La capacidad de amar

Ser asistidos secretamente por las distintas partes superiores del Ser, es uno de los mayores anhelos del navegante místico. Para conseguirlo hay que tomar por asalto el timón de nuestro corazón, trascender a los huracanados vientos del pensamiento condicionado por la tormenta del Yo pluralizado y así controlar nuestro navío en el mar de la vida.La capacidad de amar

Ser conducidos desde adentro por la estrella interior es disponer en nuestro trabajo esotérico de la dialéctica propia y acorde con nuestra psicología particular.

Este método único no está escrito en ninguna doctrina, jamás será escuchado en un discurso, no es tampoco la ética o moral adecuada para ser aplicada entre las multitudes. Esta REVELACIÓN GNÓSTICA DEL SER es un diálogo que se establece entre la REALIDAD INTERIOR SUPREMA (EL SER) y la conciencia que anhela llegar a la Verdad.

Las Doctrinas Solares atesoran todo el Saber Cósmico, nos señalas los mapas del Camino, nos advierten los peligros y triunfos, al mismo tiempo nos inician en los Misterios del Agua y del Fuego como generadores y regeneradores de la vida, siendo por consiguiente el origen de mundos, bestias y dioses Pero de nuestro valor e inteligencia dependerá que recorramos el Camino y que lleguemos al triunfo. Esto sólo es posible desarrollando la CAPACIDAD DE AMAR.

No es posible amar a nuestros semejantes, a la Naturaleza y a la vida que en cada instante nos llega sin amar primero al Real Ser, sin acercarnos a la fuente misma del Amor. Por lo que podemos afirmar que cualquier relación es falsa si no está sustentada por el Real Ser. Fuera del Ser cualquier acto, acontecimiento o relación es puramente mecánica RECURRENTE y sólo sirve para fortalecer al Yo pluralizado. La unión con el Ser es la suprema reconciliación con todo, ya que ningún fenómeno de la Naturaleza se encuentra aislado, es el fundamento de todo, incluyendo lógicamente al Amor.

Mucho se ha dicho y escrito sobre el Amor y todos estamos convencidos de saber qué cosa es el Amor. Teóricamente sabemos, que la práctica del Amor es indispensable en el gnosticismo universal, pero si somos sinceros con nosotros mismos descubriremos que en los hechos tal CAPACIDAD no existe. El Amor nace y sólo se acrecienta en la misma proporción en que aprendamos a compartirlo, aun a expensas de tener que renunciar y tener que sufrir a cambio de la felicidad del otro.

Examinando a fondo este asunto tan vital de la existencia, vemos que el verdadero Amor, el Amor que brota del Ser, tiene como base el SACRIFICIO DE UNO MISMO para lograr la felicidad de otros. Lo contrario a este postulado es el DESEO que sacrifica a otros por el placer propio. Por consiguiente, en la proporción en que sacrificamos nuestros deseos egoístas nacerá como producto de la transformación la CAPACIDAD DE AMAR. Sólo así podremos exclamar: "Amar, cuán bello es amar! ¡Sólo las grandes almas saben amar! El Amor es ternura infinita..."

Por este camino vamos aprendiendo que el Amor es la reconciliación de lo humano con lo divino; lo divino se humaniza y lo humano se diviniza, este es el triunfo de la Luz sobre las Tinieblas. En la Luz del Amor todo se sintetiza. El AMOR-LUZ es la vida que palpita en cada átomo, como palpita en cada Sol. Por eso se dice que el Amor es el Arquitecto del Universo, pero poco sabemos el precio que éste debe pagar cuando se sacrifica en beneficio de su propia Creación.

Ampliemos más este concepto del Amor como fuente permanente de sacrificio. En las Escuelas Gnósticas de Regeneración se nos enseña que debemos pagar un precio en el avance hacia la conquista de si mismo, hacia la conquista de nuestra libertad interior; cuanto mayor es la capacidad de sufrir, mayor será la de transformación y regeneración. Amar es renunciar a la actitud egoísta. "El Amor es de la Muerte su hermanos gemelo".

El sacrificio genera, un tipo de vida superior, el sacrificio es muerte generadora de la vida, pero sin el respaldo llamado Amor o CAPACIDAD DE AMAR no es posible morir para luego RENACER a una vida superior. Ahora podemos ir comprendiendo por qué es tan difícil amar y por qué los amantes de la Sabiduría, es decir los filósofos verdaderos, tienen tantos enemigos. Y es que el Amor es un hálito de Muerte.

La regeneración de la especie humana tiene -por lo tanto- un solo camino: El SACRIFICIO, y el dolor que se produce en éste debe ser absorbido por la emoción del amor, tomándose por ello dulce y sublime.

La vida es, en conclusión, el resultado de un sacrificio que se obtiene por la vía individual -conscientemente- o por la vía colectiva. -mecánica e inconscientemente-. El primer tipo es el resultado de nuestro anhelo de regeneración y el segundo es consecuencia del mecanismo que la misma Naturaleza utiliza para su subsistencia cuando se ve amenazada de desaparecer por causa del abuso que los humanoides hacemos de la misma, por esta razón la Naturaleza se defiende poniendo en actividad un caos de sus elementos. De esta manera se cierra un ciclo de manifestación y se abre otro en una nueva Tierra y en un nuevo Cielo.

Es lamentable que a la minoría de los seres humanos pertenezcan aquéllos que han alcanzado una gran capacidad de amar y que a las mayorías pertenezcamos los que perseguimos el placer personal; por esta razón nuestro mundo siempre deberá recurrir a los sacrificios colectivos.

Pertenecer a la élite de esos pocos seres que se auto-sacrifican en beneficio de los demás, significa asumir una mayor capacidad en el AMAR y en el SUFRIR, en desproporción con las mayorías inconscientes de este deber cósmico. En esto no existe injusticia ni exclusivismo alguno, porque es proporcional a la CAPACIDAD QUE SE TIENE DE AMAR. El Amor que

no es atesorado en el corazón de los hombres, sabe ajustarse equitativamente en aquellos pocos sedientos de verdad.

El Amor del Ser es misericordioso con el necesitado y terriblemente justo con el egoísta. No es que el Ser sea vengativo, es que si éste no tiene lugar en la vida de un ser humano jamás el amor forzará las puertas de un Corazón.

El amor es esa fuerza sublime e ilimitada que contiene herméticamente todas las infinitas posibilidades del Universo en potencia. Como MISERICOR DIA, DA; como JUSTICIA, RECIBE para compensar el desequilibrio. Del sacrificio nacen estas dos virtudes o columnas: MISERICORDIA y JUSTICIA (las columnas de la Gran Ley).

El DAR es el resultado de un auto-sacrificio, el RECIBIR es la medida que ajusta y compensa "El que DA, RECIBE, y mientras más da, más recibe". "Pero el que nada da, aun lo que tiene le será quitado". Esa es la Ley.

Desafortunadamente, estas dos fuerzas opuestas pero en armonía, DAR y RECIBIR, en nosotros se encuentran en total desarmonía, por lo que afirmamos que esta es la causa de todos los conflictos humanos. ¿Cómo encontrar el punto de equilibrio? Permaneciendo fieles a la LEY DE LA BALANZA, ocupando el fiel o centro de la misma; es decir, aprendiendo a dar con Amor, lo que significa aprender a renunciar a los frutos de la acción.

El centro de esta Balanza Cósmica se encuentra en la profunda intimidad del Ser Interior, el Tao. Es allí donde el alma se alimenta eternamente del Pan Supersubstancial o alimento espiritual.

Reflexionemos en el modo de trascender los pensamientos y sentimientos egoístas que se procesan en la psiquis: ? Se recibe AMOR cuando se da con AMOR. ? Dar para recibir algo a cambio, no es verdadero AMOR. ? Recibir por recibir, es en verdad una actitud íntima muy pobre. ? Dar por dar, es el camino del desprecio y del odio. ? RECIBIR para DAR, es el comienzo de una mejor relación con el Universo del Ser. ? AMAR sin importarnos si somos amados o no, es la forma más elevada de AMAR. Doctrina gnóstica del Temario de Samael Aun Weor.

Añadir un comentario