Judas Iscariote

Judas iscariorteDice el V.M. Samael Aun Weor en su libro de la Gran Rebelión: “Incuestionablemente cada uno de nosotros lleva en su psiquis a los tres traidores. Judas, el demonio del deseo; Pilatos el demonio de la mente; Caifás, el demonio de la mala voluntad. Estos tres traidores crucificaron al señor de Perfecciones en el fondo mismo de nuestra alma.

Se trata de tres tipos específicos de elementos inhumanos fundamentales en el drama cósmico. Indubitablemente el citado drama se ha vivido siempre secretamente en las profundidades de la conciencia superlativa del ser.

No es pues, el drama cósmico propiedad del Gran Kabir Jesús como suponen siempre los ignorantes ilustrados. Los Iniciados de todas las edades, los Maestros de todos los siglos, han tenido que vivir el drama cósmico dentro de sí mismos, aquí y ahora. Empero, Jesús el Gran Kabir tuvo el valor de representar tal drama íntimo públicamente, en la calle y a la luz del día, para abrir el sentido de la iniciación a todos los seres humanos, sin diferencias de raza, sexo, casta o color. Es maravilloso que halla alguien que en forma pública enseñare el drama íntimo a todos los pueblos de la tierra.”

En el Mensaje de Navidad dejado por el maestro Samael Aun Weor correspondiente al año 1973-1974 dice:Judas Iscariote es otro caso muy interesante. Realmente este Apóstol jamás traicionó a Jesús el Cristo; sólo representó un papel, y éste se lo enseñó su Maestro Jesús.  El Drama Cósmico, la vida, pasión y muerte de nuestro Señor el Cristo, fue representada desde los antiguos tiempos por todos los Grandes Avataras. El Gran Señor de la Atlántida, antes de la segunda catástrofe transapalniana, representó en carne y hueso el mismo Drama de Jesús de Nazaret.”

Y dejamos para la reflexion estas tres frases de distintos iniciados, que bien merece la pena reflexionarlas... Con la muerte se mata a la muerte por toda la eternidad. (V.M. Samael Aun Weor)  Bienaventurado aquel cuyos vicios mueren antes que él. (Hermes Trismegisto)   El principal secreto de la gran Obra, es la capacidad de matar al vivo (los Egos) y devolver la vida al muerto (El Ser) (Fulcanelli)

  • 3 votos. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario