El oro alquímico

OroEl oro alquímico. La CREACIÓN de dos cosas: ORO Y LUZ... No pensemos, únicamente en el oro físico, porque, ciertamente las minas de la Tierra, por muy buen oro que produzcan, jamás podrían producir ORO DE PERFECCIÓN... Nosotros necesitamos crear Oro de Perfección.

El que no sabe hacer Oro, no sabe hacer nada. Así pues, nosotros nos proponemos hacer Oro. Por muy erudito que sea un aspirante, por muy sapiente que parezca, si en verdad sabe hacer Oro, puede asegurarles que es un completo ignorante...

En el “Apocalipsis” de San Juan, se nos invita a la reflexión, se nos dice que “somos unos pobres, cuitados, y miserables, etc.” Aunque nos creamos muy ricos, aunque tengamos dinero aparentemente; en el fondo estamos pobres... Sólo el Oro puede mandar; eso es obvio. Los invito a la reflexión, a pensar que si no sabemos hacer Oro, no sabemos nada.

Mas no me estoy refiriendo, en este momento, en forma exclusiva, al oro físico. Quiero referirme, ahora, en forma enfática al ORO ESPIRITUAL.

Las gentes acostumbradas a pensar en el oro físico, no podrían comprender eso de “Oro Espiritual”. Lo tendrían más bien como un “ideal”, como un “anhelo”, como un “poema”, como una “frase mística”, pero no saben darle el sentido realista que tiene, tal frase. Piensan, que por el hecho mismo de ser “Espiritual” no tiene valor físico, y por lo tanto nada vale.

Para las gentes comunes y corrientes, el oro físico vale más que el Oro Espiritual. Mas si nosotros reflexionamos en lo que es el Oro Espiritual, descubrimos que existe y que tiene una realidad, más concreta, que el oro físico. ¡ORO Y LUZ son indispensables!

Y existe una íntima simbiosis entre el Oro y la Luz: La simbiosis es bien hermética, aparentemente muy extraña, pero existe. Esto de hacer Oro, a muchos parecerá como fuera de sentido espiritual, algo relacionado con la mundanalidad, etc. Mas yo digo que, el Oro auténtico, en sí mismo, y por sí mismo, es tremendamente Divinal.

Para poder concebir la Divinidad del Oro, tendremos que eliminar los prejuicios que tenemos en la Mente, pues existe la tendencia a pensar en el Oro desde un punto de vista egoísta, tal vez en el sentido, meramente usurero y agiotista. Esa clase de prejuicios impide la concepción clara de lo que es el Oro Auténtico del Espíritu. Ha llegado la hora de entrar más a fondo en esta cuestión esencial, para poder saber qué es lo que buscamos, qué es lo que queremos...

Las gentes comunes y corrientes no nacen con un CUERPO ASTRAL, que deben fabricarlo mediante el MERCURIO; por ahí empezamos en la cuestión del Oro. No se podría llegar a adquirir Oro Espiritual, si antes no hemos preparado Mercurio. Hay un íntima relación existente entre el Mercurio y el Oro: No hay duda de que el Mercurio atrae al Oro, y esto lo saben los mineros. Por lo tanto, vale la pena que nosotros reflexionemos en eso...

¿Que hay dos Mercurios? Los mineros pueden dar testimonio de eso. El MERCURIO MACHO y el MERCURIO HEMBRA... Así que, tiene el Mercurio la propiedad específica de atraer el Oro, los átomos del Oro. Si alguien quiere llegar a poseer Oro, tendrá que empezar por preparar el Mercurio de los Sabios. Y bien se cuidaron los Alquimistas Medievales de divulgar el secreto.

Nosotros sabemos muy bien tal secreto; conocemos ese fino artificio del ARCANO A.Z.F. No ignoramos en modo alguno, tal artificio, que es el Secreto Secretorum de la Alquimia. Tal artificio, nos permite a nosotros crear el Mercurio, preparar el Mercurio (el Mercurio de los Sabios). Si uno lee todos los textos de Alquimistas Medievales: Ya sea un Sendivogius, un Nicolás Flamel, un Paracelso, un Raimundo Lulio, puede darse cuenta de cómo guardaron esos Sabios el secreto de la preparación del Mercurio.

Nunca lo quisieron divulgar. Un eminente Alquimista, un Maestro Resurrecto, Fulcanelli, dice del Mercurio maravillas, pero en símbolos; habla de la substancia con la cual se prepara el Mercurio, pero la alegoriza..., dice que el secreto está en el gato... Bueno, he ahí donde está el problema... 

El oro potable es el mismo Fuego del Kundalini. (Véase el «Tratado de Alquimia Sexual», por el mismo autor). La Medicina Universal está en el oro potable. Nosotros debemos acabar con toda clase de debilidades humanas. Las sierpes del abismo intentan robarle al discípulo el oro potable. El discípulo que se deja caer, tiene después que luchar muchísimo para recuperar lo perdido.

El jefe de la Sabiduría de la Culebra, es el Ángel METRATON. METRATON fue el Profeta ENOCH, de que habla LA BIBLIA. ENOCH nos dejó las veintidos letras del Alfabeto Hebraico. ENOCH nos dejó el TAROT, en el cual se encierra toda la Sabiduría Divina. Cuando un Bodhisattva se deja caer, es entonces alejado de su Maestro Interno, para ser castigado. Así es como los Bodhisattvas reciben su castigo. Samael Aun Weor

  • 7 votos. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario