Judas Iscariote

JudasDice el V.M. Samael Aun Weor en su libro de la Gran Rebelión: “Incuestionablemente cada uno de nosotros lleva en su psiquis a los tres traidores. Judas, el demonio del deseo; Pilatos el demonio de la mente; Caifás, el demonio de la mala voluntad. Estos tres traidores crucificaron al señor de Perfecciones en el fondo mismo de nuestra alma.

Se trata de tres tipos específicos de elementos inhumanos fundamentales en el drama cósmico. Indubitablemente el citado drama se ha vivido siempre secretamente en las profundidades de la conciencia superlativa del ser.

No es pues, el drama cósmico propiedad del Gran Kabir Jesús como suponen siempre los ignorantes ilustrados. Los Iniciados de todas las edades, los Maestros de todos los siglos, han tenido que vivir el drama cósmico dentro de sí mismos, aquí y ahora.

Empero, Jesús el Gran Kabir tuvo el valor de representar tal drama íntimo públicamente, en la calle y a la luz del día, para abrir el sentido de la iniciación a todos los seres humanos, sin diferencias de raza, sexo, casta o color. Es maravilloso que halla alguien que en forma pública enseñare el drama íntimo a todos los pueblos de la tierra.”

En el Mensaje de Navidad dejado por el maestro Samael Aun Weor correspondiente al año 1973-1974 dice:Judas Iscariote es otro caso muy interesante. Realmente este Apóstol jamás traicionó a Jesús el Cristo; sólo representó un papel, y éste se lo enseñó su Maestro Jesús.  El Drama Cósmico, la vida, pasión y muerte de nuestro Señor el Cristo, fue representada desde los antiguos tiempos por todos los Grandes Avataras. El Gran Señor de la Atlántida, antes de la segunda catástrofe transapalniana, representó en carne y hueso el mismo Drama de Jesús de Nazaret.”JUDAS ISCARIOTE, ante todo, NO ES lo que pretenden las gentes que es: UN TRAIDOR; eso es completamente falso.

Él se aprendió su papel, y lo aprendió de Jesús; Jesús se lo enseñó. Así como Pedro, Juan y Santiago, y todos ellos tuvieron su papel, así también Judas lo tuvo; UN PAPEL QUE TUVO QUE REPRESENTAR en la vida práctica, en el Drama Cósmico de la Iniciación. Judas no quería hacer ese papel. Pedro se ofreció a hacer el papel de Judas, pero Jesús no aceptó que Pedro hiciera ese papel. Ya Jesús había escogido a cada uno para su respectivo papel.

JUDAS REPRESENTA LA DISOLUCIÓN DEL EGO, del Yo, del mí mismo, del sí mismo. El Evangelio de Judas es la muerte del mí mismo; ¡y he ahí lo grandioso: Sin Judas no hay Drama Cósmico!

En cuanto a PEDRO, su Evangelio es EL SEXO. Por eso se dice: “Petrus, Pedro, Piedra, Patar”… JUAN, ES EL VERBO, la Palabra; PABLO, representa la FILOSOFÍA, la GNOSIS, la SABIDURÍA; FELIPE tiene un Evangelio preciosísimo: El de las SALIDAS ASTRALES, el del DESPERTAR DE LA CONCIENCIA, el de los VIAJES EN ESTADO DE JINAS, el de la ALTA MAGIA práctica, y así sucesivamente…

De manera pues que Judas tenía su Evangelio, el de la Disolución del Ego. Sin Judas no hay Drama Cósmico, no. ¿De qué manera se desarrolla el Drama si no hay un Judas? Se necesitaba que el Drama se desarrollara, pero tenía que haber alguien que iniciara el Drama, y ése es Judas. Por eso en la Edad Media existió un Grupo Gnóstico que se llamaba la de “LOS ISCARIOTES”. Ese grupo se dedicaba a estudiar el Esoterismo del Evangelio de Judas…, Los Iscariotes…

Así pues, a Judas no se le ha hecho justicia; la gente ha interpretado el Evangelio a la letra muerta, literalmente…

JUDAS ES EL MÁS EXALTADO DE LOS DOCE; es el Apóstol más exaltado, es el que está más “muerto”, el más elevado de todos (después de Jesús sigue Judas), hasta tal punto, que está dicho que el día que el Gran Kabir, Jeshuá Ben Pandirá, Jesús el Cristo, entre al Absoluto Inmanifestado, Judas entrará con él; está lo suficientemente preparado para entrar al Absoluto.

Y esto no lo entienden las gentes profanas, porque interpretan el Evangelio a la letra muerta, desafortunadamente…

Y dejamos para la reflexion estas tres frases de distintos iniciados, que bien merece la pena reflexionarlas... Con la muerte se mata a la muerte por toda la eternidad. (V.M. Samael Aun Weor)  Bienaventurado aquel cuyos vicios mueren antes que él. (Hermes Trismegisto)  El principal secreto de la gran Obra, es la capacidad de matar al vivo (los Egos) y devolver la vida al muerto (El Ser) (Fulcanelli)

Añadir un comentario