El tiempo de vida de cada mundo y de cada criatura

Tiempo de vidaLa Unidad de Vida en cualquier criatura viviente equivale a cada latido de su corazón. Todo lo que vive tiene un periodo de tiempo definido. La vida de un planeta es de 2.700.000.000 de latidos. Esa misma cantidad corresponde a la hormiga, al gusano, al águila, al microbio, al hombre y en general a todas las criaturas.

El tiempo de vida de cada mundo y de cada criatura es proporcionalmente el mismo. Es claro que el latido de un mundo se realiza cada 27.000 años, empero los corazones de los insectos laten más rápido. Un insecto que sólo vive una tarde de verano, ha tenido en su corazón la misma cantidad de latidos de un planeta, sólo que esos latidos han sido mas rápidos.     

El tiempo no es una línea recta, como creen los ignorantes ilustrados. El Tiempo es una curva cerrada. Eternidad, es otra cosa. La Eternidad nada tiene que ver con el Tiempo, y aquello que esta más allá de la Eternidad y del Tiempo sólo lo conocen los grandes Adeptos iluminados, los Maestros de la Humanidad. Existen tres dimensiones conocidas y tres dimensiones desconocidas.

Total, seis dimensiones fundamentales. Las tres dimensiones conocidas son: Largo, Ancho y Grueso. Las tres dimensiones desconocidas son: Tiempo, Eternidad y Aquello que está más allá del Tiempo y de la Eternidad. Esta es la Espiral de Seis Curvas.   

El Tiempo pertenece a la Cuarta Dimensión. La Eternidad a la Quinta Dimensión. Aquello que esta más allá de la Eternidad y del Tiempo, a la Sexta Dimensión. La Personalidad vive en una curva de tiempo cerrada. Es hija de su Tiempo y termina con su Tiempo. El Tiempo no puede reencarnarse. No existe ningún mañana para la Personalidad Humana.    

El círculo del Tiempo gira dentro del círculo de la Eternidad. En la Eternidad no hay Tiempo, pero el Tiempo gira dentro del círculo de la Eternidad. La serpiente se muerde siempre la cola. Termina un tiempo y una personalidad, pero al girar la rueda aparece sobre la Tierra un nuevo tiempo y una nueva personalidad. Se reencarna el Ego y todo se repite.

Las últimas realizaciones, sentimientos, preocupaciones, afectos y palabras originan todas las sensaciones sexuales y todo el drama amoroso que da origen a un nuevo cuerpo físico. Todos los romances de los esposos y enamorados se hallan relacionados con los últimos instantes de los agonizantes. “El Sendero de la Vida esta formado con las huellas de los cascos del Caballo de la Muerte”. Con la Muerte se cierra el Tiempo y la Eternidad se abre;

El círculo de la Eternidad primero se abre y luego se cierra cuando el Ego regresa al círculo del tiempo. El punto es una fracción transversal de la línea. La línea es una fracción transversal del plano. El plano es una fracción transversal del cuerpo. El cuerpo es la fracción transversal de un cuerpo tetradimensional, es decir de Cuatro Dimensiones.      

Todo cuerpo es tetradimensional, tiene cuatro dimensiones. La cuarta coordenada o cuarta vertical es el fundamento básico de toda mecánica. El espacio intermolecular corresponde a la Cuarta Dimensión. En este mundo tridimensional, largo, ancho y alto, jamás vemos un cuerpo completo. Sólo vemos lados, planos, ángulos, etc. La percepción es, pues, incompleta y subjetiva. En la Cuarta Dimensión la percepción es objetiva.

Allí vemos los cuerpos por delante, por detrás, por encima, por debajo, por dentro, por fuera, es decir completos. En la Cuarta Dimensión todos los objetos aparecen completos en forma simultánea; la percepción es allí objetiva.   Con el poder de la Serpiente Voladora podemos sacar el cuerpo físico de entre el mundo de tres dimensiones, y pasarlo a la Cuarta Dimensión. En estados más avanzados podemos llevar el cuerpo físico a la Quinta o a la Sexta Dimensión. 

Generalmente las dimensiones son representadas por potencias: la primera, la segunda, la tercera, la cuarta, etc. Precisamente esto dio base a Hinton para construir su famosa teoría de los Tesseracts, o sólidos tetradimensionales (A4) (A elevada a la cuarta potencia). Esta es la representación de las dimensiones en forma de potencias. Muchos autores consideran que las matemáticas nada tienen que ver con las dimensiones porque no existe diferencia entre las dimensiones.

Este concepto nos parece falso. Nosotros creemos que la diferencia entre las dimensiones es algo obvio y que todo el Universo está hecho de acuerdo con la ley de número, medida y peso. Lo que sucede es que mientras la mente esté embotellada entre la lógica formal limitaremos el uso de las matemáticas al mundo tridimensional. Necesitamos con urgencia de la Lógica Dialéctica para considerar la representación de las dimensiones por potencias, como algo lógico. Esto solo es posible dialécticamente con Lógica Dialéctica.      

La meta geometría estudia “el Espacio Superior”. La meta geometría está llamada a desplazar totalmente la Geometría de Euclides. Realmente, la geometría de Euclides sólo sirve para investigar únicamente las propiedades del espacio físico particular. Empero, si queremos abandonar el estudio de la Cuarta Vertical, es claro que la Física se detendrá en su avance.  En la Cuarta Coordenada se halla el secreto vital de toda Mecánica.     

La meta geometría tiene el mérito de considerar al mundo tridimensional como una sección de un espacio superior. El punto del espacio tridimensional es tan solo una sección o corte de una línea meta geométrica. Con lógica formal resulta imposible considerar a las líneas meta geométricas como distancias entre puntos en nuestro espacio, y es imposible representarlas formando figuras en nuestro espacio. Empero, con Lógica Dialéctica, tiene distancias entre puntos de nuestro espacio y podemos representarlas con figuras y cualidades. No resulta pues absurdo, decir que el continente Polar Norte pertenece a la Cuarta Dimensión.

Tampoco sería absurdo a la luz del pensamiento Lógico Dialéctico, afirmar que dicho continente está habitado por personas que tienen cuerpos físicos. Podríamos hacer un mapa de dicho continente y esto seria aceptado con Lógica Dialéctica. En cambio la lógica formal, además de considerar absurdas nuestras afirmaciones, nos conduciría de hecho al error. 

La tridimensionalidad del Mundo ciertamente existe en nuestra psique, en nuestro aparato receptivo. Es también allí donde todos podemos encontrar las maravillas de lo supra dimensional si desarrollamos la Clarividencia, la Clariaudiencia, etc., es decir, si perfeccionamos nuestro aparato psíquico. Solo mediante el desarrollo de nuestros poderes de percepción interna podemos estudiar las dimensiones superiores de la Naturaleza.

El positivismo materialista ha levantado una muralla china alrededor de la investigación libre. Todo lo que ahora se levanta contra esa muralla, es condenado por los ignorantes ilustrados como anticientífico. El positivismo materialista es conservador y reaccionario. Nosotros los gnósticos somos revolucionarios y rechazamos totalmente las ideas reaccionarias y conservadoras.  

Don Emmanuel Khan, el gran filósofo Alemán, considera al espacio como una propiedad de la receptividad del Mundo por nuestra conciencia. “Nosotros llevamos en nosotros mismos las condiciones de nuestro espacio, y por lo tanto, dentro de nosotros mismos encontraremos las condiciones que nos permitan establecer correlaciones entre nuestro espacio y el espacio superior”. 

Cuando se inventó el microscopio se abrió ante nosotros el mundo de lo infinitamente pequeño. Así también con el despertar del sexto sentido se abrirá ante nosotros el Mundo de la Cuarta Dimensión. El punto es una fracción transversal de la línea. La línea es una fracción transversal del plano. El plano es una fracción transversal del cuerpo. El cuerpo es la fracción transversal de un cuerpo Tetradimensional, es decir de Cuatro Dimensiones. Samael Aun Weor

  • 4 votos. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario