Samael Aun Weor con sus discípulos

Maestro samael y discipulosD. Maestro, estuvimos en TEOTENANGO (esa ciudad gigante); yo entiendo, pues, de que la traducción en Náhuatl es algo así como “Muralla Divina”. “Teotl” es Dios; y “Tenango” es muralla (no sé algo me explicaron por allá al respecto). Entonces, cuando estuvimos allá, todo eso me pareció tan normal, como que si lo conociera; tan es así que fui a buscar el Templo Mayor (allá arriba en Teotenango). Directamente fui allá:

“Tiene que haber un Templo especial”, y fui allá, a un sitio donde está lo más alto, de donde se divisa toda la construcción de ellos. Allí hicimos una practica, el hermano “el holandés” se sintió muy emotivo y tuvimos una experiencia bonita, ¿no? Y me sentía que yo había vivido allí, en ese sitio. Marta se vio como una doncella que iba al lado mío.

D. Fue el Sr. Chávez también el que me vio... M. ¿Ah, sí?

D. Sí, el Sr. Chávez M. Cuestiones de antiguas existencias y todo eso...

D. ...El jugo, Maestro... D. Y ahora que me establezca voy a dedicarme a estudiar bastante. Estoy haciendo el máximo para hacer las cosas lo mejor, correctamente...

M. ¡Claro! CON LA ANTROPOLOGÍA NOS METEMOS EN EUROPA, llegaremos en todas partes. Además a mí ME TOCARÁ hasta DESCUBRIR CIUDADES ENTERRADAS, NICHOS, SEPULCROS, de todo. Y poner eso sobre el tapete. Pero, no solamente la cosa física sino también la Doctrina, Y ENSEÑAR LA DOCTRINA contenida en cada una de esas ciudades y todo...

D. Maestro, cuando eso suceda se acuerda usted de este discípulo, que a mi me gusta todo eso. M. ¡Claro está que sí!

D. ¡Toda la vida, Maestro!... M. Seguiremos para el Viejo Mundo, ¿a ver qué hacemos? HAY MUCHO QUE HACER, ¿cierto?

D. ¡Bastante! M. ¡Pues, para allá vamos! Estoy aguardando nada más que el tiempo se pase, que llegue la hora...

D. ¿La “hora cero”? M. La hora que tiene que llegar. ME IRÉ de por aquí EN LA HORA DOCE, a más tardar en la HORA TRECE de Apolonio......(“y el que tenga entendimiento que entienda, porque ahí hay Sabiduría”). Tengo que irme cuando los DOCE TRABAJOS DE HÉRCULES hayan sido hechos. ¡Sí señor, Cuando me haya establecido en el Aeón Trece!

M. ¡Hacer lo que tengo que hacer: ¡LAS CANARIAS! Desde allí tendré que ir a VISITAR A LA NONTRABADA; allí en La Nontrabada ME REUNIRÉ CON LOS RECTORES DE LA HUMANIDAD, en La Nontrabada. Allí estaré por algún tiempo, en La Nontrabada o Encubierta; “y el que tenga entendimiento que entienda, porque aquí hay Sabiduría”... Es una dicha pasar siquiera un tiempito ahí, entre los Rectores de la Humanidad...

D. ¿Esa isla no volverá a hacerse tangible en el Mundo Tridimensional, más adelante, en esta Era; después de que pasen todos los cataclismos? M. ¡Por esta Edad, no! Porque ésta es una humanidad perversa. Solamente podrá ser visible en una futura Edad, EN LA EDAD DE ORO...

D. Ahora me toca que “digerir” todo lo que he aprendido... M. ¡Pues, claro!

D. Y vivirlo... M. Y vivirlo, porque no queda más remedio... EN LA EDAD DE ORO será todo distinto; entonces TLÁLOC VOLVERÁ, y tomará cuerpo físico...

D. Un Gran Dios, un Maestro... M. Sí, yo ya platiqué con él y volverá en Acuario, o sea, en la Edad de Oro, eso es claro, y tomará cuerpo físico (Tláloc).

D. ¿Después de que sucedan todos estos acontecimientos, que llegué Hercólubus?... M. Después de todo, tomará cuerpo físico. No tiene caso venir antes, ¿a qué? Él es especialista en el asunto de las aguas, de la lluvias y de todo eso, tiene mucho Poder y Sabiduría Divina, Inefable.

D. Maestro, un recuerdo que tuve (que me permitieron tener), en que había una hacienda, ¿no? Una casita, una choza muy humilde, pues, y que en ella vivían ustedes (en la otra vida) y nosotros vivíamos como a dos cuadras de donde ustedes vivían, en otra casa, pero eran ranchos en el campo... Y Dondita era buena amiga de Martica. M. La “abuela” era maestrita de escuela en el campo,

D. Sí... M. Y allí ella daba clases en el campo, clases a los campesinos; era maestra de escuela rural, en las épocas de Don Porfirio......de manera que como yo no tenía dinero, pues ahí comía de lo que la “abuela” ganaba...

D. ¿Cierto que era una pobreza terrible, Maestro? M....¡Era una pobreza terrible la que teníamos!: Yo comía de lo que ella ganaba. Así estuve un tiempo allí en el campo; no tenía yo dinero. Ella ganaba cualquier miseria y de ahí comíamos, ¿no? Era, pues, terrible...

D. Épocas terribles, ¿no? M. La época de Don Porfirio. Ahora te das cuenta que tú vivías aquí en México...

D. Si, Maestro... M. Aquí estás en tu antiguo país...

D. ¡Mi patria!... M. En donde estuviste en tu pasada existencia. Allá te mandaron, allá a la tierra esa de Colombia, a pagar lo que debías...

D. ¿A pagar karma, ya salí de eso?... M. TENÍAS DEUDAS ALLÍ DE UNA ANTEPASADA EXISTENCIA...

D. ¡Antepasada existencia!.. ¿De aquí mismo, Mexicano? M. ¡No, de allá! ¿Dónde te mandaron, no fue allá? Allá fuiste a pagar lo que debías, en esta existencia actual. De manera que En Colombia tomaste cuerpo ahora para pagar el karma...

D. Y sí que lo pague duro. Amargo ese cáliz, Maestro... M. Ésa es la Ley. De manera que en la pasada estuviste aquí; en ésta, en Colombia, pagando un karma de la antepasada existencia, no de la pasada, porque la pasada estuviste aquí, sino de la antepasada que estuviste allá. Ahora estás aquí, pero te tocó pagar en ese país llamado Colombia...

D. Lo que hice... M. Un karma de la antepasada..., antepasada...

D. Maestro, ¿y qué cosas terribles hice? M. Lo que ahora te tocó sufrir, eso hiciste. ¿Qué sufriste ahora? Eso que sufriste, eso hiciste.

D. Hice barbaridades... M. Lo mismo que ahora sufriste, eso mismo hiciste. El sufrimiento por el que pasaste ahora, hiciste pasar a otros, todo igual, pero ya pagaste. Cada karma hay que pagarlo...

D. Maestro, y otro recuerdo que tuve: Vivíamos aquí en México, pero como en la montaña, en una casa, había, más bien, como tipo selva, no sé si en la Sierra Madre... M. ¿Dónde, cómo fue la cosa?...

D. Era en el campo, ¿cierto? Pero, era en la montaña, ¿cierto? Había una casa de madera, ordinaria, pues, rústica, y ahí estábamos, pero había monte, árboles grandes por ese sitio; en una época de bastante crisis... M. Así es, exacto como lo viste así es, eso es obvio.

D. Yo creo que en ese sitio que estábamos, era la época en que estaba la Revolución, Maestro, porque... M. Sí, la REVOLUCIÓN DE VILLA; pues claro que sí, y estuviste en la época de la Revolución Mexicana; después vendrán cuadros y te irás a recordar cuando estuviste en la Revolución; lograrás recordar, poco a poco...

D. Me he visto peleando... M. ¡Cuadros! Que irás recordando... Por ahí como que habían descubierto un murciélago de oro, un sapo de oro o no sé qué, que lo tenían sobre el ara, sobre el altar...
M. Hace tiempo de eso... Lo hallaron en una huaca y que lo habían llevado, un murciélago, una rana de oro, o una cosa así.

D. ¿Qué simboliza la Rana, Maestro? M. LA MUERTE y LA RESURRECCIÓN. La Rana “muere” en la época del Invierno... Sí creo que es en Invierno... En tiempo de sequía, cuando no hay agua. Y cuando vuelve el agua resucita...

D. Es lo que le contaba yo a ciertos hermanos: Un Dr., el Dr. Ignacio Romero Vargas, que se educó en la Sorbona en París (lo conocimos), y afirmaba que había aprendido más en un año de vivir entre los Yaquis que los diez años que había estado en la Sorbona.

D. ¿En la que?... Que él convivió con los Yaquis de Sonora. Y dice que se ganó la confianza de todo el pueblo y del jefe de la tribu. Y que en una ocasión, veía que toda la gente iba con determinado rumbo; Y entonces, él quiso ir donde iba la gente. Pero que llegando a donde estaba una columna rematada con la esfinge de un sapo, ya no lo dejaron pasar, hasta ahí llegó. Entonces él fue a hablar con el jefe y él expuso el problema: Que él quería ir a donde iban todos. Bueno, se había ganado tanto la confianza del jefe, que éste le dijo:

¿Bueno, me prometes no reírte de lo que veas? Bueno, lo prometo solemnemente. Entonces, lo dejaron pasar. La gente había ido toda al Templo y todas estaban “croando”... ¡Para hacer llover!...
D. Para hacer llover... Además, dicen que el “croac”, es también para hacer subir... Ayuda en el proceso de sublimación de las Aguas, de la Libido Genética, en los solteros Sí, esa práctica la dio el Maestro en el “Libro Amarillo” Sí, yo la di por ahí... Bien, pero con ese “croac” se reúnen en grupo y hacen llover...

D. Precisamente para eso, para hacer llover. Entonces, lo fantástico fue eso, que lo vimos en su libro de usted, y lo hemos visto en otra literatura, también, para hacer llover Bueno, entonces, él le preguntó al jefe de la tribu, que por qué tenían esa estatua erigida a un sapo; entonces, le dijeron que como símbolo de inmortalidad. Y para demostrárselo, cogieron un sapo momificado, seco, y le dijeron: “¿Lo ves cómo está?”.

Lo introdujeron en un cántaro de agua, y taparon el cántaro, y al día siguiente estaba croando el sapo... M. Mueren y Resucitan; por eso es que ES SAGRADO EL SAPO. En los Misterios Egipcios el Sapo era sagrado: UN SAPO CON UNA FLOR DE LOTO ENCIMA, tiene una representación enorme: LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DEL HOMBRE, como la Muerte y Resurrección DEL UNIVERSO. El Universo muere y en la Aurora del Maha-Manvantara vuelve a resucitar, surge una nueva Creación... Samael Aun Weor

Fecha última actualización: 18/02/2021

Añadir un comentario