Labná

Labná significa “Casa abandonada o casa vieja”. Este nombre fue dado por los mayas herederos de los itzaes, cuando éstos abandonaron Labná unos 800 años antes del descubrimiento de América. Tuvo una extensión de más de 2 km² y alojó a unos 3000 habitantes.

Y es casa vieja porque según nos dice el V. M. Samael Aun Weor,  las construcciones americanas son más antiguas que las egipcias, no solo han llegado hasta la consumación de nuestra civilización Aria, sino que fueron hechas en la época Atlante.

Labná en su belleza artística reflejó su mundo interior ofreciéndose a los dioses santos como cuna y nido de los efluvios venusinos del alba, en el nacimiento de la raza Aria. Por su inestimable valor es Patrimonio Cultural de Yucatán, de la Nación y de la Humanidad. S

e encuentra engarzada en un collar precioso con Xlapac, Sayil y Kabáh a 42 km al sureste de Uxmal en la zona Pucc. En el alba de los tiempos antiguos los itzaes “sobresalieron especialmente sobre los demás pueblos americanos en la escritura jeroglífica, la cronología y la arquitectura en la que fueron consumados maestros” Sagrario Galdos E.

  • 2 votos. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario