Mantra Isis cantado por Samael Aun Weor

IsisHay un mantra que nos permite desarrollar la clarividencia en muy poco tiempo, es el mantra ISIS. Como sabéis vosotros hermanos la Diosa Isis era muy venerada en el Egipto. Aquél que logre levantar el velo de Isis ve el ultra de toda la creación. Es necesario que vosotros aprendáis a deletrear los mantras.

La vocal I es el fundamento del mantra Isis. El mantra se pronuncia así: IIIIIIIIIIIIIIIIIIISSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS...      IIIIIIIIIIIIIIIIIIISSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS...  Como veis vosotros la letra “S” se debe prolongar como un silbido suave y apacible. La letra S hace vibrar intensamente al loto maravilloso situado exactamente entre las cejas.

Llegará el día en que si vosotros continuáis con ésta práctica desarrollaréis la divina clarividencia y veréis el ultra de la naturaleza. Entonces todos los misterios de la vida y de la muerte serán para vosotros visibles y tangibles. Samael Aun Weor. El Poder de los mantras 

Sobre la Clarividencia (del Libro Rosa Ígnea. Samael Aun Weor) La imaginación es clarividencia. Lo imaginario son las imágenes absurdas creadas por una mente llena de aberraciones…

Cuando reconquistamos la infancia perdida, entonces todas las imágenes que vienen a nuestra imaginación van acompañadas de vivísimos colores astrales.   El intelectual que desprecia la imaginación, comete un gravísimo absurdo, porque todo lo que existe en la naturaleza es hijo de la imaginación. El artista que pinta un cuadro, es un gran clarividente.

Uno se queda anonadado ante el "Cristo" de Leonardo de Vinci, o ante la "Madona" de Miguel Ángel. El artista percibe con su imaginación (clarividencia) sublimes imágenes, que luego pasa a sus acuarelas o a sus esculturas. La "Flauta Encantada de Mozart" nos recuerda una iniciación egipcia...

Los discípulos Gnósticos deben cultivar la serenidad.  La serenidad es la clave más poderosa para el desarrollo de la clarividencia. La cólera destruye la armonía del conjunto, y daña totalmente los pétalos de la rosa ígnea del entrecejo. Capítulo XV del Libro "La Gran rebelión" relacionado con el Eterno Principio Femenino Divinal  Mantra Isis por El V.M. Samael Aun Weor 

Los misterios Isíacos son tan antiguos como la Humanidad. En el amanecer de la creación se hallaban unificados lodos os atributos divinos inmersos en el caos… Uno era el Padre como Sabiduría y el otro La Divina Madre como Amor. Dos principios similares pero con distintas funciones.

Los misterios Isíacos manifiestan el poder del Amor en acción a través de los diferentes estratos dimensionales, con sus maravillosos cinco aspectos, que socorren a la chispa divinal, hasta sus últimas consecuencias.

Volver al amor, al primer amor, aquel ingenuo, confiado, feliz y sensible; es ritualizar en “Los misterios isíacos”. Es actualizarlos en el presente, es sentir la Presencia renovadora de la diosa Isis, fuerte contra toda fuerza.

Porque ella es el caudal de la alegría y el pozo insondable de contento. Ella es la sustancia sin la cual el nonato no nace, el bebé no se nutre y el hombre sucumbe. El portentoso verbo del V.M. Samael Aun Weor, hace que cristalice en nosotros su sagrada Presencia tan difuminada por el crecimiento desmedido del ego. Su Verbo cristificado, nos impulsa y nos alienta en la lucha contra el hipnotismo social y el de nosotros mismos.

Hay que crear una predisposición consciente al mantra. Hay que avivar la voluntad con una actitud de confianza infantil en la Madre. Hay que recuperar la inocencia de la infancia perdida. Solo así, la fuerza arrolladora del Amor consciente de Isis, nos ira transformando, nos nutrirá con su poder para todas nuestras necesidades y haremos que sus “Misterios eternos” laboren en nuestras almas purificándonos, alimentándonos y guiándonos por el camino de la Luz.

¡¡¡Que la bendición de nuestro amado gurú, cubra con su verbo nuestras almas anhelantes de los misterios!!!  Sagrario Galdos E.

Añadir un comentario