Por amor a la gran Causa

Samael aun weor 006En la ciudad de México, en el año 1970. Nos encontramos ante la presencia del Maestro Samael Aun Weor, presidente fundador de nuestro Movimiento y Kalki Avatara de la Era de Acuario. Hemos solicitado la atención del V.M. Maestro para hacerle algunas preguntas, y pedirle, directamente, algunos consejos, con relación al funcionamiento del Movimiento en el país.

Maestro, ¿qué opinión le merece a la Sede Patriarcal, la representación y la responsabilidad, en cada país, de los Delegados Nacionales o Delegados Generales, en ello?

Maestro. Con el mayor gusto voy a dar respuesta a esta pregunta: Incuestionablemente, los Delegados Internacionales del Movimiento Gnóstico en cada país, son los vivos representantes de los Maestros del Movimiento y los directos responsables de toda esta Gran Obra del Padre; eso es, en síntesis, lo que nos hace y debe hacer comprender, la necesidad urgente de RESPETAR A ESTOS DIGNATARIOS, Y DE AYUDARLES en forma eficiente en sus labores gnósticas. Discipulo. Gracias 

Venerable Maestro. Maestro, sobre la Delegación Nacional de Venezuela, concretamente, ha venido atravesando ciertos problemas relacionados con las finanzas, porque no cuenta con ningún tipo de ingresos para cumplir, eficientemente, mejor dicho, con el funcionamiento de la Oficina de la Delegación Nacional, ya que no tenemos finanzas, no tenemos dinero, y cuesta mucho el mantenimiento de esa oficina.

El V.M. Maestro G. K. nos ha indicado que las cuotas patriarcales, de las cuales debo encargarme en solicitar de todas las partes del país, para enviarlas a la Sede de Ciénaga, de allí, de esas cuotas, tomar parte para la Delegación Nacional, en forma transitoria, en tanto se arregle el problema de las finanzas venezolanas. ¿Considera usted, o está usted de acuerdo en la indicación recetada por el V.M. G. K.?

M. Ciertamente, se hace indispensable comprender que, UNA CAUSA, PARA SU TRIUNFO, NECESITA UNA ORGANIZACIÓN. También es cierto y de toda verdad que, el FACTOR ECONÓMICO es algo demasiado vital, algo de una crudeza muy real, sobre el que camina la divulgación esotérica. Nuestra organización no podría, en modo alguno, cumplir con su cometido (divulgar ampliamente las Enseñanzas Gnósticas, hacer labor efectiva), sin una base económica.

Se requiere, pues, QUE LOS HERMANOS ENTIENDAN LA NECESIDAD DE COOPERAR, de que comprendan que la propaganda cuesta, que la edición de libros nunca es gratuitaDd4c5af827254e975e11d2cc75bff6e2; que los Misioneros Gnósticos comen y que necesitan recursos y abrigo... Se necesita el dinero. La Enseñanza debe que ser llevada a millones de personas, precisamente por AMOR A LA GRAN CAUSA; más esto necesita dinero, no podrían imprimirse folletos ni hacer labor de propaganda, sino hubiera dinero.

Así pues, los hermanos tienen que DEJAR A UN LADO EL EGOÍSMO, COLABORAR ECONÓMICAMENTE, en bien de la Gran Obra del Padre. Es incuestionable que las cuotas son básicas en toda organización. Ya el Movimiento Gnóstico tiene estipulado eso; ya se habló sobre eso, precisamente, en el Congreso Internacional que se realizó en la República de El Salvador. ¡Hay que dejar el egoísmo, amar más, poner más corazón en la Obra! ¡No apegarnos al dinero!...

Con una pequeña cuota que cada hermano de, se hace posible difundir, en toda la redondez de la Tierra, las Enseñanzas. El hermano C. E. se le pide que reúna esas cuotas, con el único propósito de divulgar la Enseñanza, de costear, precisamente, la propaganda, etc., etc., etc.

El Movimiento Gnóstico se representa en los Mundos Internos, en forma de una gran procesión; los altos delegados, llevan sobre una bandera de plata la cabeza aquélla que quedara grabada en el Paño de la Verónica, del Divino Rabí, la cabeza coronada del Cristo, símbolo del Sacrificio, y de la Voluntad, y de la Obediencia al Padre. Nuestro Movimiento marcha sobre la base del Sacrificio. Los hermanos deben entender la necesidad de SACRIFICARSE, SER MENOS EGOÍSTAS, apartar una pequeña cuota para bien de la Gran Causa.

Este dinero no es para enriquecerse nadie: Ni se enriquecen los Maestros, ni se enriquece el Delegado Nacional de Venezuela, ni ningún Delegado Nacional de ningún país; se trata de amar a la humanidad, y el amor hay que demostrarlo con hechos concretos, claros y definitivos; eso es todo. Samael Aun Weor 

Añadir un comentario