Pinturas murales de las higuerasLas pinturas murales de las Higueras

Este sitio tuvo un desarrollo considerable, como lo pueden constatar los 28 edificios encontrados en la zona. El sistema de construcción consistió en un núcleo de tierra recubierto de piedra bola de río o canto rodado amarrado con argamasa hecha de cal de concha de ostión o almeja quemada.

Finalmente se les revistió con capas de aplanados. El del Edificio núm. 1 tiene 19 capas de pintura; siete corresponden a la primera época constructiva, y 12 a la segunda. Los muros exteriores e interiores, y el piso interno, fueron decorados de tal manera que, hoy diríamos se tapizaron y alfombraron.

La base del adoratorio sólo mide 90 cm, aproximadamente; su remate es una banqueta o descanso. De éste se desplantaron los muros del interior del adoratorio en cuyos murales se ilustraron ceremoniales de la época Postclásica del Totonacapan.

Es uno de los sitios notables de la región del Golfo de México, por su acervo de pintura mural.

Esta expresión artística ha desentrañado muchos de los enigmas sobre la evolución cultural de los pueblos del área, fue plasmada al interior de un recinto de planta cruciforme en la estructura llamada Edificio I.

Las pinturas desarrollan temas de la vida religiosa, personajes y deidades que debieron regir la vida cotidiana de este importante centro.

La sala Culturas de la Costa del Golfo exhibe dos de los 187 fragmentos de pintura mural hallados en el sitio de Las Higueras, ubicado en el actual municipio de Vega de la Torre, Veracruz. Trescientos metros lineales de pintura superpuestas en 7 etapas, se ubican en el edificio principal llamado el Adoratorio, espacio arquitectónico que propaga las ideas religiosas y políticas en él plasmadas. En general se trata de figuras planas, sin sombreado y con trazos libres.

A juzgar por los elementos iconográficos que comparten, el sitio tuvo interacciones comerciales y políticas con El Tajín.

Añadir un comentario