Los monjes del desierto

AcediaLa Acedia es una tristeza… Los monjes del desierto que fueron al desierto a los monasterios en búsqueda del amor de Dios; de entregarse enteramente al amor de Dios. Y es también la experiencia de los religiosos de todos los siglos que han querido dejar todas las cosas para seguir a Nuestro Señor Jesucristo.

En este impulso de buscar la perfección del amor de Dios en la Tierra, se manifiesta, con toda su agudeza, la oposición del demonio de la acedia que también los ataca. De manera especial cuanto más decidido es su impulso de buscar el amor de Dios y dedicarse a Él ya desde esta vida, enteramente, tanto más el enemigo se hace sentir poniéndoles obstáculos.

Muchos de los cristianos que querían vivir intensamente su entrega a Dios vieron que tenían que irse de la ciudad, irse al desierto; a buscar al Señor enteramente en una vida pura y sin las tentaciones de las ciudades; en donde muchos se ablandaba en sus virtudes teologales, en su fe, en su amor a Dios, en la esperanza de los bienes eternos y quedaban como prendidos en las redes de este mundo.

Ellos precisamente hicieron esa experiencia de querer desprenderse de todos los impedimentos, irse al desierto y dedicarse enteramente a Dios. Y allí se encontraron en toda su intensidad con el demonio de la acedia; con el demonio de la tristeza por los bienes divinos. Fue el impedimento más grande. Pero, al mismo tiempo, estos primeros Padres del Desierto con esta experiencia nos enseñaron mucho acerca de las causas de este demonio y de cómo se presenta. Les mostramos una meditación guiada en el demonio de la Acedia, si desea ver esta practica puede hacer CLIC aquí. Para ver el video de introducción a la Gnosis hacer CLICk aqui

Añadir un comentario