Meditación y el mantra Gate Gate...

Meditacion mantram gateQuien no sabe meditar, el superficial, el intonso, jamás podrá disolver el EGO, será siempre un leño impotente entre el furioso mar de la vida. Definitivamente, Maestro: ¿quién no medita, no disuelve el EGO?   Siendo esto así: ¿opina usted que el estudiante gnóstico debe meditar diariamente?.

Los gnósticos deberían practicar la meditación, por lo menos, cuatro o seis horas diarias; practicar en la mañana, en la tarde y casi toda la noche, hasta que amanezca... Esto debería hacerse durante toda la vida y, si así proceden, vivirían una vida profunda y se Auto-Realizarían. De no hacerlo, llevarán una vida superficial, hueca, una vida de crónica, algo así, dijéramos, como un charco de poca profundidad. Bien sabemos que un charco a la orilla de un camino, y bajo los rayos del sol, se seca y lo que queda es la podredumbre.

Muy distintos son los lagos profundos, llenos de peces y de vida. Debemos, pues, aprender a vivir profundamente y esto se logra con la meditación. Maestro: cierta vez se le preguntó a un Instructor cuánto tiempo debería durar una meditación y contestó: 10 minutos. ¿Qué opinión le merece esta respuesta?. Toda meditación debe durar horas: tres, cuatro, seis horas.

Ya en el "VACÍO ILUMINADOR" no hay Tiempo. La falta de profundidad en los aspirantes, es lo que perjudica a los hermanitos.  ¿Quiere decir que no existe seriedad en los aspirantes a la Gnosis?  ¡Eso es claro y manifiesto!. La meditación debe ser honda, profunda, prolongada...   La experiencia de lo real resulta imposible mientras la Esencia, el Buddhata, el Alma, está embotellada entre el dualismo intelectual. Las opiniones contrapuestas, el batallar de los conceptos opuestos, las ideas antitéticas, corresponden a los diversos funcionalismos ilusorios de la mente.

Es necesario comprender la necesidad de la experiencia de LO REAL; es necesario que los hermanos se entrenen, ciertamente, en la meditación. Solamente es posible llegar a la experiencia de LA VERDAD, a través de la técnica de la meditación. Sólo en ausencia de la mente, podemos nosotros vivenciar LO REAL, y cuando realmente lo experimentamos, venimos a sentir (en nosotros mismos) un ELEMENTO que nos transforma radicalmente.

No hay duda, mis caros hermanos, que la disolución del "YO" suele ser un trabajo arduo y difícil. Por eso es que la experiencia de LO REAL (en ausencia del "YO", en ausencia de la mente), es muy útil y necesaria, porque al vivenciar (repito) LA VERDAD, acumulamos en nuestro interior ciertas fuerzas que nos permiten luchar con más ventaja contra el EGO, contra el "YO". Desafortunadamente, la mente vive en incesante parloteo, no está quieta un instante; ni siquiera hemos aprendido a PENSAR SIN PALABRAS, y eso es muy lamentable. Necesitamos de algún idioma para pensar; interesante sería saber pensar sin palabras.

La mente está dividida, incesantemente,  en un batallar de antítesis,  en la lucha de los opuestos. Una mente así dividida, no puede experimentar LA VERDAD. Jesús el Cristo dijo: "Conoced la Verdad y ella os hará libres", pero no sería posible la experiencia de LA VERDAD, mientras la mente esté dividida en un batallar de antítesis. Cuando la mente está quieta, cuando la mente está en silencio, adviene LO NUEVO.

Si queremos la experiencia de LA VERDAD, necesitamos aprender a formar el "Vacío Iluminador" en nosotros mismos. Raros son aquéllos que han llegado a formar el VACÍO ABSOLUTO. Obviamente, se necesita para ello de una BOMBA DE SUCCIÓN. La tenemos, afortunadamente (relacionada con nuestro sistema respiratorio), con los canales extraordinarios de "Idá" y "Pingalá", a lo largo de los cuales fluye el "PRANA". Necesitamos también de una DINAMO, y lo tenemos: LA VOLUNTAD. Necesitamos de un APARATO GENERADOR DE ENERGÍAS, y él está establecido en nuestro organismo: en los ÓRGANOS CREADORES.

Tenemos que aprender a manejar esos instrumentos, si es que queremos (de verdad) experimentar LO REAL... El "Vacío Iluminador" es el Santo Okidanock (omnipresente, Omnipenetrante, Omniscente). Es claro que el "Vacío", el Santo Okidanock, deviene originalmente del SAGRADO SOL ABSOLUTO. Cada Sistema Solar tiene un Sol Sagrado Absoluto y el nuestro no es una excepción. De allí parte el Santo Okidanock, el activo Okidanock.

Antes de la MANIFESTACIÓN, el Okidanock contiene (en sí mismo) a las tres fuerzas primarias de la creación. Quiero referirme, en forma enfática, al SANTO AFIRMAR, al SANTO NEGAR y al SANTO CONCILIAR. Al iniciarse la aurora del Mahanvantara, el activo Okidanock (conteniendo en sí mismo a los tres factores básicos de toda creación), penetra en los mundos, mas no queda involucrado en los mundos. Guarda paralela exacta, con esta afirmación, el Santo Okidanock en nuestro Planeta Tierra. Cuando se inició el alba del Mahanvantara, penetró en éste, nuestro mundo, mas no quedó involucrado en el mismo.

Así fue como el Santo Okidanock se desdobló (a sí mismo) en las tres fuerzas primarias. Estas, en la India, son BRAHAMA, VISHNÚ y SHIVA; en el mundo occidental son PADRE, HIJO y ESPÍRITU SANTO; en la antigua Humanidad egipcia, son OSIRIS, ISIS, HORUS. Son tres fuerzas trabajando, cada una en forma auto-independiente, pero se mantienen sin embargo adheridas al Santo Okidanock. Es mediante esas tres fuerzas primarias, como el DIVINO ARQUITECTO ha podido crear el Universo. Pero al finalizar el GRAN DÍA CÓSMICO, al finalizar el Mahanvantara, las tres fuerzas vuelven a fusionarse, a integrarse con el Santo Okidanock para regresar al Sagrado Absoluto Solar.

Esto que vemos en lo Macro cósmico, esto que vemos en los mundos, se repite también dentro del MICROCOSMOS-HOMBRE. Dentro de cada uno de nos, en el fondo más profundo de nuestra Consciencia, en las raíces mismas de nuestro Ser, está el Santo Okidanock (Omnipresente, Omnipenetrante, Omnisciente), que es el que nos une al Sol Sagrado Absoluto.

Obviamente, él (el Santo Okidanock) se eliminó a sí mismo, o mejor dijéramos, se desdobló a sí mismo en esos tres factores que son conocidos como BRAHAMA, VISHNÚ y SHIVA: nuestro Padre muy amado, el Hijo muy adorado y el Espíritu Santo muy sabio... Necesitamos nosotros, mis queridos hermanos, pasar más allá de todas las fuerzas positivas y negativas de la Naturaleza. Aún más: más allá de los tres factores primarios de la creación (en su manifestación, o proceso incesante de modificación). Necesitamos escaparnos del intelecto, pasar más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente (durante la meditación). Necesitamos que la mente quede quieta, por dentro y por fuera y en el centro. Cuando la mente está quieta (por dentro, por fuera y en el centro), adviene el TAO, es decir, LO REAL. Si decidimos formar el "Vacío Iluminador" en nosotros, es obvio que llegaremos a experimentar el Santo Okidanock.

Quiero decir también, en forma enfática a los hermanos que están reunidos aquí esta noche, en Tercera Cámara, que la experiencia mística de LO REAL suele ser un acontecimiento trascendental que hasta causa terror (hay que dejar el MIEDO). Así, pues, ya en el "Vacío Iluminador" venimos nosotros a saber que tan sólo somos gotas del GRAN OCÉANO. Es en el Santo Okidanock donde la gota se pierde en el Océano y el Océano en la gota. La Consciencia entonces se diluye, se expande en forma tan extraordinaria, que llegamos a sentirnos convertidos en árboles, en montañas, en aves, en mundos, en cometas que ruedan a través del espacio infinito.

En el Santo Okidanock, al verse uno convertido en árbol, en agua, etc., siente  temor por la aniquilación y ese pavor por la muerte suele ser insoportable. Entonces se pierde inmediatamente el éxtasis y vuelve uno al mundo de las formas. Mas si uno tiene valor y sabe aguantar aquello, comprenderá que más allá de toda aspiración, está la GRAN REALIDAD, que es el Sagrado Sol Absoluto.

Si el temor no logra hacernos perder el éxtasis, llegaremos al Sagrado Sol Absoluto. Allí es donde vendremos a experimentar LA VERDAD, allí conoceremos las Leyes de la Naturaleza, tal cual son. En este mundo solamente conocemos la mecánica de los fenómenos, las ASOCIACIONES MECÁNICAS y los EFECTOS, pero en el Sol Sagrado Absoluto conocemos las Leyes de la Naturaleza en sí mismas.

Todo el mundo está contenido en el Sagrado Sol Absoluto (Omni-Inteligente); el pasado y el futuro se hermanan allí en un ETERNO AHORA, dentro de un ETERNO PRESENTE. Allí conoceremos, pues, todo lo que es, todo lo que ha sido y todo lo que será. Allí estaremos más allá del Tiempo y mucho más allá de la Mente.

Cuando nosotros experimentamos LA VERDAD, sentimos un impulso interior  formidable que nos permite luchar ventajosamente contra el "YO", contra el "mí mismo", para desintegrarlo. Por ello, precisamente, es que debemos nosotros aprender a formar el "Vacío Iluminador". Se hace necesario saber usar el APARATO GENERADOR, la BOMBA DE SUCCIÓN, y el DINAMO. Incuestionablemente, el APARATO GENERADOR produce energías que ascienden por los canales-espinales de "Idá" y "Pingalá".

Debemos aprovechar la energía sexual para el "SHAMADÍ". Formar el Sol Absoluto en el "Vacío", es lo importante (y se puede). Sentados nosotros (en cómoda posición) inhalar, y al inhalar el "PRANA", imaginamos que la energía sube desde los órganos creadores hasta el cerebro. Se inhala con el Mantram HAM (JAM) y se exhala con el Mantram SAH (SÁC). HAM-SAH es el Mantram de una meditación. Samael Aun Weor

Para ver el video titulado "Mantra Gate, Meditación, y El despertar de la Conciencia"  hacer CLICK aqui.

Añadir un comentario