La última cena

Ultima cenaLa Última Cena es una ceremonia mágica de inmenso poder. Algo muy similar a la arcaica ceremonia de la Hermandad de la Sangre. La tradición de esta hermandad dice que si dos o más personas mezclan su sangre entre una copa y luego beben de ella, quedan hermanados eternamente por la sangre.  

Los vehículos astrales de estas personas se asocian entonces íntimamente para toda la eternidad. El pueblo hebreo atribuye a la sangre características de un tipo muy especial.

La Última Cena fue una ceremonia de sangre. Los apóstoles trajeron cada uno entre su copa, gotas de su propia sangre, y vaciaron estas gotas entre el cáliz del Cristo Jesús. 

En ese cáliz el Adorable había echado también su sangre real. Así, entre el Santo Grial, se mezcló la sangre del Cristo Jesús con la sangre de sus discípulos.

Cuenta la tradición, que Jesús también les dio a comer a sus discípulos, partículas infinitesimales de su propia carne. “Y tomando el pan, habiendo dado gracias, lo partió, y les dio diciendo: “Este es Mi Cuerpo, que por vosotros es dado: haced esto en memoria de Mí”.

“Así mismo también el vaso, después que hubo cenado diciendo: Este pacto es el nuevo pacto en mi Sangre, que por vosotros se derrama”. Así se firmó el pacto. Todo pacto se firma con sangre. El Astral del Cristo Jesús quedó asociado, unido a sus discípulos y a toda la humanidad, por el pacto de sangre. El Adorable es el Salvador del mundo.

Esta ceremonia de sangre es tan antigua como el infinito. Todos los grandes Avataras la han verificado desde los antiguos tiempos. El Gran Señor de la Atlántida también realizó la Última Cena con sus discípulos. Esta ceremonia de sangre no fue improvisada por el Divino Maestro. Esta es una ceremonia arcaica antiquísima, la ceremonia de sangre de los grandes Avataras.

Toda Unción Gnóstica, sea cual quiera el culto o creencia, secta o religión, está asociada, unida íntimamente a la Última Cena del Adorable, por el pacto de sangre. La Santa Iglesia Gnóstica Cristiana Primitiva, a la cual nosotros tenemos la dicha de pertenecer, conserva en secreto los rituales primitivos que usaron los apóstoles. Estos fueron los rituales de los cristianos que se reunieron en las catacumbas de Roma durante la época del Cesar Nerón. Estos son los rituales de los Esenios, casta humilde de grandes Iniciados entre los que se contaba el Cristo Jesús. Estos son los rituales primitivos de los antiguos cristianos.

Estos rituales tienen el poder. En ellos se halla contenida toda nuestra ciencia secreta del Gran Arcano. Cuando ritualizamos, vocalizamos ciertos Mantram que tienen el poder de sublimar la energía sexual hasta el corazón. En el templo corazón vive el Cristo Interno. Cuando las energías sexuales se subliman al corazón, tienen entonces la inmensa dicha de mezclarse con las fuerzas del Cristo Interno, para que pueda entrar en los mundos superiores.

Nuestros rituales se repiten en todos los siete grandes planos cósmicos. La ceremonia ritual establece un canal secreto desde la región física, pasando por todos los siete grandes planos, hasta el mundo del Logos Solar. Los átomos Crísticos del Logos Solar descienden por ese canal, y entonces se acumulan en el pan y en el vino.

Así es como realmente el pan y el vino, por obra de la transubstanciación se convierten en la carne y en la sangre del Cristo. Al comer el pan y al beber el vino, los átomos Crísticos se difunden por todo nuestro organismo y pasan a los cuerpos internos para despertarnos los poderes de la naturaleza solar. Los apóstoles bebieron sangre del Cristo y comieron carne del Cristo. Samael Aun Weor

Para ver el video de "El simbolismo de La Semana Santa y el equinoccio de primavera" hacer CLIC aqui 

Añadir un comentario