La cristalización de las 3 fuerzas

La crtisdtalizacion de las 3 fuerzas¿Cuál es exactamente el objeto de estos estudios, con qué objeto? ¿Cuál es nuestro propósito? ¿Qué es lo que queremos? Esto es algo que todos nosotros debemos reflexionar profundamente.

Ante todo quiero que ustedes sepan que detrás de este sol que nos alumbra y nos da vida, está el Sagrado Absoluto Solar. Cada uno de nosotros, tiene en el Sagrado Absoluto la raíz misma de su Ser.

Se nos ha hablado mucho sobre el Ain Soph Paranispana, ese Ain Soph es la estrella interior que siempre nos ha sonreído. Cierto autor muy sabio decía: “levanto los ojos a las estrellas de las cuales me ha de llegar el auxilio, pero yo siempre sigo la estrella que guía mi interior”, ese es el Ain Soph Paranispana.

Indudablemente mis caros hermanos, del Ain Soph emana el incesante hálito eterno, para sí mismo profundamente ignoto, el activo Okidanock omnipresente, omnisciente. Indubitablemente, de ese activo Okidanock, de ese rayo tremendo que nos une al Ain Soph Paranispana, ubicado como ya lo dijimos en el Sagrado Absoluto Solar, devienen las tres fuerzas primarias. A la primera la denominaremos Santo Afirmar, a la segunda Santo Negar y a la tercera Santo Conciliar.

En el lenguaje Indostánico, a la primera podríamos llamarla Brahama, a la segunda Vishnú y a la tercera Shiva. Son las tres fuerzas: positiva, negativa y neutra. Cada uno de nos, en sí mismo, particularmente tiene aquel rayo que lo une a la Gran Realidad. Cada uno de nos, en sí mismo tiene esas tres fuerzas. En síntesis, cada uno de nosotros, está conectado al Sagrado Absoluto Solar.

Empezando en forma macrocósmica, ya no desde el punto de vista del microcosmos-hombre, veremos como el Santo Okidanock, omnipenetrante, omnisciente, queda involucrado en los mundos, pero no aprisionado en los mundos. Durante la manifestación, el Santo Okidanock emana de si mismo las tres fuerzas para la creación, sin estas tres fuerzas, positiva, negativa y neutra, sería imposible realmente toda creación.

Si observamos cuidadosamente las creaturas de toda la Naturaleza, vemos en los animales unicerebrados, es decir, de un solo cerebro, tales como caracoles, tales como insectos que duran solo una tarde de verano, moluscos, etc., se expresa únicamente una fuerza.

En los bicerebrados o animales de orden superior como las aves, como los cuadrúpedos, etc., se manifiestan dos fuerzas; mas sólo en el animal intelectual equivocadamente llamado hombre se expresan las tres fuerzas. Por eso es que solamente el animal intelectual podría llegar a cristalizar dentro de sí mismo a las tres fuerzas primarias de la Naturaleza.

Eso, precisamente eso, mis caros hermanos, es lo que quiere el Sagrado Absoluto Solar. Es nuestro deber luchar por lograr en nosotros mismos la cristalización de esas tres fuerzas primarias de la Naturaleza. Cuando alguien logra cristalizar en sí mismo las tres fuerzas primarias, indubitablemente alcanza el estado Logoico, llega a la meta, gana el derecho de regresar al Sagrado Sol Absoluto. Eso, precisamente eso, es lo que quiere el Sagrado Absoluto Solar, realizar dentro de nosotros en lo psico-fisiológico, en lo psico-somático, etc., la cristalización de las tres fuerzas primarias de la Naturaleza.

Sólo así llegamos a convertirnos en lo que se llama el Adán Celestial, el Adán Kadmon del que hablan los Cabalistas. Reflexionemos, estamos llamados pues, a cristalizar esas tres fuerzas dentro de la Naturaleza, en nosotros mismos aquí y ahora.

¿Qué es un Maestro Koutumí? Un Hombre que cristalizó las tres fuerzas primarias dentro de sí mismo. ¿Qué es un Moria? Un Hombre que cristalizó fuerzas dentro de sí mismo. ¿Qué es un Jesús de Nazaret? Un Hombre que logró cristalizar esas tres fuerzas en sí mismo. ¿Qué es un Sanat Kummará? Alguien que logró cristalizar en sí mismo las tres fuerzas primarias de la Naturaleza y del Cosmos.

No se trata simplemente mis caros hermanos de encarnarlas. Si llenáramos un vaso con agua, esta puede perderse al tocarse el vaso o al romperse. Otra cosa es cristalizar ese agua dentro del vaso, así queda firme; lo mismo sucede mis caros hermanos con el Logos, si lo encarnáramos únicamente, quedaría como un habitante nada más, algo así como el agua en el vaso, puede escapar; no estaría allí más, dentro de nuestro cuerpo, sino de visita. Cristalizarlo es diferente y precisamente eso es lo que necesitamos.

Pero vamos al fondo mis caros hermanos, estamos reunidos aquí con el propósito de saber, queremos saber, y es obvio que cada uno de nos, debe convertirse en un Logos, es obvio que cada uno de nos, puede lograr la cristalización de las tres fuerzas primarias en si mismo y dentro de si mismo, aquí y ahora. Lo importante es saber cómo, el procedimiento, el método, el sistema que no falle, que sea exacto, que sea preciso, y existe afortunadamente.

Ante todo, hemos de empezar por despertar el Kundalini, la Serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes, si es que realmente queremos lograr la cristalización de las tres fuerzas primarias dentro de nosotros mismos aquí y ahora. Devi Kundalini Shakti, es también el Prana, la Vida. Se encuentra enroscado como ya sabemos, tres veces y media dentro del chacra Muladhara.

Tal centro magnético se halla situado exactamente en el hueso coxígeo; en el esoterismo cristiano se le conoce como la Iglesia de Efeso. Muchos son los procedimientos con los cuales se quiere despertar al Kundalini. Alguna vez vi yo en película algo muy curioso que sucede en las tierras del Indostán bárbaro por cierto, aparecía allí un yoguín con ese hueso coxígeo al desnudo, destapado, le habían abierto pues, con cuchillo aquella parte, es decir, le habían quitado la piel que cubre el hueso y hasta la carne misma se la habían abierto, era bárbaro el procedimiento y otros yoguines con un trapo o pedazo de tela frotaba intensivamente el coxis de la víctima.

Claro está, objetivo: despertar el Kundalini. Un sistema bárbaro obviamente, la forma como movía aquel trapo, muy semejante al procedimiento que usan los engrasadores de calzado para limpiar los zapatos cuando están sacándole brillo; ignorancia claro, ignorancia, así no se despierta jamás la Serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes.

Otros intentan despertar a Devi Kundalini con los Pranayamas. Se inhala por la fosa nasal derecha, se retiene, se exhala por la izquierda y viceversa, se controla el aliento con los dedos índice y pulgar.

No niego el valor del Pranayama, es grandioso para vitalizar el cuerpo, pero no sirve para despertar a Devi Kundalini, la Serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes; empero saltan algunas chispas que se desprenden del coxis, que circulan por los Nadhis o canales orgánicos y vienen momentos de iluminación; entonces el yoguín cree que ha despertado el Kundalini, mas no, el Kundalini continúa todavía enroscado dentro del chacra Muladhara.

Algunos suponen que un santo varón puede tender la mano sobre el Chela para que despierte la Culebra Ignea, pero ese concepto también está equivocado. La Serpiente Mágica solamente despierta, mis caros hermanos con un solo procedimiento, el Sahaja Maithuna. Lo he enseñado en todas mis obras, lo he repetido en todas las clases hasta la saciedad. Al llegar a esta parte podría calificársenos de fanáticos del sexo, así el ser humano busca evasivas, justificaciones para sus debilidades, diversas formas de auto-engaño, etc.

Alguna vez ya lo he contado muchas veces aquí, a más de repetir incansablemente, estando en el estado de Shamadí o Satori, pregunté a Devi Kundalini en la siguiente forma: “¿es posible que allá en el mundo físico exista alguien que pueda auto-realizarse sin necesidad de la Magia Sexual?” La respuesta fue terrible: “Imposible, hijo mío, eso no es posible”. Yo me quedé reflexionando; cuando pensamos en tantos equivocados sinceros que abundan en el mundo, que creen que mediante el celibato es como pueden llegar a la Auto-Realización íntima del Ser.

No puede uno menos que sentir verdadera compasión por la humanidad; quienes así piensan, quienes defienden el celibato, en el fondo no solamente ignoran, sino además, ignoran que ignoran. No solamente no saben, sino además, no saben que no saben. Si esos tuvieran completamente despierto el sentido espacial podrían verificar por sí mismos, directamente la cruda realidad del animal intelectual, entonces se darían cuenta de que no poseen realmente esos cuerpos suprasensibles de que hablan los pseudo-esoteristas y pseudo-ocultistas.

Cuando alguien ha desarrollado realmente los chacras y estudia detenidamente a las gentes, puede darse cuenta cabal de que todas las personas únicamente poseen un solo cuerpo, el físico y nada más; el asiento vital, el Lingam Sarira de los Indostaníes, la Mumia de Paracelso, ¿en dónde están? Esta no es realmente más que la sección tetra dimensional del mismo cuerpo físico. Y más allá de ese cuerpo físico con su Asiento Vital, ¿qué es lo que realmente tienen las gentes?

El Ego; sí, tienen algo más: el Ego, el “yo”, el “mí mismo”, el “sí mismo”. Este Ego puede ser confundido con el Cuerpo Astral y muchos pseudo-esoteristas y pseudo-ocultistas lo han confundido, no solamente lo confundieron en el pasado, sino que todavía lo siguen confundiendo.

El Ego es una suma de valores negativos; una gama dijéramos de pasiones, odios, celos, desconfianzas, fornicaciones, etc., etc., etc. El Ego no es el Cuerpo Astral. Mirar esta realidad es necesario, pero solamente es posible mediante el despertar de los chacras. Llegar a evidenciar este crudo realismo del animal intelectual es importante. Solamente puede verificar eso, quien despierta la Conciencia. El inconsciente, el dormido, jamás puede verificar esta verdad. Las distintas escuelas de pensamiento pseudo-ocultistas y pseudo-esoterista, sostienen que el hombre tiene su Cuerpo Mental. Acepto esto para el Hombre, pero yo no podría aceptarlo para el animal intelectual equivocadamente llamado Hombre.

Repito, el bípedo tri-cerebrado o el homúnculo racional –para ser más claros–, no tiene Cuerpo Mental, no tiene mente, tiene mentes que es diferente, ¿me explico? El Ego es una suma de agregados psíquicos, horripilantes vicios que personifican a nuestros errores. Es obvio, que cada una de esas víctimas posee una mente propia; hablando en términos diferentes diremos: el Ego es una suma de “yoes”, no hay un “yo”, sino muchos “yoes” dentro de cada individuo. Esto poco lo pueden entender algunos y sin embargo, debemos entenderlo todos.

El “yo” de la ira, el “yo” del odio, el “yo” de la fornicación, el “yo” de la envidia, el “yo” de la violencia, etc., etc., etc., dominan esos “yoes”. A simple vista no se ven, con el sentido espacial si se ven; quien tenga el sentido espacial podrá verificar lo que yo estoy diciendo, vería un conjunto de “yoes” que constituyen el Ego.

Que cada uno de esos “yoes” tenga mente propia, es verdad. Cuando estamos llenos de odio vemos negro todo, cuando estamos llenos de envidia todo lo vemos verde, nos disgusta el triunfo de los demás, etc. Cuando tenemos proyectos en la mente, tal “yo” que controla a los centros de la máquina orgánica se siente el amo, el señor, el único, el jefe.

El individuo que jura amor eterno a una mujer, mañana es desplazado por otro “yo” que nada tiene que ver con este juramento. El “yo” que es entusiasta por esta clase de estudios, que concurre aquí a este centro, mañana es desplazado por otro “yo” que nada tiene que ver con estos estudios y entonces vemos como el sujeto se retira, no vuelve. Así pues, somos máquinas manejadas por muchas entidades perversas, no somos individuos, no nos hemos individualizado todavía, nos encontramos en un estado lamentable, pero nos creemos dioses. Debemos reflexionar en esto profundamente.

Indubitablemente pues, tenemos una mente que piensa una cosa y mañana es desplazada por la mente que piensa otra cosa; el animal intelectual no tiene Cuerpo Mental. Hallándonos pues, en estas condiciones debemos reflexionar.

Se nos ha dicho que tenemos un Cuerpo Causal, los pseudo-esoterista así lo enfatizan, los pseudo-ocultistas, pero el Cuerpo Causal es el Cuerpo de la Voluntad Consciente. El Hombre que posee la Voluntad Consciente jamás es víctima de las circunstancias, puede determinarlas, sí, a voluntad, pero no ser víctima de ellas. El que es víctima de las circunstancias no tiene el Cuerpo de la Voluntad Consciente, no lo posee, porque si lo poseyera no sería víctima de las circunstancias.

Pero los pseudo-ocultistas creen que el hombre tiene ese Cuerpo de la Voluntad Consciente, los hechos demuestran lo contrario, y hechos son hechos y ante los hechos tenemos que rendirnos. Así pues, lo único que poseemos dentro es el Ego Animal. Hay algo más decente que tenemos, eso sí, me refiero a la Esencia, es lo más aristocrático que tenemos dentro, pero esta Esencia está embotellada entre todo ese conjunto de “yoes” pendencieros y gritones; nuestra Esencia se procesa de acuerdo con su propio condicionamiento, ese es el estado en que nos encontramos mis caros hermanos.

Ahí tenemos comunidades enteras, no quiero mencionar a ninguna, hombres célebres, ¿cuál de ellos se ha auto-realizado?

En el hombre o en el animal intelectual equivocadamente llamado hombre, generalmente esta tríada puede manifestarse en todo su poderío y en toda su plenitud; en el primero, el Santo Afirmar. En el animal intelectual llamado mujer está activa la segunda fuerza, el Santo Negar. Si se quiere hacer una creación obviamente se ha de necesitar activar las tres fuerzas, he ahí el misterio de la creación. Cuando el Santo Negar y el Santo Afirmar son reconciliados por la tercera fuerza, cuando se unen mediante una tercera fuerza, cuando se fusionan estas tres fuerzas, resulta de allí una creación, un hijo o un monstruo o lo que sea, pero algo se ha creado.

Que se puede crear el Cuerpo Astral de que hablara Felipe Teofrastus Bombastus Von Hohenheim, el Eidolón, el Vehículo Sideral, obviamente hemos de utilizar las tres fuerzas primarias de la Naturaleza; entonces, hombre y mujer unidos en la Forja de los Cíclopes, pueden crear el Cuerpo Astral. En verdad es: no extraer del organismo el sagrado esperma, antes bien, producirlo para transmutarlo y convertirlo en energía. Cuando es sabiamente transmutado el resultado es la cristalización del cuerpo Astral dentro de nuestro propio organismo. Mucho más tarde habremos de crear el Cuerpo de la Mente mediante el Amor, mediante la unión sexual hombre y mujer, es como podremos crear ese maravilloso instrumento y por último el Cuerpo de la Voluntad Consciente.

Ya hemos hablado claramente sobre lo que es el Hidrógeno Sexual Si-12, hemos dicho que al no gastar el esperma, al no extraerlo del organismo, el hidrógeno allí contenido viene a cristalizar en la figura del Cuerpo Astral; hemos dicho también que tal hidrógeno al no ser eliminado se transforma en el Mental y por último en el Causal. Necesitamos de la unión sexual para llegar a crear completamente los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, es lo que no saben precisamente los ignorantes ilustrados.

Sólo el que ha creado esos Cuerpos Existenciales Superiores, puede verdaderamente encarnar dentro de sí mismo a su Alma Humana, convertirse en Hombre con Alma, en un verdadero Hombre. Sólo los Hombres auténticos pueden aspirar a la Auto-Realización; antes de eso, antes de tal anhelo, debemos de convertirnos en Hombres.

Así pues hermanos, Kundalini sólo despierta mediante el contacto sexual y los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser solamente pueden ser creados mediante el Sahaja Maithuna en la Forja de los Cíclopes.

El animal intelectual no es Hombre, pero cree serlo, lleva dentro de su interior la semilla que desarrollada le transforma en Hombre, pero hay que romper la revolución de la semilla misma para convertirnos en Hombres. Es pues, el celibato lo contrario; por medio del celibato nadie puede crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. Una sola fuerza, la masculina, no podría crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, y la sola fuerza femenina no podría crear tales vehículos suprasensibles; se necesita de la unión de la fuerza masculina y de la fuerza femenina, mediante la conciliación de la tercera fuerza. Las tres fuerzas sí pueden originar nuevas creaciones, eso es lo que no entienden muchos ignorantes ilustrados.

El Sahaja Maithuna tiene varios aspectos trascendentes y trascendentales. En el Sahaja Maithuna, “solve et coagula”, es decir, disolver y coagular, disolver el Ego, sí, el “yo”, el “mí mismo” y coagular el Hidrógeno Sexual Si-12 en la forma de los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. Ese es el camino para convertirnos en Hombres auténticos, legítimos y verdaderos. Una vez convertidos en Hombres, en el sentido más completo de la palabra, se aspira a la suprema Cristificación.

Mediante el Sahaja Maithuna creamos los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser y utilizando también la Lanza de Longibus o la Lanza de Aquiles en esos instantes podemos desintegrar al “yo”, al “mí mismo”, al “sí mismo”.

Algunos seres humanos quieren huir, irse a las montañas, volverse vegetarianos, etc., creen que así pueden realizarse. Realmente les digo a ustedes lo siguiente: necesitamos vivir en sociedad, en el mundo, porque en el estado de convivencia podemos auto-descubrirnos, los defectos que nosotros llevamos escondidos afloran, pero si estamos alertas y vigilantes, entonces los vemos. Defecto descubierto debe ser sometido al análisis, a la meditación, una vez comprendido entonces procedemos eliminándolo.

¿Qué hay necesidad de comprender y eliminar? Podríamos comprender que tenemos el defecto de la envidia y continuar con él; se necesita eliminarlo y solamente es posible eliminar en la Forja de los Cíclopes, es decir, en el Maithuna. Entonces pedimos a la Madre Kundalini que elimine tal o cual error y ella así lo hará y quedaremos libres del error, pero es absolutamente indispensable haberlo comprendido íntegramente en cada uno de los 49 niveles del subconsciente.

En convivencia pues, logramos nosotros preparar el camino para la cristalización de la segunda fuerza; en convivencia preparamos el camino cristalizando la tercera fuerza, la del Espíritu Santo, la del Santo Conciliar, la cristalizamos mediante el trabajo en la Forja de los Cíclopes.

En convivencia descubrimos nuestros errores y tal error descubierto, eliminado, es reemplazado por una virtud, por una cualidad. Entonces en convivencia, en relación con la humanidad, vamos acumulando dentro de cada uno de nosotros los valores indispensables para la cristalización de la segunda fuerza. Y si aprendemos a obedecer al Padre así en los cielos como en la tierra, preparamos el camino indudable para la cristalización de la primera fuerza.

Es pues indispensable la convivencia para la cristalización de las tres fuerzas. Sin embargo quienes ya han disuelto el Ego, quienes han creado ya los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, quienes ya no posean dentro de su sistema interior o dentro de su microcosmos íntimo, elementos subjetivos, infrahumanos, pueden darse el lujo de buscar la soledad, porque es en la soledad donde los poderes del Adepto se fortifican. Sin embargo, buscar la soledad cuando todavía no hemos disuelto el Ego, es absurdo.

Me viene en estos momentos a la memoria, algo sobre Gautama, el Buda Sakiamuni. Gautama, el Budha, se pronunció contra el abominable Órgano Kundartiguador. Ya saben ustedes que ese órgano ya estuvo desarrollado en la humanidad arcaica, me refiero a cierto fuego semi-luciférino tenebroso que se precipita desde el coxis hacia los infiernos atómicos del hombre.

En un pasado el animal intelectual tuvo el abominable Órgano Kundartiguador excesivamente desarrollado. Es claro, cuando los dioses eliminaron ese órgano, la humanidad toda quedó con los resultados de tal órgano. Las malas consecuencias del abominable Órgano Kundartiguador son indudablemente todos esos agregados psíquicos que constituyen el Ego, el “sí mismo”, el “mí mismo”; y Gautama el Budha comprendiendo eso, se pronunció contra el abominable Órgano Kundartiguador, toda su doctrina va contra ese órgano de las abominaciones, contra esa fuerza perversa que los tenebrosos llevan. Su doctrina fue maravillosa, enseñó la disolución del Ego, y en secreto la Magia Sexual, y orientó a sus discípulos invitándolos al sacrificio por la humanidad.

Después de que desencarnó el Budha Gautama Sakiamuni, un grupo de sectarios se resolvieron crear monasterios en el Tíbet Oriental, emigraron desde la India, se establecieron en los Himalayas, cada uno de los aspirantes emigró con su mujer, llevó su mujer; aquel conglomerado era un verdadero pueblo de místicos, de anacoretas.

Cuando ya estuvieron establecidos los edificios, aquellos grupos de ermitaños que aspiraban a la disolución del Ego y que interpretaron la doctrina de Gautama en forma un poco negativa, las mujeres se horrorizaron cuando vieron esas especies de ermitas, en las que los anacoretas aquellos se iban a encuevar. La mitad del edificio tenía tales ermitas, la otra mitad estaba acomodada para los servicios generales; pero observando aquellas extrañas ermitas donde cada anacoreta se iba a encerrar, era algo que causaba pavor.

Tratábase de pequeños cuartos, donde apenas sí había un hueco pequeño por donde los servidores del templo metían alimentos para el penitente, es decir, aquellos monjes quedaban prácticamente emparedados, algo muy semejante a lo que sucedió en la época aquella de la colonia, donde tantos y tantos fueron emparedados, metidos entre cuatro paredes, sin poder volver jamás a salir de allí. Indudablemente muchas mujeres protestaron y hubo una división entre grupos, unos obedeciendo a sus mujeres se retiraban, otros fieles a sus propósitos se colocaron en forma un poco más lejana y establecieron sus monasterios.

Prácticamente se establecieron dos clases de monasterios, unos que podrían ser llamados ortodoxos y otros un poco más liberales. Los ortodoxos se volvieron insoportables, cada monje penetraba en un claustro, dijéramos, en una ermita de esas, era un hombre lanzado a la pena de muerte, por un hueco se le metían los alimentos consistentes en pan y agua nada más, hasta morir. Quienes les alcanzaban los alimentos, quien atendía las ermitas, aspiraba naturalmente a ocupar su puesto en algún rincón de esos. Cuando un ermitaño moría, se le sacaba de allí, se le daba sepultura, se le cremaba su cuerpo y el que les alcanzaba los alimentos, feliz pasaba a reemplazarlo. Era pues aquello algo abominable, el objetivo era disolver el Ego, pero ¡de que modo!

Nosotros, mis caros hermanos no aceptaríamos jamás una vida monacal así, terrible, absurda, ese no es el camino. Lo más grave es que esos enclaustrados abandonaron a sus esposas, aspiraban a sumergirse en el Nirvana; es obvio que se trata de una pésima interpretación de la doctrina de Gautama, el Budha.

¿Por qué huir de la mujer? ¿Por qué mirarla como algo pecaminoso si es por medio de ella como se puede lograr la Auto-Realización? ¿Por qué huir de la sociedad? Al huir de la sociedad sólo huimos de sí mismos y eso es absurdo, porque en relación con la humanidad, en contacto con todo el mundo, es como venimos a descubrir los defectos que llevamos dentro; y en relación con el sexo opuesto es como podemos crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser; entonces ¿por qué huir?

Muchos monjes ermitaños de la Edad Media siguieron costumbres parecidas. Ahora estamos en pleno siglo XX, iniciándose la Era del Acuarius; no se ha renunciado al ascetismo, no; el asceta de esta nueva edad es diferente.

En la pasada edad el asceta huía del sexo, la de Acuario busca el sexo, porque considera al sexo como aquel poder maravilloso que puede transformarnos radicalmente. Nuestro asceta pues, no huye del sexo, busca el sexo; la soledad es únicamente para los que ya lograron la eliminación del Ego y la cristalización siquiera de la tercera fuerza. Pero aquellos que no poseen Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, aquellos que no han acabado con el “mí mismo”, ¿qué buscan en la soledad? ¿Por qué quieren el camino del celibato? ¿Por qué anhelan vivir una vida absurda, como aquella de los monjes equivocados de los Himalayas?

Necesitamos hacer una revolución de la Conciencia, hacer una transformación radical. Dentro de cada uno de nosotros existen poderes extraordinarios que se hayan dormidos, latentes, necesitamos despertarlos, ponerlos en actividad. Hay que avivar la llama del espíritu con la fuerza del Amor. Desgraciadamente las gentes no entienden lo que estamos diciendo, porque están dormidos.

Nosotros propugnamos por el despertar de la Conciencia, sólo así es posible comprender mis caros hermanos, debemos ser prácticos, solamente es posible repito, evidenciar lo que estoy diciendo si despertamos. Quienes ya empezaron el trabajo del despertar, deben urgentemente aprender a salir en Cuerpo Astral, si no poseen el Cuerpo Astral, aprender a salir en la Esencia. Decimos Cuerpo Astral en forma simbólica, alegórica o convencional, porque la gente no lo tiene.

Hay momentos en la vida en que uno puede escaparse del cuerpo físico a voluntad, para ver, oír, tocar y palpar las grandes realidades que estoy diciendo. Uno de esos instantes mis caros hermanos, es aquel que existe entre la vigilia y el sueño; en aquellos instantes en que estamos dormitando no dormidos claro, dormitando, podemos escaparnos del cuerpo físico a voluntad. Si en esos momentos nosotros estamos alertas y vigilantes como vigía en época de guerra, podemos lograrlo; lo importante, es vigilar el sueño, convertirnos en espías de nuestro propio sueño, y luego al empezar aquellas ensoñaciones, sintiéndonos ser espíritu, fluido, algo intangible, levantarnos de la cama.

Cuando hablo así, debe traducirse esto en hechos, no se trata de pensar que se va a levantar, ni de pensar que está pasando, etc. Lo que interesa es hacerlo, al hacerlo se producirá el desdoblamiento de la personalidad; en tales momentos, nos levantamos de la cama, miramos a ver qué queda allí, veremos con asombro que ha quedado nuestro cuerpo físico y así fuera del cuerpo, podemos alejarnos de la recámara, salir a la calle, flotar en la atmósfera, investigar, inquirir, indagar, conocer los Misterios de la Vida y de la Muerte.

En el instante preciso del despertar, en tales momentos cerramos los ojos, podemos imaginarnos en el último punto en que estamos soñando y tratar de revivir intencionadamente con la imaginación, el sueño tal como iba y seguirlo así como iba. Cerrar nuestros ojos y tratar de seguir el sueño intensivamente tal como iba; si estábamos hablando con alguien, continuar la conversación con ese alguien, a través de una retrospección a tiempo que hacemos por dormirnos otra vez; el resultado será, que se producirá el desdoblamiento, volveremos a vernos en ese sueño pero en forma diferente, consciente.

Hay pues, que aprender a salir en Cuerpo Astral a voluntad, para ver, oír, palpar las grandes realidades de la vida y de la muerte.

Hace tiempo encontré en los mundos suprasensibles cierto sujeto que en vida había estudiado la Gnosis. Con gran dolor pude verificar la cruda realidad de que aquel hombre dormía. Me di cuenta cabal de que no había alcanzado a fabricar en vida el Cuerpo Astral; le invité a la reflexión, le dije: “amigo, tú estás muerto, tu cuerpo se haya en el panteón”. No creía. “Amigo, dé usted un saltito con la intención de flotar”. Aquel así lo hace, pero como quiera que... Samael Aun Weor

Añadir un comentario