El fenómeno OVNI y los tiempos del fin Samael Aun Weor

Visite nuestra página " http://www.jesusagrario.com " para una visión general del trabajo que realizamos.

Los extraterrestres son gentes que han abierto la mente interior, superhombres en el sentido más completo de la palabra.

Hace poco tuve un contacto maravilloso con los superhombres del espacio estrellado. Muchas veces lo he relatado, y ahora lo voy a hacer nuevamente, porque uno debe dar testimonio de aquello que ha visto y experimentado, para bien de la humanidad. No me avergonzaré jamás de dar testimonio ante el veredicto solemne de la conciencia pública.

Hallábame, lo he dicho muchas veces, en el Desierto de los Leones, en el Distrito Federal; una nave cósmica descendió en un claro bosque; movido por la curiosidad me acerqué a ese lugar y hallé una nave cósmica posada sobre un trípode de acero.

Me acerqué al trípode, quería que los extraterrestres me llevaran a otro planeta. Se abrió una escotilla maravillosa y descendió, por una escalerilla metálica, un hombre extraordinario. Tras él venían otros y dos damas de edades indescifrables. Saludé al capitán con un buenos días, él me contesto en perfecto español y extendió su mano que estreché cariñosamente.

No podía menos que asombrarme al ver a un extraterrestre hablando en perfecto español. Observándolos bien, pude notar su piel cobriza y sus ojos azules, donde se reflejaba el espacio estrellado; eran de amplia frente, de nariz recta, de labios finos y delicados, orejas pequeñas recogidas, estatura mediana, ni muy altos ni muy bajos, un poco delgados. Ahí no había ningún obeso. Eran geniales aquellos tripulantes del espacio.

Avanzaron hacia unos troncos que había el suelo, entonces rogué al capitán que me llevara al planeta Marte.- «¿Dónde dice usted, a Marte?»- «Sí capitán».- «Pero si eso está ahí nomás»--»Gracias capitán, pero quisiera que ustedes me llevaran». El capitán guardó silencio.

Continuaron los tripulantes del espacio hasta sentarse sobre los troncos. Después que todos hubieron tomado asiento, una de las damas, levantándose, dijo: «Si colocamos una planta que no es aromática junto a otra que sí lo es, es claro que la que no es aromática se cargará o impregnara con el aroma de la que sí lo es, ¿Verdad?».

«Ciertamente, respondí, así es». Pues bien, continuó la dama, lo mismo sucede con los mundos del espacio infinito; mundos en que las humanidades que antes andaban mal, se fueron impregnando poco a poco con el aroma, con la radiación de los mundos vecinos y que ahora andan muy bien; más hemos llegado al planeta Tierra y vemos que aquí no sucede lo mismo» «¿Qué es lo que está pasando en este planeta?»

La dama en mención estaba perpleja, se le hacía muy extraño nuestro mundo, con gentes que hacen guerras y se destruyen entre sí, con tatos odios, tanta degeneración sexual, etc. Estaba alarmada, lo pude ver en su rostro. «¿Dónde habré llegado?» se preguntaría la dama. «¿Qué lugar es éste qué infierno?»

Esa pregunta que me hiciera fue tremenda, yo no sabía cómo responderle. Al fin dije: «Bueno, es que nuestro planeta Tierra es una equivocación de los dioses». Pero luego resolví redondear un poco mejor mi concepto, para decir así: «Es karma de los mundos».(Karma es una palabra oriental que significa causa y efecto, de tal causa tal efecto).

La dama asintió con un movimiento de cabeza, con un tremendo respeto. La otra dama hizo lo mismo, y luego toda la tripulación. Creí que iban a decir algo más aquellos extraterrestres, más hablan poco y en lo poco dicen mucho.
#jesusagrario . #JesúsSaizG #JesúsSaizGarcia "

extraterrestres gnosis mexico Samael Aun Weor ovni. desierto los leones

  • 1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario