Chac mool 1Chac Mool

“Fue tallado por los místicos aztecas, mayas, tarascos, etc., para perpetuar la sabiduría que ellos recibieron como herencia secreta de sus antepasados”

El Chac Mool de México Azteca es maravilloso. Realmente el Chac Mool existió; fue un adepto Encarnado, uno de los grandes iniciados de la poderosa civilización serpentina del antiguo México y de la Gran Tenochtitlan.”

“El Chac Mool fue venerado por el México serpentino. Dos castas guerreras lo adoraban. El Chac Mool era llevado en grandes procesiones y entraba en los templos aztecas adorado por las multitudes. A él también se le hacían rogativas pidiéndole lluvias para la tierra.

Este gran Maestro ayuda a los que le invocan. Podrían hacerse amuletos con la figura del Chac Mool para cargarlos al cuello en forma de medallón, o pequeñas esculturas del Chac Mool”.

El Chac Mool. El Chac Mool del México azteca es maravilloso. Realmente el Chac Mool existió; fue un Adepto encarnado, uno de los grandes Iniciados de la poderosa civilización serpentina del antiguo México y de la gran Tenochtitlán.

El sepulcro del Chac Mool fue hallado y sus restos encontrados. Así está fuera de toda duda de que el Chac Mool existió realmente. Si se observa la figura en que está acostado el Chac Mool, veremos que está acostado en la misma posición en que se acostaban los Iniciados egipcios cuando querían salir en Cuerpo Astral pronunciando el mantra FA-RA-ON.

Empero, algo curioso aparece en el ombligo del Chac Mool: es una escudilla o recipiente como para recibir algo. Realmente el plexo solar es maravilloso y el Chac Mool le dejó a la humanidad una gran enseñanza.

El Kundalini o Serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes tiene un gran depósito de energía solar en la región del ombligo, en el chacra del plexo solar. Este centro magnético es muy importante en la Iniciación, porque es él quien recibe la energía primaria que se subdivide en diez radiaciones, esplendorosas.

Dicha energía primaria circula por los canales nerviosos secundarios animando y alimentando a todos los chacras. El plexo solar está gobernado por el sol. Si el estudiante quiere tener una vigorosa clarividencia realmente objetiva en el sentido más completo de la palabra, debe aprender a llevar la energía solar desde su depósito del plexo solar, hasta el chacra frontal.

El mantra SUI-RA es la clave que nos permite extraer energía solar del plexo del sol para llevarla al centro frontal. Vocalícese así: SUIIIIIIIII RAAAAAAAAA. Una hora diaria, el resultado será el despertar del chacra frontal en forma positiva. Si queremos fuerza solar para el chacra laríngeo, vocalizaremos el mantram SUE-RA así: SUEEEEEEEE RAAAAAAAA. Si necesitamos energía solar para el loto del corazón vocalizaremos el mantram SUO-RA así: SUOOOOOOOO RAAAAAAAA.

Todo se resume en el gran SUA-RA, donde según los Vedas y los Sastras se encuentra el silencioso Gandarva (músico celeste). Es necesario saber utilizar la energía solar depositada en el plexo solar. Conviene que los aspirantes a la Iniciación se acuesten en decúbito dorsal, los pies sobre la cama, rodillas levantadas. (Véase figura del Chac Mool). Es claro que al poner las plantas de los pies sobre la cama, las rodillas quedan levantadas, dirigidas hacia el cielo, hacia Urania.

El aspirante en esta posición se imaginará que la energía del sol penetra por su plexo solar haciendo vibrar y rotar de izquierda a derecha como las manecillas de un reloj cuando lo miramos de frente. Este ejercicio puede hacerse una hora diaria. El mantra básico de este centro magnético es la vocal U. Esta vocal se puede vocalizar alargando el sonido así: UUUUUUUU. Un plexo solar bien despierto anima a todos los chacras del organismo maravillosamente. Así nos preparamos para la Iniciación.

El Chac Mool fue venerado por el México serpentino. Dos castas guerreras lo adoraban. El Chac Mool era llevado en grandes procesiones y entraba en los templos aztecas adorado por las multitudes. A él también se le hacían rogativas pidiéndole lluvias para la tierra. Este gran Maestro ayuda a los que le invocan. Podrían hacerse amuletos con la figura del Chac Mool para cargarlos al cuello en forma de medallón, o pequeñas esculturas del Chac Mool.

Samael Aun Weor del libro  El Matrimonio Perfecto
 

Añadir un comentario