Los 13 Katunes

Mayas nacimientoP.- Según la medida del “Katum-13”, ¿qué es lo que se mide para nuestro tiempo?

R.- Con el mayor gusto daré respuesta a esa interesante pregunta. El “Katum-13” es muy importante; recuerden que nuestro Sistema Solar tiene 13 mundos y eso se les hará raro a ustedes, pero los voy a mencionar: 1º Tierra, 2º Mercurio, 3º Venus, 4º Sol, 5º Marte, 6º Júpiter, 7º Saturno, 8º Neptuno, 9º Urano, 10º Plutón, 11º Vulcano y 13º Clarión.

Los  científicos, hoy por hoy, están empezando a captar las vibraciones de Vulcano, el 11º, pero deben avanzar un poquito para que capten las vibraciones de Clarión. 

Esos 13 Katunes guardan relación con los 13 mundos y también guardan relación con los 13 Cielos de que hablan los Códices de nuestros antepasados de Anahuak. Grandes sabios han dicho que “el mundo fue creado un 13 de marzo”, y es que, en realidad de verdad, cada raza se divide en 13 tiempos.

 Obviamente esos 13 tiempos deben dividirse matemáticamente en 13 pedazos del Gran Día Sideral, que tiene 25.968 años. De manera que los 25.968 años deben dividirse por 13 y sacar el correspondiente resultado. Conclusión: 13 partes de un Día Sideral que consta de 25.968 años.

Cada uno de los 13 Katunes guarda relación con los 13 mundos, y también guarda relación con los 10 Sephirots de la Cábala y los Tres Círculos del Absoluto, así como guarda relación con los 13 planetas del Sistema Solar... Así que, en realidad de verdad, todas las profecías que se han hecho en relación con los 12 Katunes que han ido pasando, se han cumplido matemáticamente, y aguardan los Mayas la última parte, la treceava, el décimo tercer Katum. 

Se le preguntó a un anciano Maya: “¿Tu hijo lo verá?” Respondió: “No, mi hijo no lo verá”...  “¿Tu nieto lo verá?” Respuesta: “Sí, mi nieto lo verá”. 

Regresé ahora hace poco de Palenque, donde tuve contacto con alguien que estudia bajo la dirección de ciertos sabios Mayas. Quienes se atreven a decir que los Mayas fueron unos ignorantes, que no sabían Astronomía y etc., etc., etc., demuestran que verdaderamente no conocen nada de Antropología. Todavía –hoy en día- los Mayas continúan con sus conocimientos matemáticos y astronómicos, prosiguen en sus estudios, nada los ha podido detener, ni siquiera la bota de los conquistadores.¡He dicho! 

“¿Qué harían las grandes potencias con ese tipo de Naves Cósmicas? No es difícil adivinarlo. ¡Qué espantosos resultarían esos Platillos Voladores armados con bombas atómicas! Caer en la cárcel sin motivo alguno, así porque sí, o convertirse en un conejillo de indias dentro de un laboratorio para que experimenten con uno, para que le saquen las glándulas y le inyecten distintas substancias con el propósito de conocer reacciones, no es por cierto nada agradable, ¿verdad?

Es obvio que los extraterrestres no quieren correr semejante suerte y por ello prefieren eludirnos, evitarnos. Esto no significa que las gentes de otros mundos no puedan defenderse. Es claro y evidente que si ya conquistaron el espacio deben también poseer armas formidables,  pero no son asesinos y resulta mejor, a todas luces,  evitar problemas”. Samael Aun Weor, “Mi Regreso al Tibet”,

Mensaje de Navidad del año 1.969.  (corresponde a la conferencia dictada el 16 de febrero del año 1.977 en el Instituto Tecnológico Regional de Nogales, México)  Samael Aun Weor

Añadir un comentario