El enigma del hombre

El enigma de la existenciaSolo comprendiendo el objetivo de la Creación, podremos ubicar el surgimiento del hombre para comprenderlo. De lo contrario el enigma humano nos hará especular en tierra de nadie y fantasear sobre castillos de arena.

Conocerse a sí mismo comienza por estudiar su origen que va de la mano del mismo Universo. El estudio antropológico debería responder a las incógnitas torales: ¿Cómo surgió esta múltiple creación? ¿Cuál fue su fundamento? ¿Para qué fue creada?

Los libros sagrados dan una versión “creacionista” y mítica que solo se puede satisfacer por la experiencia directa. Conocer “la aurora de la creación”, implica un saber ontológico abierto a todo hombre con conciencia despierta.

Entonces, se hace necesaria la Voz y la Palabra del Verbo que se manifestó en el Principio bajo la mirada y testimonio del Ser. El V.M.Samael Aun Weor explica el origen humano desde la perspectiva actual, para ir ahondando en el pasado, incierto para la ciencia, pero muy cierto para Él.

Las múltiples teorías evolucionistas, no pueden ser válidas para quien habla por experiencia directa. El “homo sapiens” y los diversos hallazgos de semi-simios, han causado demasiada especulación y error entre los científicos carentes de conocimiento.

Sin embargo, la arqueología tiene numerosos hallazgos enigmáticos de esqueletos humanos de 5 y 6 metros de estatura, además de seres humanos que parecen gorilas.

Este fenómeno hay que estudiarlo a través del genoma que demuestra que el Hombre es anterior al simio y no al revés -como lo supuso Darwin y su hipótesis evolucionista-, pero ya está comprobado que el simio no evoluciona. En la involución de la Atlántida, surgieron los simios.

Las leyes de la vida y su relatividad imponen un plus y un minius para todo: el día y la noche, la evolución y la involución… que afecta al Universo, a los planetas y a las razas humanas.

El mundo ha cambiado su faz varias veces. La tierra es un organismo vivo que por ciclos mueve sus placas continentales produciéndose las conocidas glaciaciones, esto cambia radicalmente su aspecto.

Los cinco continentes que hoy conocemos, no fue igual, ni en la Atlántida, ni en las otras razas anteriores. Nuestro hogar que alberga a unos 450 millones de personas, conserva -en diversas tradiciones culturales- la historia de antiguos antepasados heroicos.

La civilización moderna nos hipnotiza, con su tecnología, pero no es más que una de tantas que hay existido. Esto será demostrado cuando se descubran los archivos akáshicos de la cuarta dimensión. Sagrario G.E.

Añadir un comentario