Yohualichan

En todos los países del orbe palpita la sabiduría oculta, bajo las pirámides de Egipto floreció lasamael aun weor sabiduría de los hierofantes, en las pirámides de Teotihuacán aún se escucha el verbo que resuena de los antiguos maestros de Anáhuac. Distintos hierofantes del saber resplandecieron…, como Hermes Trismegistos, el tres veces grande dios Ibis de Thot, grabando la sapiencia en la “Tabla Esmeraldina”

Los grandes sabios de la antigua Grecia, enseñando a las multitudes de los misterios de Eleusis, los hierofantes de Asiria y Persia, los sacerdotes incas, que brillaban como soles resplandecientes en el alto Cuzco, los grandes sacerdotes de Anáhuac, el arte magistral de los toltecas de la lejana Tule, etc. etc. etc. Sí, resplandece la sabiduría de todas las edades, la sabiduría oculta. V.M. Samael Aun Weor

El nombre de Yohualichan ha sido interpretado como  “La casa de la noche”, designación de origen nahua que quizá esté asociada a la profusión de cavernas en la región, las cuales pudieron ser el modelo, estilizado, de los nichos que caracterizan a las estructuras en el sitio.​​​

La importancia del sitio arqueológico reside en que fue el primer asentamiento totonaco del el cual tuvo un periodo de apogeo y gran desarrollo alrededor del 600 de nuestra era hasta el abandono del sitio para emigrar a lo que hoy se conoce como el Tajín siendo el segundo centro ceremonial de los totonacos y a su vez la migración posterior a Cempoala hasta el encuentro con los españoles en el siglo XVI.

En Yohualichan se pueden presenciar los inicios de una corriente arquitectónica en los edificios ceremoniales como son la inclusión de los tradicionales nichos que han sido característicos de la cultura totonaca.

  • 4 votos. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario