Magia

Conjuracion de los 4Las conjuraciones son oraciones que sirven como defensa para los esoteristas prácticos contra las fuerzas negativas.

Conjuración de los 4 del sabio Salomón:

Caput mortum imperet tibi dominus per vivun et devotum serpentem! Cherub imperet tibi dominus per Adan Jotchavah! Aquila errans, imperet tibi dóminus per alas tauri. Serpens imperet tibi dóminus tetragramaton per Angelum et leonem. Michael, Gabriel, Raphael, Anael, fluat udor per espiritum Elohim. Maneat terra per Adan Jot-Chavah. Fiat firmamemtum per iahuvehu  Zabaoth. Fiat judicium per ignem in virtute Michael.


Ángel de los ojos muertos, obedece o disípate con esta agua santa. (+) Toro alado trabaja, o vuelve a la tierra si no quiere que te aguijonee con esta espada. (+) Águila encadenada, obedece a este signo, (+) o retírate ante este soplo (+). Serpiente movible arrástrate a mis pies o serás atormentada por el fuego sagrado y evapórate con los perfumes que yo quemo. Que el agua, vuelva al agua, que el fuego arda, que el aire circule, que la tierra caiga sobre la tierra, por la virtud del pentagrama que es la estrella matutina y en nombre del tetragrama que está escrito en el centro de la cruz de luz.
AMEN, AMEN, AMEN.

Traduccion:  Cabeza de muerto, que el señor te ordene por la viva y devota serpiente. Querubín, que el señor te ordene por Adán Jot-Chavat. Águila errante, que el señor te ordene por las alas del toro. Serpiente, que el señor tetragranmaton te manda, por el Ángel y el León. Michael, Gabriel, Raphael, Anael Fluya la humedad por el espíritu de los Elohin, Permanezca en la tierra por Adan-Jotchavat. Hágase el juicio por el fuego en virtud de Michael.


SIGNIFICADO; Con este acto de Magia se conjuran a los cuatro elementos, tierra, agua, aire y fuego, tanto exteriores como interiores, y en de sus vertientes positivas y negativas.

No puede caber duda de que para poder convertirnos en reyes de los elementos externos y de las criaturas elementales que allí viven, resulta imprescindible, con anterioridad, controlar o hacernos dueños de nuestros propios elementos atómicos.

El estudiante Gnóstico debera adquirir los siguientes valoires; pronto y activos como los Silfos; flexibles y atentos a las impresiones como las Ondinas; enérgicos y fuertes como las Salamandras; y laboriosos y pacientes como los Gnomos.

No resulta difícil comprender, por ejemplo, que una persona torpe y caprichosa jamás gobernará a los silfos y Sílfides del elemento aire. Tampoco será extraño que una persona de naturaleza blanda, fría y voluble, nunca podrá regir a las Ondinas del agua. Igualmente, un sujeto irritable, colérico y pasionario, de ningún modo mandará a las Salamandras del fuego. Asimismo, una persona perezosa, concupiscente y glotona nunca imperará a los Gnomos de la tierra.

Sólo y únicamente cuando alguien ha adquirido dominio sobre sus elementales atómicos, la Naturaleza se pone a su servicio y el Teúrgo, en tales condiciones, puede cruzar por la tempestad sin que la lluvia toque su cuerpo y sin que el viento mueva ni un solo pliegue de su traje; puede cruzar por el fuego sin quemarse; puede caminar sobre las aguas, etc.

La Conjuración de los Cuatro se ejecuta invocando a los cuatro elementos: Agua, Tierra, Aire y Fuego. Está elaborada y dividida en tres grupos de cuatro rondas, en los que se invocan a los citados cuatro elementos, en sus diferentes atributos o manifestaciones.

La Conjuración de los Cuatro comienza con el exorcismo de los cuatro elementos como entidades malignas, en su forma negativa, para ahuyentarlas. Al mismo tiempo, sirve para el ruego vehemente y para impedir algún daño o posible peligro.



¡CAPUT MORTUM, IMPERET TIBI DOMINUS PER VIVUM ET DEVOTUM SERPENTEM! (Agua) [Capút mórtum, impéret tíbi Dóminus per vívum et devótum Serpéntem] (Cabeza de muerto, que el Señor te ordene por la viva y devota Serpiente) Se conjura a la ‘Cabeza de muerto’ con la serpiente ascendente o Kundalini (la viva y devota sierpe). La expresión ‘Cabeza de muerto’ se menciona porque, al hallarnos conjurando a los cuatro elementos, en su forma negativa, se toma el símbolo de la cabeza de la Esfinge milenaria, alegoría del elemento Agua.

¡CHERUB, IMPERET TIBI DOMINUS PER ADAM JOT-CHAVAH! (Tierra) [Cherúb, impéret tíbi Dóminus per Adám Iot-Chaváj] (Querubín, que el Señor te ordene por Adán Jot-Chavah) Se nombra a la divinidad caída (alada y con cara de toro), para que el Señor la mande u ordene por el Adán Celestial, el Adam Kadmon del Génesis. El toro representa al elemento Tierra, al mundo físico. Adam, como uno de los Diez Sublimes Patriarcas Antediluvianos, representa a todos los millones de habitantes de la Lemuria.

¡AQUILA ERRANS, IMPERET TIBI DOMINUS PER ALAS TAURI! (Aire) [Áquila erráns, impéret tíbi Dóminus per álas táuri] (Águila errante, que el Señor te ordene por las Alas del Toro) El Águila errante representa al Mundo Mental, al elemento Aire, pero desordenado dentro de nosotros. Las Alas del Toro representan a la Imaginación Objetiva, a la facultad consciente del discernimiento, a la Tierra Filosofal Pura.

¡SERPENS, IMPERET TIBI DOMINUS TETRAGRAMMATON PER ÁNGELUM ET LEONEM! (Fuego) [Sérpens, impéret tíbi Dóminus Tetragrammatón per Ángelum et leoném] (Serpiente, que el Señor te mande por el Tetragrammaton, por el Ángel y el León) La serpiente, en este caso la descendente, el abominable órgano kundartiguador, como fuego infernal, es conjurada con el nombre de Dios (Tetragrammaton), por el Fuego Angélico. Recordemos que los Ángeles son Ministros del Fuego, Delegados de Dios, quien, a su vez, es Fuego Devorador. El León simboliza también al Fuego.
El Tetragrammaton representa el domino del Hombre Solar sobre los cuatro elementos de la Naturaleza. También es un mantram sagrado.

Tras haber conjurado la parte negativa de los elementos, se invoca seguidamente a los Genios o Ángeles Regentes de cada uno de ellos: Michael (el Fuego); Gabriel (el Agua); Rafael (el Aire); y Anael (la Tierra).

¡MICHAEL, GABRIEL, RAPHAEL, ANAEL! (Fuego, Agua, Aire y Tierra, respectivamente) [Míchael, Gábriel, Ráphael, Ánael] (Miguel, Gabriel, Rafael, Anael)

Michael es Arcángel y Cosmocrator. Regente del Sol. Pertenece al Rayo de la Sabiduría. Ejecutó la misión de expulsar a todos los magos negros de los planos superiores de conciencia.

Gabriel es un Arcángel y Cosmocrator. Regente de la Luna.

Rafael es el Ángel y Cosmocrator. Regente del Planeta Mercurio. Rige la Medicina. Se turna en este trabajo de ayuda a la humanidad con otros Ángeles. Él lo lleva a cabo en la primavera.

Anael es un Ángel de gran sabiduría, llamado el Ángel del Amor. Tiene como doble tenebroso astral a Lilit. Se le puede invocar en la cuarta dimensión para que acuda, al objeto de interesarnos por alguna cuestión de nuestro interés en el trabajo interno.

Seguidamente, se invoca la parte positiva de los Cuatro Elementos.

¡FLUAT UDOR PER SPIRITUM Elohím! (Agua) [Flúat údor per Espíritum Eloím] (Fluya el Perfume, por el Espíritu de los Elohím) Este perfume o quintaesencia, se refiere al elemento Agua. También puede entenderse este perfume como el resultado mismo de la Creación de los Elohím, realizada partiendo de la materia grosera o caótica. Recordemos que los Dioses Santos (Elohím), fecundan a las Aguas Caóticas para que surja la vida.

¡MANEAT TIERRA PER ADAM JOT CHAVAT! (Tierra) [Máneat térra per Adám Iot-Chaváj] Permanezca la Tierra por Adán Jot Chavah) Adán Jot Chavah es, en nosotros, Adán-Eva, el Andrógino Divino, nuestro Real Ser. Él es el único capaz de ordenar nuestra tierra filosofal (el hombre terrenal constituido por los cuatro cuerpos solares).

¡FIAT FIRMAMENTUM PER JEHOVÁ-Sabaoth! (Aire) [Fíat firmaméntum per Iód-He-Vaú-Jje Chabajót] (Hágase el Firmamento por IOD-HE-VAU-HE  ZEBAOTH) Nos referimos, en este momento, al elemento Aire (el Firmamento), y a la creación realizada por Zebaoth, el Ejército de la Voz, la Gran Palabra. Para ello se utiliza la fuerza sexual masculina-femenina: IOD (el Varón), HE (la Mujer), VAU (Fuerza Positiva), HE (Fuerza Negativa).

Hiod o Iod es el principio masculino, el Jehová Íntimo de cada persona. Hevé es el principio femenino, nuestra Divina Madre Kundalini particular. Jehová es también una Jerarquía Angélica. Regente de la Luna y Jefe Supremo del Rayo Positivo de ese astro que gobierna el Edén, el Paraíso. Enseña Magia Sexual Blanca. Jehová, en la actualidad, no tiene cuerpo físico.

¡FIAT JUDICIUM PER IGNEM IN VIRTUTE MICHAEL! (Fuego) [Fíat judícium per ígnem in virtúte Míchael] (Hágase el Juicio, por el Fuego en virtud de Michael) Tal expresión puede entenderse como una purificación que debe realizarse con el fuego y en virtud de los poderes que le han sido conferidos a Miguel, el Regente del Sol.

Concluida esta parte imperativa de la Conjuración, se ordena la transformación de los aspectos negativos en sus correspondientes Positivos, por el Poder y la Fuerza de estos últimos.

ÁNGEL DE OJOS MUERTOS, ¡OBEDECE O DISÍPATE CON ESTA AGUA SANTA! (Agua) El ‘Ángel de ojos muertos’ se refiere a las aguas muertas, anteriormente mencionadas. Se ordena que se disipen con las aguas puras de vida, vale decir, con las aguas transmutadas, purificadas.

TORO ALADO, ¡TRABAJA O VUELVE A LA TIERRA SI NO QUIERES QUE TE AGUIJONEE CON ESTA ESPADA! (Tierra) El toro representa al elemento Tierra. El Toro Alado simboliza lo Espiritual,
la Inteligencia y la Fuerza. Se le ordena trabajar, dentro de nosotros mismos, utilizando el poder de la Voluntad. La Espada de la Voluntad es resultado del trabajo sexual alquímico.

ÁGUILA ENCADENADA, ¡OBEDECE A ESTE SIGNO (†) O RETIRATE CON ESTE SOPLO! (Aire) Esta frase constituye una orden de liberar el Águila (representativa del elemento Aire), eliminando las cadenas que nos impiden llegar al Espíritu, al Ser. Para ello se debe trabajar con la Cruz Sexual (el Lingam-Yoni) y con el Soplo Divino, el Gran Aliento.

SERPIENTE MOVIBLE, ¡ARRÁSTRATE A MIS PIES O SERÁS ATORMENTADA POR EL FUEGO SAGRADO, Y EVAPÓRATE CON LOS PERFUMES QUE YO QUEMO! (Fuego) La ‘Serpiente movible’ es el fuego voluptuoso y pasional, el fuego negativo-sexual, la serpiente tentadora. Ella debe arrastrarse a nuestros pies, al conjuro del Fuego Sagrado y de las virtudes del Alma (los Perfumes) que surgen del trabajo con ese mismo Fuego.

La siguiente parte de la Conjuración de los Cuatro, se explica por sí misma, por cuanto ordena a los aspectos negativos de los cuatro elementos integrarse o transmutarse en sus correspondientes condiciones positivas dice:

¡QUE EL AGUA VUELVA AL AGUA! (Agua) ¡QUE EL FUEGO ARDA! (Fuego) ¡QUE EL AIRE CIRCULE! (Aire) ¡QUE LA TIERRA CAIGA SOBRE LA TIERRA! (Tierra)

A continuación, se invoca el poder del Hombre Autorrealizado, una vez se ha transformado de su condición anterior y el auxilio de Dios, rogando, por último, que se cumpla según todo lo implorado.

POR LA VIRTUD DEL PENTAGRAMA QUE ES LA ESTRELLA MATUTINA El Pentagrama simboliza al Hombre Solar, al Hombre Auto-Realizado. La Estrella de Cinco Puntas o Estrella Flamígera, con su ángulo superior hacia arriba y los dos inferiores hacia abajo, nos permite defendernos de los ataques de los tenebrosos, ya que, ante su poder, huyen despavoridos. La Estrella de la Mañana, Venus, alegoriza a lo que cada uno se convierte cuando blanquea al diablo, a Lucifer.

Y EN EL NOMBRE DEL TETRAGAMA En el nombre de Dios. QUE ESTÁ ESCRITO EN EL CENTRO DE LA CRUZ DE LUZ El Cristo. AMÉN, AMÉN, AMÉN. En hebreo esta palabra está formada por las letras A, M y N, cuyos valores cabalísticos son 1, 40 y 50. dichos valores sumados cabalísticamente arrojan 91, o sea, 10. Tal palabra es un símil de Jehová-Adonai. También en hebreo, esta voz equivale a la palabra Verdad, y, en lenguaje común, se traduce como “Así Sea”, pero en esoterismo significa “El Oculto”, o sea, lo que está escondido.

(Recopilacion de la teurgia gnóstica)

Añadir un comentario