Quien bien ora bien trabaja