La serpiente voladora Maya

Con lágrimas en los ojos, me arranco el corazón por tener que hablar cosas que no debería hablar por qué esto es como echarle margaritas a los cerdos, pero la pobre humanidad doliente las necesita y me veo en la angustia de decir algo sobre la Serpiente Voladora. EL PÁJARO SERPIENTE. En el Popol Vuh de los mayas, el ave y la serpiente figuran como creadores sexuales del Universo. 

Tepeu y Cocumatz envían un gavilán al inmenso mar de la gran vida para traer la serpiente, con cuya sangre maravillosa amasan el maíz amarillo y blanco. Dice el Popol Vuh, que con esa masa de maíz blanco y amarillo, mezclado con la sangre de la serpiente, el dios Tzacol formó la carne de la gente. El ave representa al Espíritu Universal de Vida.

La serpiente representa al fuego sexual del Tercer Logos. La sangre de la serpiente indica las aguas del Génesis, el Gran Esperma Universal, el Ens Seminis o Semen Cristónico, en cuyas aguas está el germen de toda vida. Estas aguas son la sangre de la tierra, según el filósofo maya. La diosa Coatlicue es la Madre de la Vida y de la Muerte. (el Ens Seminis). Realmente, el fuego sexual del Tercer Logos hace fecundas las aguas de la vida para que surja el Universo. 

En la teogonía maya, dos dioses intervienen en la creación: uno que da la vida y la forma al hombre, y otro que le da la Conciencia. El Tercer Logos hace fecundas las Aguas de la Vida y cuando éstas han sido fecundadas, interviene el Segundo Logos infundiendo Conciencia en todos los organismos. Los vehículos de acción de todas las fuerzas Logoicas son los dioses inefables.

El Gavilán H´ Ch´ Uuy, el guacamayo “Mo”, el cernícalo X´ Cen Cen Bac, el tapir, Tzimink, Aax y la serpiente “Can” son los factores básicos de los mitos geogénicos mayas. Estos símbolos se utilizan esotéricamente y esotéricamente. En el campo exotérico o público simbolizan hechos de tribu, acontecimientos históricos, etc. En el aspecto esotérico o secreto, la cuestión es altamente científica, profundamente filosófica, sublimemente artística y tremendamente religiosa.

Entre los mayas, el Paraíso Terrenal es Tamoanchan, el sagrado lugar del Pájaro Serpiente. Tamoanchas son de hecho los Iniciados de la Serpiente. El mito de los Tamoanchas es el del Pájaro-Serpiente. Los Tamoanchas descienden de los toltecas, olmecas y mayas. Los aztecas, después de muchas penalidades llegaron al lago Texcoco, símbolo del Semen Cristónico, donde encontraron el pájaro y la serpiente, el águila y la culebra. Cabe a los aztecas el alto honor de haber fundado la Gran Tenochtitlán sobre la base de la Sabiduría de la Serpiente.

La serpiente emplumada está hablando claramente del pájaro serpiente. La serpiente emplumada fue identificada con Quetzalcoatl, el Cristo mexicano. Quetzalcoatl siempre está acompañado de los símbolos sagrados del águila y de la serpiente. La serpiente emplumada dice todo. El Águila del Espíritu y la Serpiente de Fuego nos convierten en dioses. El Quetzal de los mayas es la serpiente emplumada, el pájaro serpiente. Samael Aun Weor

  • 1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario