LA Nadidad interior y el deseo

Nadidad«La muerte y el nacimiento tienen su punto de contacto en la Nadidad del Ser, ésta muere en el Deseo y resucita en el Amor». Debemos comprender en la quietud del silencio intimo que la NADIDAD no es una condición atribuible a la personalidad, mucho menos al querido Ego animal. La NADIDAD de la que hablaremos no está limitada a un tiempo o espacio, por esta razón no es de carácter inferior o exterior. Si así fuera, estaría sujeta a asuntos de casta social, religión, sexo, color, etc.

La NADIDAD es interior. Pertenece a la conciencia. És una virtud de "los seres libres. Es su mejor gobierno y religión, que les permite existir auto-organizados en la tremenda diversidad de esta Creación. Gracias a esta extraña -para nosotros- virtud o cualidad de lo esencial, todo ocupa un lugar matemático, exacto, como en una balanza mediadora, que equilibra y compensa el Amor y la Sabiduría de todos ellos.

No confundamos la NADIDAD del Ser con la INFERIORIDAD del Yo psicológico; Este último se proyecta desde niveles muy bajos hasta, muy altos, en relación a esa dualidad llamada PLACER-DOLOR. La NADIDAD INTERIOR es diferente: ésta fluye del centro de la esencia, sus emanaciones tocan. toda la Naturaleza a través de la fuerza electromagnética sexual, relacionando de este modo todos los fenómenos, creando a su paso armonía, belleza e inteligencia. La NADIDAD es el espíritu que anima al laboratorio de la Naturaleza.

La NADIDAD INTIMA hace de este Universo de la multiplicidad un lugar donde las relaciones son" verdaderas. La experimentación de la NADIDAD nos estimularía a cada uno de nosotros para encontrar una mejor relación con nosotros mismos, y a partir de allí poder auto-descubrir los distintos yoes-defectos que en un momento dado ocupan los tres cerebros de la máquina humana (pensamiento, movimiento y emoción).

La NADIDAD está en proporción al porcentaje libre de esencia o conciencia. Perder nuestra NADIDAD INTIMA significa agotar nuestras reservas conscíentivas, las cuales nos mantienen en relación con nuestro origen, en el Ser y desde allí con todo lo creado.

Cuando la armonía del Ser no, inunda de energía, vida y luz ali alma y al cuerpo, este último busca instintivamente existir por medio de otras fuentes de energía. De este modo se crean otras dependencias físicas y psicológicas que ilusionan la mente y terminan haciendo esclava al alma.

El regreso a la NADIDAD nos devuelve al sentido psicológico de la auto-observación o imaginación positiva, que nos permite vernos íntimamente tal como somos, de cuerpo entero, comprendiendo cada faceta del pluralizado Yo. La NADIDAD INTERIOR nos permite experimentar nuestra insignificancia en relación con nuestro Ser y por ende con los demás, dando paso a la importante virtud del arrepentimiento o negación de Sí mismo. Todo esto es muy intrínseco de la conciencia, por lo tanto es algo para ser vivido.

 "El Amor que abraza a la NADIDAD INTiMAÏ es completamente desinteresado, nos enseña a morir para si mismos y a vivir para el Ser". Para comprender este asunto de la NADIDAD INTIMA reflexionemos en los siguientes aspectos de nuestra psicología y en la posibilidad de trascenderlos mediante el uso de la praxis diaria:

EL DESEO DE SER MÁS:

El Yo es el deseo de ser más. Esta es su insaciable y principal característica, hacerse sentir, subir para ocupar los primeros lugares sin importar el medio, sino el fin. De este modo el Yo es la causa del error y del dolor. Es en la comprensión del NO DESEO en la mente y el corazón que adviene la quietud y la concentración que da la NADIDAD.

"CUANDO LA MENTE ESTA CONFUNDIDA SE PRODUCE LA MULTIPLICIDAD DE LAS COSAS, PERO CUANDO LA MENTE ESTA TRANQUILA DESAPARECE LA MULTIPLICIDAD DE LAS COSAS", Budha.

La interiorización es el resultado del NO DESEO. Sólo a partir de éste nace una relación consigo mismo, después la revelación de lo que somos y por último surgen auto- determinaciones dela conciencia.

EL DESEO DE EXISTIR:

Diferenciemos entre el DESEO DE EXISTIR y el ANHELO DE SER. El DESEO-EGO es temporal y separatista. El SER es atemporal y universal. El sufrimiento deriva del DESEO DE EXISTIR egoicamente. La felicidad es el resultado de un anhelo y amor al Ser. Sólo en este anhelo de amar al Ser íntimo podemos negar el deseo del Yo de existir. "Ser es mejor que existir".

Reflexionemos: "EL PRINCIPIO QUE ORIGINA LA CREACION ES EL FUEGO. EL PRINCIPIO QUE DISUELVE LA CREACION ES EL FUEGO. EL PRINCIPIO QUE ORIGINA EL FUEGO ES EL DESEO DE EXISTIR. EL PRINCIPIO QUE DISUELVE EL. FUEGO ES EL ANHELO DE SER. EL DESEO DE EXISTIR Y EL FUEGO DEL AMOR, TRANSMUTANDOSE, SUSTENTAN LA CREACIÓN".

El Yo-animal es el fuego cristalizado negativamente. Pero ¿qué es el DESEO? Un fuego precipitado hacia el placer-dolor. En este fuego se oculta potencialmente el Amor. Cuando el fuego del Amor es avivado indignamente, conduce a un placer y a una dependencia sensual de la mente y de los sentidos físicos, encadenando al alma al ciclo evolutivo e involutivo de la materia.

El fuego del Amor avivado dignamente o dignificantemente, puede disolver nuestras falsas creaciones psicológicas, trascendiendo del DESEO al ANHELO de poder SER íntimamente, ttansmutándose lo exterior, el fuego primitivo, en Luz y Conciencia- Entonces podemos alcanzar el verdadero sentido de vivir sin existir egoicamente.

EL FUEGO EN LA NO EXISTENCIA:

Cuando hayamos disuelto la totalidad de estos agregados a la psiquis, o yoes defectos, el FUEGO del DESEO habrá cambiado por el ANHELO DE SER. De este modo, podremos vivir sin existir egoicamente. Ahora podemos ir comprendiendo que el FUEGO no es bueno ni es malo, que trasciende estos opuestos; si lo utilizamos equilibradamente nos dará el impulso secreto la chispa que hace revalorizar al alma.

Por lo tanto, el regreso a lo esencial sólo es posible con la práctica de la Doctrina del Fuego que nos instruye en el modo de despertarlo y desarrollado a lo largo de la médula espinal, uniendo la región terrenal (de la cadera hacía abajo) con la región celestial (del corazón hacía arriba).

EL TRIUNFO SOBRE EL FUEGO:

"La tentación es fuego, el triunfo sobre la tentación es luz". "Luz, más luz, gritó el Goethe antes de morir". "Aquél que ya se ha ido, aquél que ya se ha marchado, aquél que ya ha pasado a la otra orina, aquél que ha sido perfectamente transportado hasta la otra orilla, aquél a quien le fue anticipado el despertar, ¡Sea Bendito! Tadyata, Gate, Gate, Paragate, Parasamgate, Bodhi, Swaha".

En las actuales condiciones psicológicas, la NADIDAD INTERIOR es un concepto muy revolucionario, pero no pasa de ser un concepto, experimentable transitoriamente en la separación psicológica.y permanentemente en la disolución del Yo. (Enseñanzas del V.M. Samael Aun Weor)

Fecha última actualización: 18/02/2021

Añadir un comentario