El laboratorio del Tercer Logos

El laboratorio del tercer logosLa Tierra tiene nueve estratos y en el noveno está el laboratorio del Tercer Logos. Realmente el noveno estrato de la Tierra está en todo el centro de la masa planetaria. Allí está el santo ocho. Este es el divino símbolo del Infinito. En este símbolo se hallan representados el cerebro, corazón y sexo del genio planetario. El nombre de ese genio es Chamgam.

El centro del Santo Ocho corresponde al corazón y los extremos superior e inferior, al cerebro y sexo respectivamente. Sobre esta base están organizados todos los seres de la tierra. La lucha es terrible. Cerebro contra Sexo. Sexo contra Cerebro, y lo que es más terrible, y lo que es más grave y doloroso, es aquello de corazón contra corazón.

La Serpiente Sagrada se enrosca en el corazón de la Tierra, precisamente en la Novena Esfera. Ella es séptuple en su constitución y cada uno de sus siete aspectos ígneos se corresponde con cada una de las siete serpientes del Hombre.

La Energía Creadora del Tercer Logos elabora los elementos químicos de la Tierra, con toda su multifacética complejidad de formas. Cuando esta Energía Creadora se retire del centro de la tierra, nuestro mundo se convertirá entonces en un cadáver: así es como mueren los mundos.

El fuego serpentino del Hombre dimana del fuego serpentino de la Tierra. La Serpiente terrible duerme profundamente entre su misterioso nido de huecas esferas raras, semejantes realmente a un verdadero rompecabezas chino. Estas son esferas concéntricas astrales y sutiles. Verdaderamente, así como la tierra tiene nueve esferas concéntricas y en el fondo de todas está la terrible Serpiente, así las tiene también el hombre, porque éste es el Microcosmos del Macrocosmos.

El Hombre es un Universo en miniatura. Lo infinitamente pequeño es análogo a lo infinitamente grande. El Hidrógeno, Carbono, Nitrógeno y Oxígeno son los cuatro elementos básicos, con los cuales trabaja el Tercer Logos. Los elementos químicos están dispuestos en orden de sus pesos atómicos. El más ligero es el Hidrógeno, cuyo peso atómico es 1, y termina con el Uranio cuyo peso atómico es 238,5 y resulta de hecho el más pesado de los elementos conocidos.

Los electrones vienen a constituir un puente entre el Espíritu y la Materia. El Hidrógeno en sí mismo es el elemento más enrarecido que se conoce, la primera manifestación de la Serpiente. Todo elemento, todo alimento, todo organismo se sintetiza en determinado tipo de Hidrógeno. La Energía Sexual corresponde al Hidrógeno 12, y su nota musical es el SI.

La materia electrónica solar es el fuego sagrado del Kundalini. Cuando liberamos esa energía, entramos en el camino de la Iniciación Auténtica.Samael Aun Weor El Matrimonio Perfecto: Capítulo 19º La Iniciación

Añadir un comentario