Pablo de Tarso

Pablo de tarsoPablo de Tarso; este Maestro está encarnado actualmente, y es el Maestro HILARIÓN. Dicho Maestro es el autor de la obra titulada: "Luz en el Sendero". El Maestro HILARIÓN se desenvuelve en el Rayo de la Ciencia, es un Maestro del Rayo de MERCURIO.

Sí, sí. Hablamos del fundador del cristianismo tal como lo conocemos hoy. O por lo menos eso piensan algunos. Quizá sea excesivo catalogarlo en ese amplio grupo llamado “gnóstico“, esos que realizaron enormes fusiones entre tradiciones judías, griegas, persas, romanas, y, eventualmente, de todas las culturas de las que fueron capaces.

El fundador del cristianismo, profesaba una idea del mismo que, finalmente, fue declarada hereje. Irónico, ¿no? Veamos un poco más a fondo el asunto.

Hay quienes osan decir, cada vez llegan más lejos, que el mismo Pablo de Tarso formó parte de una corriente gnóstica (o pre-gnóstica, según los autores). Y la verdad, tiene bastante lógica. Se ha afirmado mucho que Pablo atacó fuertemente el movimiento incipiente de la gnosis intelectual de su época.

Todos los primeros gnósticos utilizaron casi exclusivamente las epístolas de Pablo, a tal punto que esta corriente lo llamaba sencillamente: “El Apóstol“. No hay otro. Punto. ¿Cómo esta élite intelectual que lo fueron se defenderían en base a un autor que los atacaba? Imposible. Esa tesis debe ser revisada cuando menos, si no desechada lisa y llanamente.

Más bien cabe la pregunta: ¿si fue tan usado por los gnósticos, no sería porque algo de gnóstico tenía? Después de todo, donde el río suena… Bueno, veamos cómo sonaba. Ya Clemente de Alejandría (S. II), aseguraba que Valentín, uno de los principales representantes del gnosticismo, se declaraba discípulo de Tadeo, discípulo a su vez del mismo Pablo. Es decir, no sólo no se consideraban enemigos de Pablo, no sólo no creían ser atacados por él, ¡sino que reclamaban ser sus legítimos herederos! Ya. Está sonando…

 El Evangelio de la Verdad, uno de los famosos evangelios gnósticos de la Biblioteca de Nag Hammadi, ha mostrado impresionante influencia paulina. Más aún la epístola a Reginos, de Valentín así como los Evangelios de Tomás y de Felipe que hacen alusiones directas a las palabras de Pablo. Ups… Suena harto fuerte…

Ok, es posible que haya sido gnóstico. ¿Pero alguna evidencia suya al respecto? ¿Algo en sus propias epístolas que de muestras de lo que digo? Sin duda.

¿Por dónde partir? Lo cierto es que cada pasaje de las epístolas fue cuidadosamente estudiado por sus supuestos discípulos. La Salvación por fe, no por obras, la contraposición del cuerpo y del espíritu, tan acorde a las ideas gnósticas, los exaltaron. Para ser de Dios, hay que sentir a Dios. El cuerpo, sin duda, está fuera de la naturaleza divina que Dios nos ha dado – pero por otro lado, ¡el espíritu nos enaltece hasta alcanzar la sustancia divina oculta en nosotros mismos! ¡Eso es a lo que debemos aspirar!

Entre otras muchas citas, esta es bastante reveladora, por la carga de su contenido gnóstico:

Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez [“teleioi”, iniciados] en la fe; no la sabiduría de este mundo ni de los poderosos de este mundo, que perecen. Pero hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la cual ninguno de los poderosos de este mundo conoció, porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de la gloria. (1º Corintios 2:6-8)

¿No es evidente lo que está diciendo el Apóstol aquí? Los maduros, son los seres espirituales, los gnósticos iniciados, maduros en su experiencia espiritual. No hablamos de una sabiduría de este mundo – el mundo es malo, es corrupto – sino la de Dios, en misterio (¿debemos recordar el carácter mistérico-iniciático del gnosticismo?). Un Dios que ha predestinado a ciertos seres a la espiritualidad, condenando de antemano a quienes no recibieron ese don de Dios – semejante a la predestinación evangélica actual.

Un conocimiento tan profundo, tan alto, tan exclusivo, que sólo unos pocos podían alcanzar. Una sabiduría tan perfecta, que sólo Dios puede otorgarla. Un gnosticismo al fin. El de Pablo. El que seguiría Valentín, y tantos otros después.

El gnosticismo herético del fundador del cristianismo.

Para ver el video de introducción a la Gnosis hacer CLIC aqui

 

Añadir un comentario