Las tres purificaciones ALQUIMIA

Las tres purificacionesTodo el que baja a la Forja de los Cíclopes tiene que echar para abajo, porque no es allá arriba donde hay que buscar, hay que ir para abajo, porque si uno no baja, tampoco tiene derecho a subir. Eso va acompañado de terribles pruebas, pero el que tiene que bajar baja, sumergirse en el infier­no allá entre la super-oscuridad y el silencio augusto de los sabios, donde hay que forjar el Oro, hacer el Oro del Espíritu.

Cuando uno baja al noveno círculo dantesco, todo se llena de ti­nie­blas, es la hora de tinieblas, y uno queda allí como un demonio entre los demonios, y el que no sabe, dice: “el Iniciado fulano de tal se cayó”. No hay tal que se cayó, echó para abajo. Lucifer es escalera para bajar, Lucifer es escalera para subir. Son Tres Purificaciones a base de hierro y fuego. Ya sabemos noso­tros que el Phalo vertical hace inserción dentro del Ectéis Formal, por lo tanto forma cruz, de manera que la cruz se relaciona con los Misterios del Sexo, es sexual.

Si uno baja pues, tiene que trabajar con la Santa Cruz, en la Forja de los Cíclopes. Si miramos la cruz, veremos que tiene tres cla­vos; los tres clavos. Estos  tres clavos significan las Tres Purificaciones. También vemos sobre la cruz la palabra INRI, que traducida correctamente significa: Ignis Natura Renovatur Integram (El Fuego Renueva Ince­santemente la Naturaleza).

INRI: tiene uno que trabajar con el hierro y con el fuego en la Forja de los Cíclopes y con la Santa Cruz. Es pues allí abajo, en las tinieblas, donde se tiene que hacer la Gran Obra; hay que arran­carle la luz a las tinieblas, el tesoro que tanto buscamos, el Ve­llocino de Oro. No es allá arriba en los cielos donde uno lo encuen­tra, es en los in­fier­nos donde tiene uno que bajar, al noveno Círculo Dantesco, allá en el inte­rior de la tierra, allá se encuentra el Vellocino de Oro y eso está muy bien custodiado por el Dragón; el Dragón es Lucifer, no vayan ustedes a pensar que es un demonio te­rrible allá, único y soberano. ¡No señor! Cada cual carga su propio Luci­fer interior profundo, eso es indu­bitable, nadie lo puede negar, ese Lucifer es terrible. El es escalera para bajar y escale­ra para subir también.

Lucifer es escalera, por eso es que Lucifer es grandioso, claro está, sin el impulso luciferino, rebelde, revolucionario, sexual, nadie baja, nadie puede trabajar en la Forja de los Cíclopes, por eso es que es escalera para bajar y escalera para subir; por esa escalera se baja, por esa escalera se sube. Lucifer aporta el impul­so ígneo sexual, pero uno tiene que darle con la lanza y quebrantar­lo. Si el alquimista no derrama el Vaso de Hermes y usa la lanza para romper la coraza de Luci­fer, lo hiere posiblemente y cada vez que eso sea, sube un grado por la escalera de Lucifer. Así cuando ha logrado subir por todos los grados de la espina dorsal, se encuentra con el Monte de las Calaveras donde el Señor fue crucificado. Poste­riormente viene la muerte y la resurrec­ción del Señor.

Así pues, son Tres Purificaciones por las que hay que pasar. La primera es la Primera Montaña de la Iniciación, cuando uno recibe las 8 Iniciaciones. La segunda es trabajando intensivamente en las 9 esfe­ras: Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptu­no. Y la Tercera Purificación es sobre la cima de la Segunda Montaña, en vísperas de la Resurrección. Yo estoy ahora en la Terce­ra Purifica­ción, en vísperas de  resurrección, abajo, con los demo­nios, trabajan­do, para poder destruir los demonios que tengo en la Luna Negra.

Así como ven ustedes que hay una luna blanca, mejor dicho, que hay una luna que nos da la luz de la noche y que tiene dos caras; la que se ve y la que está oculta, escondida, así también sucede con la Luna Psicológica. Cada cual lleva su Luna Psicológica dentro de sí mismo y ésta está gobernada por 96 leyes. En ese mundo de su propia Luna Psico­lógica, cada cual carga sus demonios que se ven a simple vista, los que resaltan, y también está la cara oculta de la Luna Psicológica, los que no se ven, los ocultos.

En la Tercera Purificación tiene uno que destruir los demonios de la Luna Negra, quebrantarlos y eso solamente es posible con la fuerza eléctrica sexual, trabajando en la Forja de los Cíclopes, solo así es posible destruir con la lanza de Longibus, volver pedazos, todos esos elementos inhumanos, indeseables que se cargan en la parte oculta de la Luna Negra que no se ve.

La parte oculta es denominada la Iniciación de Judas, entonces el Iniciado en vísperas de redención, se ve traicionado, se ve criticado, se ve odiado, incomprendido por todo el mundo, nadie lo entiende, lo califican de malo, de perverso.

La pasión por el Señor es el hondo significado de la Iniciación de Judas, yo estoy pasando ahora por eso, en vísperas de Resurrección, la Resurrección la tendré para el 78, entonces el señor será levantado de su sepulcro de cristal y hablará, se manifestará a través de la forma densa para bien de la humanidad.

De manera que entonces el Maestro, nunca es entendido, es descali­ficado por los virtuosos, odiado por los altos, perseguido por las gentes de experiencia, aborrecido por los intelectuales de su época, recriminado por los sacerdotes, por las gentes religiosas, así es el Super-Hombre, así es el Cristo Intimo, el Cristo Resurrecto viviendo dentro del cuerpo de un Hombre, hace de este Hombre, el Super-Hombre.

El Cristo Rojo es lo que cuenta, no el Cristo de los mojigatos, ese Cristo afeminado, majadero, que nos ponen en las iglesias, no, sino el Cristo Hombre, el Cristo que tiene su sacerdotisa, su esposa, el Cristo que viaja por el Mediterráneo, el Cristo que va al Tíbet, el Cristo que va al Indostán, el Cristo que trabaja en Persia y Caldea, que luego llega a la Tierra Santa para hablarle a las multitudes, el Cristo que escribe en las obras del Iniciado, que tiene poder sobre los elementos, sobre el fuego, sobre el aire, sobre las aguas, sobre la tierra; el Cristo-Hombre, Hombre de verdad, no el Cristo castrado, no el Cristo mutilado, no el eunuco Cristo, no, sino el Cristo-Hombre, macho en un ciento por ciento y muy macho. ¡Estoy hablándole a ustedes a lo macho!

Así pues, que hay necesidad de trabajar, pero trabajar de verdad, dentro de uno mismo aquí y ahora para poder lograr lo que hay que lograr, de lo contrario no se logra nada. Tiene uno que romper con los prejuicios de la época, trabajar como se debe trabajar, solo así se puede levantar.

El Cristo Intimo tiene su círculo esotérico y jamás podría enseñar la doctrina del Super-Hombre porque las gentes, las multitudes, no entienden la doctrina del Super-Hombre. El Cristo nunca publica sus enseñanzas esotéricas, si las publicara, las gentes no las entenderían, entonces se destruirían unas con otras.

El Cristo Secreto, el Cristo Vivo, el Cristo Rojo, el Cristo Re­belde, tiene que escribir su Doctrina en forma muy distinta para el público, pero la enseñanza secreta solamente la enseña a los que en secreto instruye, nada más, de lo contrario no sería entendido.

Hay necesidad de comprender cada vez más lo que es el Cristo Inti­mo. Las gentes todas, piensan en el Cristo histórico, en el Gran Kabir Jesús, en el Super-Hombre que enseñó a la humanidad la doctrina secreta del Cristo Intimo. A nosotros nos toca seguir la Doctrina del Cristo Intimo, conocer los misterios del Cristo Rojo. El Cristo Intimo es lo que cuenta, ese Cristo Intimo tiene que nacer en el corazón del Hombre, porque, ¿de qué serviría que el Cristo naciera en Belén si no nace en nuestro corazón también? ¿De qué serviría que fuese muerto y resucita­do si no muere y resucita en nosotros también?

Es necesario pues, que Cristo nazca en el corazón del hombre pero para eso tiene uno que hacerse Hombre primero que todo, tiene uno que trabajar sobre sí mismo. Después de que se ha hecho Hombre, y Hombre de verdad, entonces tiene la dicha de poder encarnar al Cristo, o de reci­bir al Cristo, así es el acontecimiento de Belén. El Cristo encarnado en el corazón del Hombre es lo que cuenta, pero ese Cristo Intimo tiene que vivir todo el drama cósmico, tal como está estipulado en los cuatro libros. Los Cuatro Evangelios, tiene que vivirlos dentro de uno mismo, aquí y ahora; vivir intensamente los Cuatro Evangelios, y luego que haya pasado por todos esos procesos, entonces tiene que ser juzgado. Los tres traidores lo condenan; las multitudes, o sea los “yoes”, gri­tan: “Crucifixia, Crucifixia, Crucifixia”.

Los tres traidores lo condenan. Judas, el demonio del deseo, ese malvado lo vende por treinta monedas de plata, es decir, por todos los placeres de la tierra. Pila­tos, ese terrible Pilatos, que siempre justifica sus peores perversidades, busca evasivas, disculpas, no hace frente a sus errores. En cuanto a Caifás, el sumo sacerdote, traiciona al Cristo Intimo miserablemente, vende los Sacramentos, etc., etc., etc. Así pues, que en verdad los tres traidores lo traicionan definitivamente y eso es muy grave. Por último, el señor después de ser azotado, coronado con corona de espinas en el interior del Alma, es crucificado. Después de la crucifixión, poste­riormente, el Cristo Intimo es depositado en su Santo Sepulcro; cuando esto sucede, viene la Tercera Purificación –el trabajo más terrible–, para que el Cristo Intimo pueda resucitar en el corazón del Hombre; y resucita, es claro que sí resucita, pero hay que trabajar muy duro para que El pueda resucitar en el corazón del Hombre.

Ya resurrecto, he ahí el Super-Hombre; está más allá del Bien y del Mal, se aparta del bien y se aleja del mal, porque nada tiene que ver ni con lo bueno ni con lo malo; es el Super-Hombre. Está más allá de las virtudes y de los defectos, domina el fuego, tiene poder sobre los aires y sobre las aguas, eso es el Super-Hombre; pero hay necesidad de que el Cristo Intimo resucite en nosotros, para que pueda uno con­vertirse en Super-Hombre.

Nadie podría llegar a las alturas del Super-Hombre sin el Cáliz y sin la Lanza, por eso es que esas dos joyas figuran en todos los anti­guos Misterios. Longibus hiere al Cristo con la Lanza; Amfortas es sanado con la lanza con sólo aplicarle fuego en el costado. En cuanto al Santo Cáliz, la Urna Sagrada de los grandes Misterios, el Santo Grial, nunca falta sobre los Templos de Misterios. Yo no puedo concebir un templo de un Mahatma, de un Hierofante donde no exista el Santo Cáliz, siempre está en el Altar. En ese Santo Cáliz está la bebida de los dioses, el Néctar de la Inmortalidad con que se alimentan los dio­ses.

Porque si las glándulas sexuales no se aprovechan para la tran­smutación se degeneran, es la decrepitud, y si esas glándulas entran en decrepitud –si se degeneran–, se degenerará también la Epífisis, la Hipófisis y todas las glándulas de secreción inter­na, todas se degeneran y se degeneran las áreas del cerebro; comienza el proceso de la vejez y de la muerte, y llega hasta la muerte. Es imposible que el Super-Hombre se deje degenerar, el Super-Hombre vive del Cáliz de la Inmorta­lidad, del Néctar de los Dioses, el Elixir de la larga Vida.

Así pues, que el Cáliz nunca falta sobre los Templos de los Miste­rios en el Altar, el Santo Grial, y sí se mira con mucho cuidado a uno u otro lado del Altar, está la Lanza, esas son las joyas sagra­das, por eso es que el sexo es sagrado y hay que utilizar la potencia­lidad del sexo para poder lograr la Auto-realización Intima del Ser, eso es obvio. El sexo es sagra­do: ¡Ay de aquéllos que abusen del sexo, ay de aquéllos que lo utilicen como instrumento de placer animal, ay de aquéllos que lo miren con morbosidad!, porque es sagrado en un ciento por ciento, sólo debe ser utilizado para la regeneración, no más que para la regeneración. Pero hacer del sexo algo tabú, pecado, motivo de vergüenza, disimulo, es un absurdo; así pues que el sacerdote bendiga al pueblo con el Santo Cáliz y así se realiza la Gran Obra.

P.- Maestro, ¿en lo interno puede ser uno engañado?

R.- En lo interno puede uno tener percepciones maravillosas y mal interpretarlas con la mente.

P.- Por ejemplo, si en lo interno le dicen a la esposa que ella no tiene que reconocer al esposo, ¿qué tiene que hacer?

R.- Debe mirarlo con respeto, con veneración, mas si no puede tener relación sexual, seguirlo mirando con respeto, como a un sacerdote, con reverencia, pero si una mujer porque no pueda tener relación con su esposo huye del hombre, comete un delito muy grave, o si un hombre no puede tener relación sexual, huye de su esposa, hace mal, hay que saber manejar la vida con equilibrio, pero en la vida de los profanos, de los humanoides intelectuales, cuando el hombre no puede tener relación sexual con la mujer la abandona, la lanza con los pies a la calle, la insulta, la pisotea, así proceden las bestias del intelecto. Pero en el terreno del esoterismo, el Super-Hombre procede diferente, pues hay que aprender a distinguir entre lo que es el animal intelectual de lo que es el Super-Hombre. El Super-Hombre piensa distin­to, el Super-Hombre sabe cumplir con sus deberes con todos los seres humanos, sin distinción de raza, casta, credo o color.

P.- Maestro, ¿cómo podemos localizar las Runas internas?

R.- Pues eso de localizarlas, eso sí son “enchiladas”, lo que tienes que hacer es trabajar sobre ti mismo, eliminar tus defectos, lo demás ahí veremos; en el camino se arreglan las cargas –dice el arrie­ro–, sobre la marcha.

P.- ¿ Maestro, se puede llegar a conocer la Luna Negra?

R.- Se puede llegar a conocer la Luna Negra, eso es cuando uno acabó con la Luna Blanca, cuando ya no dejó uno en su natu­raleza psicológica ningún elemento indeseable, entonces aparecen las tinieblas, la Luna Negra, viene el trabajo con la lanza, trabajo grave, para desintegrar los elementos inhumanos de la Luna Negra.

P.- Venerable Maestro, dado el caso en que un Iniciado no pueda trabajar en la Fragua Encendida de Vulcano para destruir los defectos, por favor yo quisiera que nos dijera las diferentes Asanas que se pueden hacer para darle muerte al Ego.

R.- Pues hay enseñanzas superiores y hay enseñanzas para los que empiezan, para los de Kinder. Yo ahora les estoy dando ense­ñanza superior a ustedes, que es lo importante, es lo que cuenta. En todo caso los que están empezando, los nenes de mamá, pues ellos tienen forzosamente que trabajar con lo que puedan, tienen que ir trabajando aunque sea a base de meditación, comprender los defectos, luego supli­carle a la Madre Kundalini que los elimine, eso es para empezar. En el trabajo avanzado se trabaja como los hombres, allá abajo en las tinie­blas, en la super-oscuridad y el silencio augusto de los sabios. Como para ir empezando, está bien en el comienzo descubrir un defecto y comprenderlo, y luego pedirle a la Madre Divina que lo elimine. En el trabajo avanzado se trabaja –es allá abajo en los infiernos–, teniendo por compañero a Lucifer.

P.- ¿Si el hombre ya tiene una mujer vieja y no puede traba­jar con ella y no quiere trabajar con otra, puede seguir con la misma mujer?

R.- Bueno, ¿quién le ha prohibido al hombre amar a su mu­jer? Pero si no puede trabajar con ella, si no es posible, si ella ya perdió sus funciones, pues tiene derecho a trabajar con otra sacerdoti­sa, a condición de que el Padre lo mande.

P.- ¿Y si el Padre no lo manda?

R.- No tiene derecho. El Padre es el que manda, uno tiene que someterse a la voluntad del Padre. Si El da ese permiso, sí, de lo contrario no.

P.- Venerable Maestro, ¿una mujer puede restablecer su sexualidad normal así sea la edad que tenga, por medio de ejercicios y prácticas?

R.- Bueno, hay veces que pueden reconquistar su sexualidad normal, pero por lo común, a esas edades ya comienza el sexo a fallar, es difícil.

P.- ¿Y si es  primero el esposo que empieza a fallar?

R.- Pues entonces hay que saber por qué es que falla, por­que muchas veces el hombre falla no por él mismo, sino por la mujer, la mujer no es favorable para el hombre, no halla afinidad sexual con ella.

P.- ¿Cuando es por algún trabajo que ha llevado con cosas tóxicas y empieza a fallar él?

R.- Tiene que desintoxicarse, ir al mar, bañarse mucho, cambiar de ambiente, vivir en otro lugar.

P.- ¿Y puede volver a comenzar?

R.- Puede volver a comenzar, pero la mujer es lo principal pues si la mujer no le ayuda a encender los Fuegos, el hombre está amolado. La mujer tiene perfecto dominio sobre la fisiología del hom­bre, si la mujer no lo ayuda, pues el hombre sigue amolado para el resto de su vida. La única que tiene ese poder sobre la fisiología del hombre, es la mujer, por eso la mujer puede hacer del hombre lo que quiera, pero si no lo ayuda, continúa amolado.

P.- ¿Con respecto a la frialdad sexual?

R.- Eso de sufrir frialdad sexual es muy horrible, gente así no progresa, lo que se necesita es Fuego para la Gran Obra.

P.- En un libro suyo Venerable Maestro, dice que la frialdad sexual puede ser kármica, ¿qué tan cierto es esto?

R.- Bueno, indudablemente eso sí no lo puedo negar. Muchas mujeres nacen bajo la constelación de Libra –por ejemplo–, y son más frías que un muerto, y el inmolado es el hombre naturalmente, “el paganini” como siempre. De manera que se necesita que la mujer ponga de su parte aunque haya nacido bajo Libra; no solamente piense en ella, sino que también piense en su varón, sobre todo, cuando se está haciendo la Gran Obra, que ponga un poquito de corazón o interés siquiera, si no es por amor al marido, que sea por amor al Trabajo, que por lo menos dejen esa frialdad de cadáveres, que hagan algo.

P.- Las mujeres que sean incapaces de desnudarse ante sus maridos y que se mantienen tapándose a cada momento con el temor de que el marido las vea, ¿cómo podemos analizar esto?

R.- Es cuestión temperamental. Hay cuatro clases de tempe­ramentos: hay temperamento flemático o sea el temperamento terrestre; el temperamento –dijéramos–, aéreo, nervioso; acuático o frío; y el ardiente. Se necesita un temperamento seco dijéramos, completamente bilioso es más o menos, pero no es lo suficientemente bueno para la obra esotérica. Por otra parte, el temperamento acuoso también es algo frío; el nervioso es el de los nervios; y existe el mejor de todos que es el temperamental, ese es maravilloso para el Trabajo. Pero si un hombre de temperamento ardiente da con una mujer biliosa... (inaudible). A ver, ¿qué otra pregunta hay por ahí en el ambiente?.

P.- Cuando se dice que aquellos que eliminen el 50% del Ego serán llevados, ¿cómo se determina este 50%, en qué forma?

R.- Solamente los Iniciados despiertos pueden saber quién ha llegado al 50%; aquellos que han tenido la suficiente capacidad para eliminar esos elementos indeseables, obviamente que tienen la suficien­te capacidad para poder eliminar el otro 50%. Y quienes van a hacer esa labor son her­ma­nos despiertos; podrán saber quienes han eliminado si­quiera la mitad, el 50% de los elementos indeseables; así ellos escoge­rán o se­lecciona­rán a quienes hayan hecho el Trabajo.

Hay que desarro­llar el sentido de la auto-observación psicológica. Cuando alguien acepta que tiene una psicología, comienza a auto-observarse y ya por tal motivo, se convier­te en persona diferente, distinta. Incuestionablemente, lo primero que hay que hacer es obser­varnos. Cuando uno se auto-observa, descubre sus propios errores en el terreno de la vida práctica, en relación con los demás, con nuestros hermanos y las gentes de toda especie. Uno debe auto-observarse; cuando uno descubre que tiene un error, un defecto, debe ser sincero consigo mismo y de inmediato empezar, pues, a comprenderlo.

La comprensión solamente es factible a través de la meditación, meditando para tratar de comprender un error, así que uno lo ha com­prendido, entonces queda capacitado para el tercer paso que es la de­sintegración del defecto en cuestión.

En la guerra a los espías, primero se les observa, segundo se los enjuicia y tercero se les lleva al paredón de fusilamiento; así también tiene uno que hacer con les “yoes”: primero tiene que observarlo, segundo comprenderlo y tercero desintegrarlo. La desintegración solamente es posible con un poder que sea superior a la mente, porque la mente por sí misma no puede alterarlo fundamentalmente, puede pasarlo de un depar­ta­mento a otro, justificarlo, condenarlo, mas jamás podría en realidad de verdad, alterarlo radicalmente.

Para poder alterar fundamentalmente un defecto hay que apelar a un poder superior a la mente, afortunadamente ese poder existe, quiero referirme en forma enfática al poder de Devi Kundalini Shakti, la Divina Madre Kundalini. Si nosotros apelamos a ese poder esos instantes precisos en que uno se encuentra sumergido en profunda meditación, se suplica el auxilio, Devi Kundalini nos auxiliará, desintegrará el de­fecto que anteriormente hayamos comprendido. Esa es la técnica que se necesita para poder llegar en verdad a desintegrar cualquier defecto, y por ese camino puede llegar en verdad a desintegrar cualquier defecto y por ese camino puede llegar uno a eliminar la totalidad de los defec­tos. En otros términos, puede uno desintegrar o pulverizar totalmente el “yo”, el “yo de la psicología” o los “yoes”, para ser más claros.

P.- Venerable Maestro, quisiera saber algo con respecto a la Palabra Perdida.

R.- Bueno, eso de la Palabra Perdida no son ideas raras, eso es grave. La Palabra perdida es una cosa mayúscula ya, la Palabra Per­dida dentro de nosotros es el Verbo, la Monada. Esa Mónada, ese Verbo, es la Palabra Perdida. Cuando esa Mónada ha sido encarnada en el Hom­bre, entonces parla en el orto purísimo de la divina lengua, que como un río de oro corre bajo la selva espesa del  Sol. Es interesante pues, esa Palabra, ese Logos Intimo que suena en nosotros mismos, en nuestras propias profundidades íntimas, para parlar, eso es funda­mental. Tiene su gramática que no es conocida ni siquiera por los devotos de las Runas; sus letras son sencillas como el lenguaje mismo. El Verbo de Oro, el Verbo purísimo es la Palabra Perdida, el Logos. La Palabra Perdida es un lenguaje, es una gramática, tiene su fonética anterior a todos los idiomas del mundo.

P.- Venerable Maestro, volviendo al 50% del Ego eliminado, ¿es análogo al 50% de Conciencia despierta?

R.- Claro, un 50% eliminado da un 50% de Conciencia des­pierta, es cuestión matemática.

P.- Venerable Maestro, en Colombia se nos ha dicho que no es necesario por ejemplo, de Runas, de Meditación, porque estamos en épocas del fin y solamente tenemos que eliminar el Ego, y entonces nos dice Usted, Venerable Maestro, que es importantísima la Meditación, ¿cómo hacemos?

R.- ¿Quién les dijo semejantes bestializaciones?

Discípulo: (J.M.V.) Yo las tengo en mi grabadora, dichas por J.A.V.: dos cosas que no se necesitan, ni la meditación ni el ayuno. Voy a hacerle estas preguntas para contrarrestar una acción difundida desde el Templo de la Nevada en el que él dice: “Yo, sin nunca meditar desperté, de modo que no se necesita esto”. En la Navidad se expresó él contra el ayuno. Entonces yo vi que usted mandó nueve a ayunar, de Venezuela. Me quedé callado y dije: “este va a formar una estallada, de que él diga allá de que no se necesita el ayuno y el Maestro manda nueve”. Entonces, en el mismo Sumun quieren estallar, pero no se atreven a estallar porque hay mano de hierro que no les permite estallar; y me preguntan a mí y les digo yo: “mediten, ayunen, hagan ayuno, porque el ayuno todos lo hemos sentido y palpado”. Yo mismo medité en la Nevada; cuando yo le fui a contar a usted lo que veía, entonces usted no me dejó, me dijo: “eso para usted , no hable”. Y así a muchos que han querido contarme a mí maravillas que sienten y ven, yo no les he permitido.. Y que también de los libros gnósticos, los únicos que sirven son cuatro, los demás no sirven, yo traigo anotaciones.

Maestro: En todo caso tengo que decirles a ustedes, que la medi­tación es fundamental, uno no puede avanzar ni una pulgada en estos estu­dios sin la meditación.

P.- En el libro de las Tres Montañas dice que cuando empieza la primavera, o sea los 40 días después de la cuaresma –de que habla el Maestro–, que uno no debe comer carnes de ninguna especie y guardarse en castidad. Hace dos años se nos viene diciendo que guardar castidad y comer carne, no sé qué hacer.

R.- Bueno, yo digo que la meditación es algo indispensable, porque la meditación es el sistema, el método, para poder recibir in­formación; a través de la meditación se puede también comprender nues­tros defectos. Cuando medita uno en tal o cual defecto, cuando uno medita en tal o cual error psicológico, incuestionablemente se está esforzando por comprender y a través de la meditación profunda llega a comprenderlo. Defecto descubierto, comprendido, debe ser eliminado, pero antes de eliminar un defecto hay que comprenderlo a través de la meditación profunda, sólo así podrá eliminarlo. No es posible eliminar un defecto si este no ha sido comprendido previamente y no es posible comprenderlo previamente, si uno no ha meditado profundamente en el mismo. La meditación profunda le permite a uno comprender tal o cual de­fecto. Así pues, la meditación es el pan del sabio; por medio de la meditación uno puede aprender mucho, puede auto-descubrirse, la medita­ción es el sistema del auto-descubrimiento. Ya sabemos que en el auto-descubrimiento existe también auto-revelación y que sería absurdo pro­nunciarnos contra la meditación –repito–, es el pan del sabio, diaria­mente; claro está, hay que practicarla si es que se quiere llegar a avanzar, de lo contrario, quedaría uno estancado, petrificado.

P.- Venerable Maestro, referente a la pregunta que se hizo XX, sobre la Cua­resma, en cuanto a la comida de carne y el trabajo en el Arcano, ¿qué nos puede decir?

R.- Bueno, en eso no hay nada que sea obligatorio, todo debe ser voluntario. Si alguien quiere guardar la Cuaresma los 40 días y no comer carne durante la Cuaresma, puede hacerlo, mas no es que sea una obli­gación, con eso no va a conseguir uno purificarse tampoco, coma o no coma uno carne, no va uno a convertirse en un Auto-Realizado. En cuanto a guardar la pausa magnética creadora, pues siempre es necesario guar­dar esa pausa, uno puede trabajar intensamente en la Forja de los Cí­clo­pes, pero debe también tener intervalos, descanso para los órganos creadores, en los cuales debe guardarse la pausa energética. Si no se guarda esa pausa magnética, pues a la larga el organismo se cansa, la pausa es necesaria. Los varones tienen la oportunidad de guardar esa pausa magnética con sus esposas, cuando éstas están en período mens­trual, entonces aprovechen ese período para guardar la pausa magnética.

P.- ¿En la mujer se cumplen también ciertas estaciones?

R.- Hay épocas de fertilidad sexual y Pralayas, épocas de reposo; de manera que ese tipo de actividad va siempre alternado por épocas de reposo, eso es real.

P.- Venerable Maestro, con respecto a lo que se dice de que la práctica del Maithuna debe ser cada ocho o quince días, ¿qué nos dice al respec­to?

R.- Eso depende según el organismo de cada cual; claro está, el Maithuna debe hacerse diariamente, si se puede hacer diariamente, pero si se cansa el organismo, pues hay que darle períodos de reposo, descanso, la pausa magnética tan indispensable. La Cuaresma es una pausa magnéti­ca.

P.- Venerable Maestro, ya que estamos en generalidades, quisiera aprovechar la oportunidad para hacerle una pregunta referente a nuevos sistemas que se están operando dentro del orden del Movimiento, especialmente en Colombia. Se está cambiando la bandera del amor por la de la crueldad, la amenaza, la imposición, el miedo, el terror, el temor. Hoy yo creo que la mayor parte de la gente, está dentro del Movimiento, dentro de ciertas normas, pero no por Conciencia, por comprensión, por deseo de superación, sino por temor a ser expulsa­do, a ser san­cionado, y todo desafortunadamente, se hace a nombre del Avatara, ¿qué nos dice al respecto Venerable Maestro?

R.- Bueno, indudablemente todo el Movimiento, tiene épocas, dijéramos, en que hay que llevarlo con severidad, y épocas de dulzura. Aquí, por ejemplo, en nuestro Movimiento Gnóstico en el año 1.976 en que estamos, pues obviamente ha habido que llevarlo con mucha severidad, hasta conse­guir pasarlo por una transformación. Porque en nombre de la verdad, hemos de decirles, que se estaban produciendo muchas anomalías en el Movimiento, había mucho desorden en distintas secciones, por ejemplo de Colombia, y en distintos lugares de América; y entonces se reconsideró aprove­char el año de la Ley, el año del rigor, de Geburah, que es 1.97­6, para hacer entrar por el camino del orden al Movimiento Gnóstico, y ciertamente se está tratando en este momento con mucha severidad. No quiere decir que siempre se le irá a tratar así, en esa forma, no, pero en este año 1.976, sí hay que tratarlo severamente, para hacerlo marchar por donde debe ir, con orden, con ley, pues de lo contrario, seguirán los desórdenes y degeneraciones.

P.- En realidad el rigor, como lo dice el Venerable Maestro, en determinados momentos debe ser indispensable para ajustar la situación de acuerdo a las necesidades del Movimiento, sus mismos principios; pero cuando se toma esa oportunidad por ciertos personajes, para utilizarla en pro de sus propios intereses, de sus odios, de sus rencores, y en muchos casos creo que se pueden llegar a cometer injusticias. ¿Qué oportunidad tienen los sacrificados en ese caso, Venerable Maestro?

R.- Pues aguardar que el año pase, este año tan trágico, tan horrible, 1.976. En el 77 las cosas serán mejores, hay que dejar que pase esta racha. Samael Aun Weor

 

  • 1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario