La meditación responde

Meditacion 1No puede haber despertar de la conciencia, ni objetividad, ni criterio, ni paz mental, hasta que no empecemos a meditar con disciplina.

De ahí en adelante, la puerta se abre y hay que subir tres peldaños en esta práctica: La imaginación (imaginar es ver). La Inspiración (poner emoción superior a lo imaginado). Y la Intuición (permitir expresarse a la conciencia). Entonces se puede aspirar a la Iniciación. No antes.

Pero previamente hay que trascender el intelecto. Este es muy burdo. La mente sirve para plantear preguntas, dudas y problemas; nunca responde, aunque lo intente, fracasa.

Sin embargo la meditación siempre responde, ella en sí misma es la respuesta porque su discurso es la vida silente, tranquila y en paz… La meditación permite que suceda, toda bendición.

La práctica de meditación requiere de perseverancia, solo así se avanza hacia los más ocultos recovecos del subconsciente. La meditación es el método imprescindible para la Iniciación.

El V. M. Samael nos invita a la Práctica y a ésta, le llama “atrevida” porque con ella podemos ver nuestras vidas pasadas y si no estamos preparados, podríamos asustarnos. Además Él aconseja hacerla a media noche; como a las doce.

Meditación no es pensar, es vivir profundamente, eliminando los pensamientos y provocando un  poco de sueño. Toda meditación requiere usar luz natural, no artificial de focos. Hay que apagarlos y predisponernos en un lugar tranquilo.

Necesitaremos un  espejo y una vela, pero evitando que la llama, no se refleje en él. Se puede y se debe magnetizar el espejo pasando la mano con la intención de llenarlo de energía vital. Luego con calma y concentrados en el corazón, lo imaginamos como una caverna o un templo de fuego.

Vocalizamos el mantra  “OM-HUM” que sirve para abrir el chakra del corazón. Allí encontraremos a la Divina Madre, Ella es quien lo abre. Se aparece en forma de serpiente…Hay que tratar de verla. Así, pueden aparecer imágenes de pasadas existencias… mirando fijamente en el espejo sin pestañear… una y luego otra figura… de otras vidas…Hay que estar bien concentrados con valor moral y confianza.

Recordemos que el ego es oscuridad e ignorancia y no puede existir simultáneamente con la Luz de la conciencia. En la meditación logramos vivir en la Luz. Sagrario G.E.

Añadir un comentario