Simpatia y Antipatia por El V.M. Samael Aun Weor Kalki Avatara de Acuario Buda Maitreya

Visite nuestra página " http://www.jesusagrario.com " para tener una visión general del trabajo que realizamos. Por su apoyo y preferencia ¡GRACIAS!

Todo el mundo tiene derecho a emitir sus opiniones, cada cual es libre de decir lo que quiera. Nosotros debemos, sencillamente, escuchar al que está hablando, con respeto. ¿Terminó de hablar? Nos retiramos... Claro, algunos no proceden así, o no procederán en esa forma. Por orgullo dirán: «Yo no me retiro, yo tengo que darle en la torre». He ahí el orgullo supino, intelectualoide si nosotros no eliminamos de si mismos el Yo del Orgullo, es obvio que tampoco lograremos jamás la liberación final.

Lo mejor es que cada cual diga lo que tiene que decir y no le pongamos objeciones, porque cada cual es libre de decir lo que quiera, sencillamente. Pero uno siempre vive poniendo objeciones: se las pone al interlocutor y se las pone a sí mismo también. Claro, esto no significa que no exista el agrado o el desagrado; es obvio que existe.

Supongamos que a cualquiera de nosotros se nos pone a limpiar una pocilga, donde viven los cerdos, creo que éste no sería, precisamente, un trabajo muy agradable. Tendríamos derecho a que nos pareciera agradable, pero una cosa es que no nos parezca agradable tal trabajo y otra cosa muy diferente es que nosotros pongamos objeciones, que empecemos a protestar: «¡Qué porquería ésta, Dios mío; nunca creí que yo fuera a caer tan bajo! ¡Ay de mí, desgraciado de mí etc., etc., limpiando una pocilga de cerdos! ¡En lo que vine a parar!». Bueno, con eso lo único que uno consigue es fortificar completamente, pues los Yoes de la ira, del amor propio, del orgullo, etc.

También está el caso de una persona que, en principio, nos desagrada: «¡Es que me cae tan gorda esa persona...
https://www.jesusagrario.com/paginas/psicologia/mente.html

Simpatía y antipatía mecánica Por Sagrario G.E.

El ego es mecánico. Las recurrencias también. Pero debemos superar las recurrencias con la comprensión y la rectificación del ego, para que este, no se instale tan fuertemente entre nuestras amistades.

Se ha perdido el perfume de la amistad y ha surgido la rivalidad, la competencia, la falsedad y el interés. Ya no hay verdaderas amistades. Pero tampoco debemos forzar para que surjan. La amistad y el amor deben ser dirigidos por Cupido, sin que medien otros factores egoicos.

Hay simpatías y antipatías mecánicas, tal vez deudas de otras vidas, que debemos saldar. Este conocimiento es suficiente para que logremos una comprensión de nuestra psicología, porque los beneficios son muchos y si no lo resolvemos, tendremos esa cuestión pendiente que tarde o temprano nos exigirá resolución.

Entonces apelamos a la investigación psicológica para ver qué tiene de verdadero o falso mi sentimiento mecánico. Cuál es la razón, del apego o del desapego y porqué, qué motivos hay para esta actitud. ¿Por qué se han desarrollado tanto los elementos psíquicos del centro emocional inferior?

Hay que ser coherentes. No puede haber contradicciones, ni pelea entre lo que hago y lo que siento. Si esto ocurre, mi deber es investigar mi psicología para ver qué cosa quiere mi ego, qué tan sincero soy, qué interés o desinterés son la base de mi convivencia. Porqué juzgo…

Hasta que logremos comprender la pluralidad del yo. Dice M. Williamson.: “La mayoría de nosotros somos personas violentas, (egoicas) no necesariamente en el sentido físico, sino en el emocional. Nos han educado en un mundo que no pone el amor por delante; y donde el amor está ausente, se instala el miedo”.

Cuando comprendemos el ego propio, desaparece las simpatías y antipatías mecánicas, brillando la amistad consciente. Entonces aunque haya egos desagradables, seremos tolerantes y asertivos. Como decía Aristóteles: “Solo una mente educada, puede entender un pensamiento diferente al suyo, sin necesidad de aceptarlo”

Esto se logra si llegamos a ser comprensivos en las inter-relaciones. Que no haya discordia ni amistades fatuas. Porque al entender el mecanismo de la pluralidad del ego, uno ve sus faltas y no es capaz de “tirar la primera piedra” disculpando los defectos del amigo.

“Realmente el amor en sí mismo es el extracto de toda sapiencia. Escrito está que la sabiduría en última síntesis, se resume en Amor y el Amor en Felicidad.” V.M. Samael Aun Weor. Sagrario Galdós Echezarreta www.jesusagrario.com

En nuestros videos (jesusagrario) encontrarán distintas conferencias del Kalki Avatara de Acuario V.M. Samael Aun Weor, Buddha Maitreya, así como, trabajos de campo que hemos realizado, en las distintas zonas arqueológicas de México, Guatemala, Perú, Egipto, España Italia, Portugal, Francia, Marruecos etc., correspondientes a las culturas; Mayas, Aztecas, Olmecas, Zapotecas, Totonacas, Incas, Egipcias, Druidas entre otras.
#jesusagrario . #JesúsSaizG #JesúsSaizGarcia "

gnosis Samael Aun Weor simpatía antipatía

Añadir un comentario