Yum Kaax Dios del Maíz

Yum kaax dios del mai zYum Kaax, representado por un joven sosteniendo una mazorca de maíz con ambas manos, hijo de Itzamná e Ixchel, quien es el gobernante, la inteligencia directriz de la agricultura y de la vida en la naturaleza…

Yum Kaax es la inteligencia perfecta que gobierna a todos los genios elementales de la naturaleza. Yum Kaax dirige las esencias monádicas dentro de la evolución cósmica, integrada armoniosamente por tres aspectos: la evolución monádica, la evolución mental y la evolución física. La principal es la evolución monádica, ya que de ella depende la evolución mental y física, cada cambio progresivo va transformando en forma continua a toda la gran naturaleza.

La doctrina maya de Yum Kaax revela los misterios de la evolución y la íntima relación entre la vida elemental y humana; considera imposible separar nuestra vida del gran océano de la vida universal y que, con una simple planta o un puño de tierra, el ser humano preparado puede desatar una tempestad o hacer temblar la tierra, curar y obrar prodigios.

YUM KAAX Dios benévolo asociado a la vida, a la prosperidad, a la abundancia y a la agricultura, se le representaba como a un joven con una mazorca de maíz cubierta de hojas sobre la cabeza muy deformada, tenía muchos enemigos (los defectos de tipo psicológico), su destino estaba sujeto a los dioses de la lluvia, viento, sequía, hambre y muerte.

En este caso, desde el punto de vista interno, podemos asociar a Yum´Kaax con nuestra alma la cual siempre tiene una apariencia de juventud ya que es inmortal, a pesar de que nuestro cuerpo de carne y hueso envejezca, nuestra alma se siente siempre joven, es lo único digno que llevamos dentro, es una chispa de amor en un 3%, sin embargo tiene muchos enemigos que la han deformado, esos enemigos son las fuerzas del inconsciente, sub consciente e infra consiente de nuestra psicología, expresadas en los señores de Chibal ban (Xibalbá) los defectos psicológicos y queda sometida a todo tipo de calamidades.

Con la transmutación de la simiente, del maíz, nuestra esencia se fortalece, se reviste con los cuerpos solares y se convierte en un hombre o mujer verdaderos, en consecuencia adquiere el dominio sobre el maíz, la simiente y se convierte en rey de la naturaleza tanto en lo interno como en lo externo. Texto inspirados en la doctrina gnóstica develada por Samael Aun Weor

Añadir un comentario