El Maestro Djwal Khul

Maestro djwhal khulEl Maestro DJWAL KHUL, este es otro hijo de la Resurrección; otro Súper-Hombre que ha sabido aprovechar su energía sexual. 

Este Maestro pertenece al Rayo de Mercurio; ayudó a la Maestra H.P. Blavatsky, dictándole gran parte de «La Doctrina Secreta». 

Posee ahora el mismo cuerpo que poseía en el año de 1675, y la muerte no ha podido sobre él, porque es un Hijo de la Resurrección. Samael Aun Weor. 

El Maestro Djwhal Khul es también conocido como Maestro DK, o simplemente como El Tibetano.

El Maestro es un iniciado muy avanzado del mismo Sendero espiritual de todos aquellos que caminan por él, como los aspirantes o los discípulos.

Entre los años 1919 y 1949 dictó a Alice Bailey sus más profundos proyectos espirituales en lo que luego se convertiría en su famoso libro: Libros Azules.

Los temas abordados en el libro van desde la psicología esotérica a la curación esotérica y desde la evolución cósmica a la conciencia del átomo. Este libro constituye un imponente archivo de literatura esotérica y todas las enseñanzas de la Sabiduría Eterna.

Sus propias palabras “Soy un hermano que ha andado un poco más por el sendero y tengo más responsabilidades que el estudiante común. Me he abierto camino a la luz y he obtenido mayores cantidades y por lo tanto tengo que actuar como transmisor de luz, cueste lo que cueste. Mi trabajo consiste en enseñar y difundir el conocimiento de la Sabiduría Eterna dondequiera que encuentre respuesta y es lo que he estado haciendo todos estos años.

No espero que sean aceptados todos los libros que he escrito, tal vez no sean correctos, exactos o útiles. El lector, a su tiempo, podrá medir su verdad con la práctica y el ejercicio de la intuición. Si estos libros presentan la verdad de tal forma que pueda considerarse como la continuación de las enseñanzas impartidas en el mundo, y si la instrucción suministrada eleva la aspiración y la voluntad de servir desde el plano de las emociones al plano mental, en donde podrían hallarse los Maestros, entonces estos libros habrán cumplido su propósito.

Si la enseñanza impartida encuentra respuesta en la mente iluminada del trabajador del mundo y si despierta su intuición, entonces acéptense tales enseñanzas. Si estas afirmaciones son comprobadas oportunamente y consideradas como verdaderas bajo la prueba de la Ley de Correspondencias, está bien, pero si esto no es así, no se acepte lo expuesto”

Añadir un comentario