El ascenso de la energía creadora por Samael Aun Weor Kalki Avatara de Acuario Buda Maitreya

Visite nuestra página " http://www.jesusagrario.com " para tener una visión general del trabajo que realizamos. Por su apoyo y preferencia ¡GRACIAS!

El hombre no está sometido en su sexualidad a los ciclos de celo, como ocurre con los animales. Su líbido siempre está ardiendo, como la llama olímpica. Esto no tiene nada de "natural" y, sin embargo, tanto en el pasado como ahora

(El Tabú relacionado con las energías creadoras) ha existido una gran preocupación de que, precisamente en el sexo, el hombre se condujese de un modo natural, preocupación que no se ha dado -ni en las ideas, ni mucho menos en los comportamientos respecto a ninguna otra cosa. Lo mismo que las inquietudes de su espíritu, la sexualidad del hombre es transnatural: sobrepasa a la naturaleza.

Este comentario del conferencista y publicista español Carlos Alfonso en su libro "Proceso al siglo XX" puede servir de introducción a la sexología gnóstica, un estudio de la sexualidad humana en la que entiende al sexo como la capacidad de regenerar completamente al ser humano desde el punto de vista anímico, energético y hasta físico.

El hombre está señalado para trascender, pero el enfoque moderno de la sexualidad es la "piedra de tropiezo" o simplemente una gran trampa en la que hemos caído descuidadamente. La capacidad de salir de esa trampa esta dada por el conocimiento del sexo, su sentido, su objetivo y las posibilidades...
https://www.jesusagrario.com/paginas/alquimia/el.html

El ascenso de la energía sexual por Sagrario G.E.

Dice el gran alquimista medieval Alberto el grande: “El Mercurio encierra dos sustancias superfluas: la tierra y el agua. La sustancia terrosa tiene alguna propiedad del Azufre, el fuego la enrojece. La sustancia acuosa tiene una humedad superflua. Con facilidad se desembaraza al Mercurio de sus impurezas acuosas y terrosas por sublimaciones y lavajes muy ácidos. La Naturaleza lo separa en el estado seco del Azufre y lo despoja de su tierra, por el calor del sol y de las estrellas”

El ascenso de la energía seminal -o Mercurio- hasta el cerebro se lleva a cabo gracias a un par de cordones nerviosos que en forma de ocho se desenvuelven a la derecha y a la izquierda, de la espina dorsal.

La tierra –nuestra sal- y el agua forman el producto que la naturaleza deposita en nuestras gónadas. La tierra y el agua aunque en última instancia son superfluas, al comienzo son necesarias para formar la energía ascendente por el canal de ascensión o “caduceo de Mercurio” que proporciona volatilidad “con sus alas siempre abiertas”.

Este canal jamás podría encontrarse con el bisturí, porque es de naturaleza semi-física. Este canal está formado por “los dos testigos” o las “dos olivas” que menciona la Biblia, son los fieros testigos que depositados en su candelero defienden su divino brebaje al punto de que si alguien quiere dañarlos, “sale fuego de su boca y devora a sus enemigos”.

Ellos son llamados “idá y pingalá” y se corresponden con las fosas nasales. Todo en la naturaleza se basa en la ley de las polaridades. En la fisiología esotérica el orden se invierte entre los géneros.

“Según el filósofo, el elixir se llama también Medicina, porque se asimila el cuerpo de los metales al cuerpo de los animales. Si los dos principios son impuros, los metales son imperfectos. Por eso en las minas se hallan metales diferentes, lo que procede de la purificación y digestión variables de sus principios”.

Cuando los átomos solares seminales hacen contacto en el triveni, -cerca del coxis-, por simple inducción eléctrica despierta una tercera fuerza, que es el fuego del amor, llamado Kundalini.

En las personas corrientes este recinto sacro se encuentra herméticamente cerrado. Solo se pueden abrir con la sexualidad solar trascendental, cuando jamás se comete el crimen de derramar el líquido sexual –tierra y agua de los filósofos-.

La energía ascendente jamás retorna a su lugar de procedencia o zona coxígea, no desciende de nuevo, sino que se anida en el corazón y se distribuye según la Naturaleza.

El caso de descenso, solo se efectúa si hay derrame sexual, entonces el trabajo fracasa y se cae como fulminado por el rayo de la justicia cósmica. Volver a comenzar es un trabajo más arduo, pero siempre es aceptado por el sentido del arrepentimiento, hasta que se da el ascenso lentamente con los méritos del corazón. Existe un control sabio. No es algo mecánico, ni automático. Sagrario Galdós Echezarreta

https://www.jesusagrario.com

En nuestros videos (jesusagrario) encontrarán distintas conferencias del Kalki Avatara de Acuario V.M. Samael Aun Weor, Buddha Maitreya, así como, trabajos de campo que hemos realizado, en las distintas zonas arqueológicas de México, Guatemala, Perú, Egipto, España Italia, Portugal, Francia, Marruecos etc., correspondientes a las culturas; Mayas, Aztecas, Olmecas, Zapotecas, Totonacas, Incas, Egipcias, Druidas entre otras.
#jesusagrario . #JesúsSaizG #JesúsSaizGarcia "

gnosis Samael Aun Weor El ascenso de la energía creadora

Añadir un comentario