Diversas formas de ataques de los tenebrosos

Los tenebrosos tienen, en su haber malévolo, infinidad de recursos para atacar de diversa manera al hombre: 1. Durante el sueño. 2. Cuando está en estado de vigilia. 3. Con trabajos de Magia Negra. 4. Con obsesiones psíquicas. 5. Con enemistades. 6. Con enfermedades orgánicas. 7. Por medio del vicio. 8. Mediante ciertos aspectos de la Cultura. 9. Por medio de falsos Profetas. 10. Con intervención de los "Elementarios". SEDUCCIÓN ONÍRICA DE MAGIAS NEGRAS 

Aquellos que recorren la Senda, suelen ser atacados por los Tenebrosos cuando se entregan al reposo del sueño. En los Mundos Internos existen templos de Magia Negra. Y, desde luego sus afiliados Tenebrosos envían a ciertas Magas Negras, bellísimas y seductoras, hacia el estudiante con el único propósito de hacerlo caer sexualmente.

Y ellos y ellas saben que si el estudiante derrama el Líquido Seminal, el Kundalini desciende... ¡y el estudiante débil e incauto, pierde su poder!

CANTO MÁNTRICO Entonces, es necesario que el estudiante aprenda a defenderse de esos ataques nocturnos. Al efecto, el Ángel Aroch nos reveló un Canto Mántrico para la defensa personal en contra de los Tenebrosos. Ese canto se entona antes de dormir: Belilín... Belilín... Belilín... Ánfora de salvación, quisiera estar junto a Ti; El materialismo no tiene fuerza junto a mí. Belilín... Belilín... Belilín...

Estos Mantras se deben cantar poniendo todo nuestro amor y sentimiento. Así nos defendemos de los Tenebrosos. Recordad que en el amanecer de la vida, los Padres de los Dioses les enseñaron a los Constructores del Universo, las Leyes Cósmicas, cantando deliciosamente. Hay que cantar estos Mantras con toda el alma.

Hay que cantarlos con hondo sentimiento. Así nos defendemos de los Tenebrosos. Cuando el Ser humano se habitúa a practicar diariamente Magia Sexual, es imposible que los Tenebrosos, puedan descargar su valiosa reserva Seminal; no sólo, sino que terminan las poluciones nocturnas, si las hubo.

  • 1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario