Claves del discernimiento y para despertar conciencia durante el sueño

Claves del discernimientoNo es peligroso salir del cuerpo astral porque todo el mundo sale en cuerpo astral durante el sueño. El que quiera despertar la conciencia durante el sueño, debe conocer la clave del discernimiento.

Durante el sueño todo ser humano anda en los mundos internos con la conciencia dormida. El alma envuelta en su cuerpo astral abandona el cuerpo físico durante el sueño. Así es como el cuerpo Etérico puede reparar el cuerpo denso.

Cuando el alma entra al cuerpo, entonces despertamos del sueño natural. En los mundos internos las almas se ocupan en los mismos oficios cotidianos. Entonces compran y venden como en el mundo físico. Las almas de los vivos y de los muertos conviven juntas durante el sueño. En los mundos internos todo lo vemos como en el mundo físico. El mismo sol, las mismas nubes, las mismas casas de la ciudad, todo igual.

Ahora entenderán nuestros discípulos Gnósticos porque los muertos no aceptan que estén muertos. Ahora comprenderán nuestros discípulos por qué las almas de los vivos compran y venden, trabajan, etc., durante el sueño. Saliendo en cuerpo astral conocemos los misterios de la vida y de la muerte. Todo ser humano sale en cuerpo astral durante el sueño. Despertando la conciencia durante el sueño normal, podemos conocer los grandes misterios de la vida y de la muerte. Para despertar la conciencia durante el sueño, existe una clave. La clave para despertar la conciencia es la del discernimiento.

Veamos: si vais por una calle y os encontráis con un amigo, o veis objetos que os llamen la atención, dad un saltito con la intención de flotar: es lógico que si flotáis, es porque andáis fuera del cuerpo físico. Empero si no flotáis, es porque estáis en cuerpo físico. Sucede que en los mundos internos actuamos durante el sueño lo mismo que en carne y hueso, y si a esto se añade que allí todo lo vemos lo mismo que aquí en el mundo físico, entonces comprenderemos que solo si logramos volar despertaremos la conciencia para darnos cuenta que estamos en cuerpo astral.

Este ejercicio se practica a cada instante durante el estado de vigilia, en presencia de toda cosa curiosa. Lo que se hace en vigilia, se repite durante el sueño. Si hacemos esta práctica durante el sueño, el resultado, será que al saltar quedamos flotando en cuerpo astral. Entonces despertará nuestra conciencia y llenos de felicidad diremos: ¡estoy en cuerpo astral!.

Así podremos dirigirnos a la Santa Iglesia Gnóstica para conversar personalmente con los Ángeles, Arcángeles, Serafines, Profetas, Maestros, etc. Así podremos recibir instrucción de los grandes maestros de la Logia Blanca. Así podremos viajar en cuerpo astral a través del infinito. No necesitamos destruir la mente con tantos libros y teorías. En los mundos internos podemos recibir la enseñanza de los maestros. Al despertar del sueño natural, los discípulos deben esforzarse por recordar todo lo que vieron y oyeron durante el sueño.

Es necesario que nuestros discípulos aprendan a interpretar sus experiencias internas. Estudiando el libro de Daniel en la Biblia, podrán aprender a interpretar sus experiencias internas. "El Sueño y la Memoria" son los poderes que nos permiten conocer los grandes misterios de la vida y de la muerte. Los sueños son las "Experiencias Astrales". Los sueños son verdaderos. Samael Aun Weor Los Misterios Mayores: Capítulo 12

El alma se ocupa durante las horas del sueño en los mismos oficios y ocupaciones del día. Fuera del cuerpo los comerciantes compran y venden en sus almacenes, sin darse cuenta de que están fuera del cuerpo.

Durante las horas del sueño vemos a las almas de las modistas, de los mecánicos, de los tenderos, de los vendedores ambulantes, etc., dedicados a los mismos oficios y menesteres del día.

Esas almas andan dormidas, convencidas, seguras de que se encuentran en carne y hueso. Cuando alguien les dice que están fuera del cuerpo, entonces no creen y se burlan.

Si esas almas se dieran cuenta de que están fuera del cuerpo, entonces podrían transportarse a cualquier rincón del mundo en pocos instantes.

Así la esposa que sufre por el hombre que ama y que está ausente; la novia que está sufriendo por su novio amado, puede visitarlo sin ser vista. La madre que tiene el hijo ausente puede visitar a su hijo, y darse cuenta de su vida.

Lo importante es conocer la clave, el secreto para darse cuenta de que está fuera del cuerpo físico. Esa clave es la del discernimiento. Durante el día debemos hacernos esta pregunta: "¿Estaré en el cuerpo? ¿Estaré fuera del cuerpo?". Brinque usted entonces, dé un pequeño saltito con la intención de flotar en el espacio, y si flota es porque usted está fuera del cuerpo. Entonces suspendido en los espacios, diríjase a donde su corazón lo lleve.

Esta pregunta deberá hacérsela usted en presencia de cualquier cosa curiosa. Supongamos que va usted caminando por la calle y se encuentra con un amigo que hacía tiempo no veía, entonces hágase la pregunta: "¿Estaré en el cuerpo o fuera de él?" Dé un pequeño saltito con la intención de flotar, y si flota es porque su cuerpo está dormido en la cama y usted está fuera de él. Diríjase entonces a donde su corazón lo lleve, a donde el ser ausente, a donde el hijo lejano, a donde el ser amado.

Esta pregunta deberá usted hacérsela durante el día, en presencia de cualquier cosa curiosa. Un tumulto, un objeto raro, el encuentro con un fallecido, el encuentro con un amigo lejano, en fin, en presencia de cualquier detallito insignificante. Esta clave del discernimiento se debe practicar durante el día, a cada paso, a cada instante, para que se grabe bien en nuestra alma, y actúe durante el sueño. Todo lo que uno hace durante el día lo hace también durante el sueño, y si durante el día se acostumbra a esta práctica, durante la noche resultará usted haciéndola en horas del sueño cuando su alma esté fuera del cuerpo.

Y entonces, al hacerse la pregunta, dará el saltito tal como lo ha hecho durante el día, y despertará su conciencia y flotará en los espacios y podrá visitar a los seres lejanos, al hijo ausente, a la madre de la cual no ha tenido noticias, etc. El alma durante las horas del sueño, está fuera del cuerpo, lo importante es que el alma se de cuenta de que anda fuera del cuerpo para poder visitar cualquier sitio lejano. Esta es la clave del discernimiento.

Si estando fuera del cuerpo, invocamos con puro corazón a la Virgen del Carmen, entonces la Divina Madre del Nazareno concurrirá a nuestro llamado y podremos conversar con ella. Y si estando fuera del cuerpo invocamos al Ángel Gabriel, pidiéndole la anunciación entonces él podrá decir a la esposa y al esposo, en que día y en que hora pueden juntar sus cuerpos. Y así las mujeres podrán concebir sus hijos por obra y gracia del Espíritu Santo.

Es decir, por orden del Espíritu Santo. Los hombres pueden conversar con los ángeles durante el sueño. Toda mujer, todo niño, todo anciano, puede conversar con los ángeles durante el sueño. Fuera del cuerpo podemos invocar a los ángeles y estos concurren a nuestro llamado para enseñarnos la palabra de Dios. Samael Aun Weor

Para ver el video de Introducción a la gnosis hacer CLIC aquí

Añadir un comentario