El VAJROLI MUDRA

He hablado claro y creo que ustedes me están entiendo. Esta ampliación sobre el VAJROLI MUDRA, era necesaria también desde el punto de vista científico. Pasemos ahora, mis caros hermanos, a otro aspecto. Analicemos un poco la cuestión ésta del VIPARITHAKARANI MUDRA. Ya explicamos cuál es la posición del VIPARITHAKARANI MUDRA; sabemos que los 6 ejercicios, los 6 Ritos comienzan, el primero, girando de izquierda a derecha como las manecillas de un reloj; esa es la DANZA DE LOS DERVICHES, de los “DERVICHES TORBELLINOS”. Sabemos que después el estudiante se acuesta en el suelo, con las piernas y los brazos abiertos en cruz; todo esto a través de la meditación, de la oración, etc.

Después viene el momento en que el estudiante levanta las piernas, manteniendo la cabeza (sin almohada) sobre el piso, sobre un tapete, o en la cama, o sobre una colcha, o sobre una alfombra, o como se sienta más cómodo. Bien, luego (claro) con esta posición de piernas levantadas y cabeza baja, pues la sangre va a la cabeza.

Ahora piensen ustedes en lo que es una sangre enriquecida con Hormonas sexuales: ¡pues es extraordinaria! Tal tipo de sangre va a poner a trabajar diversas áreas del cerebro, diversos centros; va a sacar LINFA, sí, LINFA que ha de pasar a los depósitos de abajo, del bajo vientre, etc., o que va ser distribuida por sus canales correctos, y lo más interesante de todo (y esto es lo que yo quiero que ustedes sepan), es que esa sangre va a preparar EL TRONO (óiganlo bien: EL TRONO) para el SOL RESPLANDECIENTE, para un SOL ATÓMICO, LOGOICO, que existe realmente en el nacimiento del ombligo... Piensen ustedes en lo que eso significa, mis caros hermanos; es extraordinario.

Aquí tengo cierto mapa que ahora voy a enseñar a nuestros hermanos, cierto ZEN muy útil... Por ahora sólo me limito a decir que la sangre, esa enriquecida, fluye hacia el cerebro, prepara el TRONO. ¿Dónde está el TRONO? Está exactamente en el PEDÚNCULO CEREBRAL, en el CENTRO COLECTOR DE IMPULSOS AFERENTES, que controla todos los movimientos nerviosos orgánicos, etc., etc., del organismo vivo.

Bien, cuando ese SOL RESPLANDECIENTE que está en el nacimiento del ombligo sube a ocupar su puesto en el PEDÚNCULO CEREBRAL, en el centro colector de impulsos aferentes, entonces la mente queda bajo el control de ese SOL RESPLANDECIENTE, iluminada por dentro, con un Sol por dentro (piensen ustedes en lo que es tener un SOL ESPIRITUAL por dentro), y la LUNA que hoy en día está ocupando ese centro colector de impulsos aferentes y que nos amarga la existencia, haciéndola torpe, pesada, reaccionaria y estúpida, baja inevitablemente a ocupar el puesto que hoy en día está ocupando el Sol en el nacimiento del ombligo.

Hay pues un cambio: el Sol del nacimiento del ombligo pasa al Pedúnculo Cerebral y la Luna que está en el Pedúnculo Cerebral, pasa al nacimiento del ombligo. Este cambio, pues, de Sol y Luna dentro del organismo, es precisamente, mis caros hermanos, lo que se denomina “VIPARITHAKARANI MUDRA”. La mente, normalmente, es lo que más atormenta la vida de todos los estudiantes, de todos los neófitos, de todos los aspirantes al Camino; lo que hace la vida realmente amarga como la hiel, porque nadie es feliz con la mente.

Si la mente queda controlada por el Sol Espiritual, pues entonces nos libertamos, ya salimos de esa desgracia, ya quedamos iluminados totalmente. Pero hoy por hoy, ¿qué hay metido ahí en la mente? Lo que está allí, en ese Pedúnculo Cerebral, en ese centro colector de impulsos aferentes, en la raíz misma del paladar, es desgraciadamente una LUNA ATÓMICA, pesada como todas las Lunas, grosera como todas las Lunas, blanca como todas las Lunas, llena de impulsos involuntarios espantosos, horribles: de escepticismo, de materialismo, de grosería.

Sacar a la Luna de allí, del cerebro, y colocarla en el nacimiento del ombligo, es lo mejor de lo mejor, y sacar al Sol que está bajo el nacimiento del ombligo y pasarlo al puesto que hoy ocupa esa Luna, es decir, en el centro mismo del cerebro, en la raíz del paladar, en el Pedúnculo Cerebral, en el centro colector de impulsos aferentes, pues es el gran triunfo, porque entonces viendo uno a quedar iluminado por dentro, radiante, activo, dinámico, lleno de esplendor y de felicidad, y ésto se puede lograra mediante el  VIPARITHAKARANI MUDRA.

Sí, pero en ese instante en que se está haciendo esa práctica hay que rogarle al LOGOS es el que está en el fondo del Sol, tras el Sol físico que nos alumbra. Es ÉL quien puede verdaderamente llevar la luz a nuestro cerebro, es el que puede llevar ese Sol que está en el nacimiento del ombligo y pasarlo al Pedúnculo Cerebral; a ÉL es quien hay que suplicarle. Afortunadamente tenemos nosotros un mediador, alguien que ruega por todos nosotros. Quiero referirme, en forma enfática, a la Divina Madre Kundalini, la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes. Indudablemente, élla (ELLA, repito, ELLA) pues ruega por nosotros. Podemos suplicarle a élla durante el VIPARITHAKARANI MUDRA, para que interceda por nosotros, para que suplique al LOGOS, A ESE Sol Espiritual puro, dinámico, de oro, para que lo llame, para que lo invoque, para que ÉL venga a realizar esa operación en nosotros.

Es claro, mis caros hermanos, que esta cuestión no se realiza de la noche a la mañana, ésto no es así como “soplar y hacer botellas”, ésto no es así como tomarse un vaso de agua; todo cuesta sacrificio. El VIPARITHAKARANI MUDRA bien entendido, es una penitencia. Sí, una penitencia muy sagrada, mediante la cual podemos nosotros eliminar mucho KARMA SUPERIOR (no me refiero al KARMA INFERIOR, común y corriente, sino al KARMA SUPERIOR, a ese que pertenece a la LEY DE LA KATANCIA a ese que hay en otros Tribunales, a ese que es el que juzga a los Dioses). En fin, pero todo el mundo tiene algo de KARMA SUPERIOR y podemos eliminarlo. Luego, y al fin y al cabo, completamente eliminado, pues es obvio que se realiza entonces el cambio de Sol por Luna, se realiza lo que podríamos llamar “el cambio de polaridades”: el VIPARITHAKARANI MUDRA.

Es pues, el VIPARITHAKARANI MUDRA, una penitencia; no debemos desdeñar la penitencia. Nosotros necesitamos, no la penitencia anticuada de la Edad de Piscis, sino la nueva penitencia, la de la Era del Acuarius, una penitencia esotérica, mística, altamente trascendente y trascendental que opere cambios magníficos en todos los centros psico-fisiológicos de nuestro organismo. Así, pues, en la Era de Acuarius piensen ustedes en la penitencia desde ese punto de vista científico; no en la penitencia aquélla absurda de las gentes anticuadas, sino en la científica. Recuerden ustedes que la Auto-Realización Íntima del Ser, solamente es posible a través de trabajos pacientes, de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios.

Bueno, así como existe por ejemplo el VAJROLI MUDRA corto, suave, el que practican los hombres y mujeres que están casados (un ligero masaje, acompañado de ejercicios respiratorios, tal como se los he enseñado), también es cierto, y muy cierto, que existe un VIPARITHAKARANI MUDRA largo y otro corto. El corto se practica cada vez que uno hace la serie de los 6 Ritos, pero hay uno largo que se practica exclusivamente en la noche, antes de uno acostarse. Ese largo no es fácil: se trata de mantener las piernas en forma vertical durante tres horas (es duro, ¿verdad?). Sí, puede uno ayudarse con una pared. Se sienta uno cerca de la pared, al puro borde de la pared, dijéramos contra la pared, y levanta uno sus piernas y sostiene las piernas ayudado por la pared. Repito: pero sin almohada, nada de almohada, para que la sangre se precipite a la cabeza...

Obviamente, nadie podría empezar con tres horas; no, nadie aguantaría tanto. Se empieza la práctica con un minuto y se va alargando poco a poco, a través del tiempo y de los años, hasta que llegue al fin un día en que se pueda uno practicar tres horas diarias. Aquél que llegue a practicar tres horas diarias el VIPARITHAKARANI MUDRA, pues voy a decirles que conquista a la muerte, deviene inmortal, a condición de una absoluta castidad (¿verdad?, ¿Me han entendido?) y realiza, claro está, más maravillas y prodigios, pero hay que empezar con un minuto diario, lentamente, poco a poco; eso es claro, mis caros hermanos.

Durante el tiempo en que estamos practicando el VIPARITHAKARANI MUDRA, se hace meditación y oración, suplicando, rogando a la Divina Madre Kundalini que invoque al TERCER LOGOS, que ella lo llame, que ella le pida para que realice el cambio y que el Sol que está en el nacimiento del ombligo pase al centro del cerebro, a la raíz misma del paladar, a las profundidades donde se encuentra el Pedúnculo Cerebral, el centro colector de impulsos aferentes. Se suplica también a élla que le implore al LOGOS, que le pida que le saque a uno esa Luna, que se la arranque del Pedúnculo Cerebral y que la pase al nacimiento del ombligo porque queremos quedar iluminados, transformados, con una mente que no nos torture más la existencia, con una mente al servicio del Espíritu. ¿Entendido?

Después de seis meses de estar en esta práctica, deben alegrarse un poquito las personas de cierta edad, porque empieza entonces un proceso magnífico: las canas van desapareciendo, las arrugas también; a través del tiempo y de los años irán desapareciendo, hasta que al fin llega el momento en que ya no hay arrugas ni hay canas, porque la sangre enriquecida con Hormonas va a fortificar el cerebro, a enriquecer todas esas zonas del cuero cabelludo para que las canas desaparezcan. Una sangre rica, hace rico al cabello también y los tejidos gastados que forman las arrugas, se transforman con la creación de nuevas células, porque la sangre afluye hacia todo lo que es la cabeza, la cara, etc., etc., etc., se convierte en un proceso de rejuvenecimiento. Los que quieran pues rejuvenecerse, que se rejuvenezcan; aquí tienen las prácticas.

De manera que aquí entran en juego dos aspectos: el papel físico, puramente de rejuvenecimiento del organismo, y el papel psíquico, el cambio de polaridades; por lo tanto, estos ejercicios sirven para el despertar de la Conciencia. Por eso siempre he dicho que nosotros somos eminentemente prácticos, que luchamos por el despertar de la Conciencia y que tenemos métodos y medios apropiados, eficientes para el despertar.

Bueno, una vez entendido este asunto del VIPARITHAKARANI MUDRA, vamos a hacer demostraciones; voy a explicarles cómo es que se practica el VIPARITHAKARANI MUDRA, ya de larga duración (se practica una sola vez al día, no lo vayan a practicar ustedes dos veces al día)... El corto sí, cada vez que una hace la serie de los 6 Ritos (que entre paréntesis, toda esta serie de los 6 ritos se practica 21 veces al día. Es claro que nadie va a empezar practicando 21 veces al día porque el cuerpo no está acostumbrado. Algunos empezarán practicando, la serie de 6, únicamente una vez; después se puede continuar con 2, a través del tiempo con 3, pero llega un día, aunque sea después de varios años, en que uno ya practica las 21 veces al día, es decir, que la serie de 6 Ritos se practican 21 veces al día cuando uno ya está muy práctico, eso es cuando uno está muy acostumbrado). En todo esto hay que ir poquito a poquito, con calma, con paciencia, avanzando en la duración y en la intensificación de los ejercicios.

Pero el VIPARITHAKARANI MUDRA largo, solamente una vez lo puedo aconsejar, a tiempo de acostarse, en la noche, antes de meterse en la cama. Se practica, como lo he dicho, o se empieza con un minuto y se va alargando en el tiempo hasta que después de varios años, puede uno practicarlo las tres horas marcadas, indicadas (que eso sí ya es para los verdaderos atletas del Esoterismo).

Yo voy a hacer aquí la demostración; luego tendrán que hacer lo mismo para que aprendan. Hay que aprender así, sobre la marcha; esto no se aprende con “apuntitos” y más “apuntitos”, como están acostumbrados todos; a mí no me gusta enseñar esta cosa con “apuntitos”. Voy a hacer el experimento... Empiezo por sentarme, pues cerca de esta barda (pared). Sí, voy a sentarme aquí, con toda calma... Aquí estoy sentado sobre esta alfombra, sobre el piso; empiezo por colocarme bien sentado junto a la barda o pared... (El Venerable Maestro pide a un estudiante que vaya narrando lo que él hace).

Mudra

EL ESTUDIANTE: Ahora el Maestro va subiendo los pies hacia la pared, colocando la espalda en el suelo, y lo que llamamos “región glútea”, contra la pared. La cintura le queda sobre el suelo y las piernas totalmente verticales, y los brazos y manos paralelos con la espalda, la cabeza apoyada en el suelo, con la vista hacia arriba, hacia el techo o “cielo raso” de la casa.

Esa es la posición que tiene el Maestro. (Continúa hablando el Maestro): Bueno, allí ven ustedes una ESCUADRA completa, porque las piernas están contra la barda, las nalgas están contra la misma pared y sobre el piso; el tronco está todo extendido, pues, sobre el suelo. Estoy mirando hacia arriba, hacia el techo; entonces es una ESCUADRA completa. Así hay que permanecer tres horas. Se empieza con un minuto; luego, poco a poco, a través de los años va uno avanzando, hasta que llegue el día en que se llegue a la cumbre de las tres horas... Repito: quién llegue a semejantes alturas, pues verdaderamente vence a la muerte, la conquista, y eso ya de por sí es una maravilla, ¿verdad?

Por otra parte, con este ejercicio y después de algún tiempo, tendrán que desaparecer las canas y las arrugas. Pero lo que a mí me parece más extraordinario, francamente, es lograr ese cambio de las polaridades: SOL-LUNA ¿verdad? En ese estado, hay que pedirle a la Madre Divina Kundalini, suplicarle que lo invoque ella misma, con sus palabras, al TERCER LOGOS, el ESPÍRITU SANTO, puesto que EL es su esposo, y pedirle que EL venga para que haga el cambio de las polaridades, SOL-LUNA. ¿Entendido? Todo pura meditación, pura oración, pura súplica. A cada ASANA le corresponden, ciertamente, miles de súplicas, oraciones, plegarias a la Divina Madre Kundalini y también al TERCER LOGOS. Se le pide a ella, se plegarias a la Divina Madre Kundalini y también al TERCER LOGOS. Se le pide a ella, se le pide para ella invoque al TERCER LOGOS, y también se platica con el TERCER LOGOS.

Esta cuestión del cambio de polaridades, SOL-LUNA, la realicé yo en el Continente LEMUR o LEMÚRICO. Recuerdo cuando el TERCER LOGOS me sacó esa ESTRELLA DE CINCO PUNTAS (así tiene la forma ese Sol que está en el nacimiento del ombligo) y la pasó al Pedúnculo Cerebral, en el Continente “MÚ” o LEMURIA. Recuerdo también cuando él sacó esa Luna pesada, horrible, con ese halo, dijéramos, fatal, grisoso, plomizo, y la arrancó del Pedúnculo Cerebral y la puso en el nacimiento del ombligo. Ese cambio de polaridades me transformó totalmente y me convirtió en un Hombre Solar. Más tarde cometí el error (y eso sí estuvo mal) de haberme dejado caer en la Meseta Central del Asia (eso hace un millón de años)...

Claro, ahora estoy ya levantado, estoy de pié, ahora estoy triunfante y victorioso, como dicen. Pero hace un millón de años sí recuerdo que cometí ese error y entonces es claro que aquella Luna que estaba en el nacimiento del ombligo, volvió a ocupar su puesto en el Pedúnculo Cerebral, y entonces aquél resplandeciente Sol volvió al nacimiento del ombligo... Vean ustedes cómo “metí la pata”; de manera que si uno se deja caer, pierde el trabajo. Yo les hablo con experiencia; les cuento esa experiencia para que uste­des con esa experiencia actúen. El que se mete en ésto, no debe dejarse caer jamás. ¿Entendido?

Bueno, ahora que ya hablamos un poco de ésto, ya ­que hemos ahondado en explicaciones, quiero decirles algo también, en rela­ción con el MAYURASANA. Indudablemente el MAYURASANA (así se le llama en sánscrito) es practicado por muchas gentes, aquí en México, no solamente por da­mas y caballeros, sino también en las escuelas pseudo-esotéricas (lo han sacado, indudablemente, del Esoterismo Antiguo). Nosotros lo hacemos en combinación con la oración, con la meditación, etc., etc., etc., pero estas gentes no saben de eso: va únicamente a lo puramente físico y lo llaman, sencillamente, "LAGARTIJA", y eso es todo.

Ustedes ya, saben (ya lo explique) que se coloca uno en la forma de una lagartija, sobre las manos y sobre los pies, y se hacen movimientos de "panza", o sea de estómago, o de "barriga" (como dicen ustedes por allá), hacia abajo y hacia arriba. Indudablemente, con este ejercicio se consigue, mis caros hermanos, eliminar la horrible "panza" (es muy feo andar uno con la famosa "curva de la felicidad": una "barrigota" bien grande, que no cabe por ninguna parte). No, los gnósticos debemos tener un cuerpo sano, fuerte, hermoso, bien esbelto, no demasiado gordo, no lleno de grasa. Eso hay que quemarlo, eso no sirve, y con este ejercicio pues, de MAYURASANA (o sea, con "la lagartija"), se quema toda esa horrible grasa y el estómago queda guardan do armonía con todo el cuerpo físico. 

Bueno, ante todo quiero que ustedes no pierdan de vista la meditación y la oración. Esta no es una simple HATHA-YOGA física, por lo ­que la tal Hatha-Yoga física excluye completamente a la meditación, a la oración, etc., etc.; es de gentes que se dedican a la cuestión puramente material, grosera. Por eso, la pura Hatha-Yoga física ha sido considerada como "Magia Negra", y ésto, es claro que lo deben ustedes entender.

Si quieren ustedes, digamos, darle algún nombre a esto, pues sepamos que viene de una Lamasería Tibetana (en el mundo Oriental, en la India, podría, encajar muy bien). Algo de esto hay en el LAYA-YOGA, o en el KUNDALINI-YOGA. En Turquía, lo conocen los "DERVICHES DANZANTES", y para ellos, esto es cuestión de los SUFIS mahometanos. Pero, en fin, ésto es una síntesis del Cristianismo, mahometismo, etc., pero una síntesis de perfección extraordinaria. ­Es necesario tener un cuerpo sano, una mente sana y un corazón sencillo. ¿Entendido?

Ahora con todas estas prácticas (como ya dije), den sanarse, porque están suplicando a la Divina madre Kundalini, rogando que les sane determinado órgano, o pidiendo que traiga al Tercer Logos para que les sane. Ya eso se los expliqué demasiado y lo que estoy haciendo es repe­tir.  Samael Aun Weor

  • 2 votos. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario