En qué forma paga uno las malas acciones?

El Avatara responde

Malas accionesUn abogado penalista le pregunta al Maestro, el Divino Redentor nos dijo: "Con la vara que midiereis seréis medido". ¿Usted podría decirnos en qué forma paga uno las malas acciones?

Siempre ha habido un gran gobierno mundial dirigiendo los destinos del mundo, y este gobierno mundial tiene su constitución y sus leyes. La constitución de este gobierno mundial, es la sabiduría divina; y sus leyes, son las leyes de la Naturaleza que constituyen el código de justicia más perfecto. Este gran gobierno mundial, es la Logia Blanca; y sus decretos son irrevocables.

Las cortes de justicia de este gran gobierno, castigan y premian de acuerdo con la justicia cósmica; y todo lo malo que se hace, se paga. Las naciones, los pueblos y los hombres están severamente vigilados por los agentes de este gran gobierno mundial.

Y una señora le pregunta al Maestro, yo no he sido mala y sin embargo, he sufrido mucho. ¿Esto por qué? Amiga, en su pasada reencarnación usted cometió faltas gravísimas y ahora no le queda más remedio que pagarlas, los agentes del gobierno mundial hallaron faltas en su libro. Todos los actos de nuestra vida, son rigurosamente anotados en los libros del gobierno mundial, y después de muertos no nos queda más remedio, que aguantar el peso de la justicia, y al volver a vestirnos con un cuerpo de carne y hueso nos toca soportar el peso de la Justicia divina. Ahora se explicarán mis oyentes por qué sufren muchas gentes.

¿Pero por qué tengo que pagar lo que hace otro? ¿De manera, que porque el amigo se cambie de ropa ya no paga el dinero que debe, y se siente otro? Amigo, el hombre verdadero es el alma y el cuerpo, no es más que el vestido de piel. Con la muerte lo que sucede, es que nos desvestimos; y con el nuevo nacimiento, nos volvemos a vestir. Nosotros somos difuntos resucitados, y no nos queda más remedio que pagar lo que debemos. Es que no hay tal muerte amigo mío, lo que hay es cambio de ropa.

La vida vive retoñando por donde quiera, y cada niño que nace, es un muerto que resucita; es el alma de un difunto vestido con cuerpo de niño, y viene a pagar las cuentas que debe, porque no le queda mas remedio. Nosotros vivimos condicionándonos a diario con nuestros propios actos, esto es lo que se llama "Karma" en oriente, pero por grave que sea nuestro Karma, podemos liberarnos de esa cadena en el momento en que nos fusionemos con el Íntimo, porque cuando una ley inferior es trascendida por una ley superior, la ley superior lava a la ley inferior. AUN WEOR MAESTRO DE MISTERIOS MAYORES DE LA FRATERNIDAD UNIVERSAL BLANCA La Revolución de Bel: Capítulo 20º Conclusión

Añadir un comentario