Isis 1María, la madre de Jesús, es la misma Isis, Juno, Démeter, Ceres, Maía, etc., la Madre Cósmica o Kundalini (Fuego Sexual) del cual nace el Cristo Cósmico siempre.

Cristo es siempre Hijo de la divina Madre Kundalini. Ella concibe siempre a su hijo por obra y gracia del Tercer Logos. Ella es siempre virgen, antes del parto, en el parto y después del parto. Entre los egipcios, la virgen es Isis. Entre los indostaníes, Kali (en su aspecto positivo). Entre los aztecas Tonantzín. Ella es Rea, Cibeles, María, Adonía, Insoberta, etc., etc., etc.

La Divina Madre Kundalini, con el Niño de Oro de la Alquimia Sexual entre sus brazos amorosos, nos guía por la Senda terrible del Filo de la Navaja. Nuestra adorable Isis, a quien ningún mortal ha levantado el velo, puede perdonar todo nuestro Karma pasado si realmente nos arrepentimos de todos nuestros errores. (Matrimonio perfecto)

Cada uno de nosotros tiene su Madre Divina particular, individual, ella en sí misma es una parte de nuestro propio Ser, pero derivado. Todos los pueblos antiguos adoraron a Dios Madre en lo más profundo de nuestro Ser. El principio femenino del Eterno es Isis. etc., etc.

Nuestra Madre Divina particular, individual, mediante sus poderes flamígeros puede reducir a polvareda cósmica a cualquier de esos tantos Yoes que haya sido previamente observado y enjuiciado.

Oración en el trabajo psicológico es fundamental para la disolución. Necesitamos de un poder superior a la mente, Si es que en realidad deseamos desintegrar tal o cual yo. La mente por sí misma nunca podría desintegrar ningún “ Yo”, esto es irrebatible, irrefutable. Nosotros debemos apelar a Dios Madre en Nuestra Intimidad. Si es que en verdad queremos desintegrar “Yoes” quien no ama a su Madre, fracasará en el trabajo sobre sí mismo.

Quien encuentre a su Madre Divina particular, encontrará el camino de todos los éxitos que lo llevará a la cúspide de la inmortalidad. El despertar del hombre. Cuando penetramos en nuestros mundos internos nos encontramos a la Madre de todos los vivientes, oficiando en su templo.

Toda la inmensa naturaleza, no es sino el cuerpo grandioso de la reina del cielo. La Diosa Madre del Mundo es un Gurú-Deva de perfecciones eternales... En el templo de la bendita Diosa Madre del mundo vemos dos altares, y en medio de ellos al León de la Ley.

Esta Diosa del Fuego ha sido personificada por las vírgenes de todas las religiones: Isis, María, Maya, Adonía, Astarté, Insoberta, etc. Ella es la Madre de todos los vivientes. Celebremos la fiesta de la Virgen Madre del Mundo, ¡Oh ARHAT! (Rosa ígnea)

Si se estudia el "Libro de los Muertos" de los Egipcios, es Isis la llamada a dar muerte al "Ego", sin la Madre Divina resulta imposible la muerte del Ego. Con la muerte del Ego la Esencia se libera y se pierde en Osiris el Cristo Divino. La Esencia resucita en el corazón de Osiris, donde quedan los afectos, el apego a las cosas, nuestros deseos, todo eso no existirá ya.

En la NOCHE PROFUNDA sólo Tinieblas llenaban el Todo sin límites; pues, Padre, Madre e Hijo eran una vez más Uno, y el Hijo no había aún despertado para la Rueda y su peregrinación en ella.

Escrito está y con caracteres de fuego inconfundible en el Libro de la Gran Vida que al final del Mahanvantara, Osiris (el Padre), Isis (la Madre), y Horus (el Espíritu Divino), se integran, mezclan y fusionan como 3 Fuegos para formar una sola Llama.

Busquemos a OSIRIS, ISIS Y HORUS dentro de nosotros mismos en las ignotas profundidades de nuestro propio Ser. Es obvio que Osiris, Isis y Horus constituyen en sí mismos la Mónada, la Duada y la Tríada de nuestro Ser Interno. (Tarot y Cábala)Isis Dios Madre Samael Aun Weor

Añadir un comentario