con sus preceptos, pero el alma debe indagar por sí misma y la simple “costumbre” no es suficiente, porque nada consciente se hace mecánicamente. Solo con determinación, se puede continuar la búsqueda.

Damos valor a nuestras energías, a nuestro mercurio y comenzamos a transmutar… Aquí comienza el sendero de la Luz. En todas las diferentes fases del mercurio, éste provoca cambios.

Uno es el mercurio bruto, que nos da el necesario discernimiento y valor, y otro es el último mercurio, el “de los sabios” ya refinado, consecuencia de muchos trabajos alquímicos. El mercurio de los sabios con su gran poder transforma al hombre y lo lleva hasta el escaño de los grandes Iniciados, para hacer de él un “gentil hombre” lleno de sabiduría, exento de ignorancia y un pozo de oro para la Humanidad.

El mercurio de los sabios es el Espíritu Santo en Manifestación, que se fue expresando a través de sus distintas fases hasta lograr -mediante intensas purificaciones- el “To soma Heliakon” que es lo mismo que el cuerpo de oro del hombre solar, donde se manifiesta el Cristo Íntimo. Valoremos pues profundamente la trascendencia de la transmutación y del bautismo de las energías creadoras. El mercurio es la Dignificación misma del hombre, en virtud y en potencia.

Según Hermes no podemos tener firmeza y vigor espiritual, sino a través de la pureza de vida, de la piedad y de la religión divina, pues la santidad de la religión purifica el pensamiento y lo diviniza. Por Sagrario G.E. www.jesusagrario.com

Poesía y "el Verbo se hizo carne"

1º La poesía se mueve entre el sutil velo de lo intangible.

2º La poesía con su belleza, descorre ese velo sin romperlo.

3º La poesía vuela entre la ciencia del conocimiento sensible.

4º La poesía es fidedigna a la totalidad del saber.

5º La poesía se desliza suavemente para sugerir estados sublimes.

6º La poesía incentiva la creatividad de quien la escribe y la lee.

7º La poesía puede acercarse a lo pragmático sin disfrazarlo.

8º La poesía ama al Verbo y lo respeta sin degradarlo.

9º La poesía es fiel a la expresión de la verdad y la belleza.

10º La poesía sugiere un concepto exacto que abarca mucho más que el literalismo versado.

Sagrario Galdós Echezarreta

Añadir un comentario