La sapiencia del pecado

TentacionLa sabiduría se elabora con la sapiencia del pecado, y el vértigo del absoluto, ¡Oh! Magdala vencida, tus labios marchitos de tanto besar, también saben amar...

Por eso yo a ti te quiero, mujer caída, yo por ti me muero, digan lo que digan, Me gusta el baile y tus amores, ¡Ay! mujer, no me dejes, que yo por ti me muero, ¡ay! mujer, no me dejes que yo solo a ti te quiero.

La fruta prohibida nos hace dioses. Las palabras deliciosas de amor, y tus graves juramentos, son como el fuego de las rosas, son como aquellos deliciosos momentos que nadie sabe... Los ángeles más grandes siempre fueron diablos de las grandes Bacanales; ellos gozaron los labios de amor, ellos cantaron el cantar de los cantares...

Las rosas rojas son mejores que las blancas, porque tienen la sapiencia del pecado y el vértigo del absoluto, y por lo mucho que han llorado, un dulce Nazareno las perdona...

La tentación es la madre del pecado, y el dolor del pecado es la sapiencia, Cristo amó a la que mucho había llorado, y díjole: "mujer, por lo mucho que habéis amado, yo le perdono"... Los Dioses más divinos, son los que han sido más humanos; los Dioses más divinos, son aquellos que fueron Diablos. ¡Canta! Bel, canta tu canción, ¡Canta! Bel, un canto de amor.

Mujer, sois rosa de pasión, tienes mil nombres deliciosos, pero tu verdadero nombre es amor... yo quiero ceñir tus sienes con laurel, yo quiero besar tus labios con amor... Yo quiero decirte cosas raras, yo quiero decirte cosas íntimas, yo quiero decirte todo, en la perfumada pieza de caoba.

Quiero decirte todo en noches estrelladas; tú eres la estrella de la Aurora, tú eres la luz de la Alborada... Tus pechos destilan miel y veneno, y el licor de la fémina es licor de Mandrágoras, es cumbre, es inmensidad, es fuego, es la llama ardiente y adorada por donde se entra al cielo... Por AUN WEOR

  • 4 votos. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario