Teotihuacan comentarios de Samael Aun Weor

Samael aun weor teotihuacanBueno, estamos aquí en Teotihuacan que traducido significa “Ciudad de los Dioses”, esta es pues sin lugar a dudas, la ciudad de los dioses aquí ante la pirámide gigantesca, maravillosa y no hay duda de que esta pirámide o estas pirámides para hablar mas claro son más antiguas que las de Egipto y eso es lo que muchos ignoran.

Realmente estas pirámides se construyeron en la época de los Atlantes; muchos dicen que las construyeron los aztecas, pero para mi modo de ver y entender, es incuestionable que no fueron los aztecas, fueron repito, directamente los Atlantes.

Observa esa mole que tienes al frente, tan gigantesca, la gran pirámide del sol, ahí las ves tienen cuatro pisos, cuatro plataformas; yo podría decirte en lenguaje hebraico que la primera plataforma es Iod, la segunda es He, la tercera es Vau y la cuarta es He, en este caso seria el Iod, he, Vau, He de los aztecas.

Bueno aquí estamos en la pirámide del sol, hablando en lenguaje puramente esotérico y cosmológico, puedo decirte que aquí en el punto más céntrico de la pirámide que tenemos al frente, está exactamente la capital de la nueva era acuaria, es decir, este es el centro magnético de la nueva era de acuario.

Muchas generaciones estuvieron construyendo, levantando esta gran pirámide; esta es obra de titanes, de Atlantes. Aquí por ejemplo cuando desencarnaban en época de los aztecas, individuos varones, se les traía aquí y se les den los aztecas, individuos varones, se les traía aquí y se les hacía culto funeral; cuando eran mujeres pues se llevaban a la pirámide de la luna y se les hacía también los ceremoniales funerales allá.

Lo interesante de todo esto es saber, como una pirámide es masculina, esta que estamos subiendo es solar y la otra es femenina y se le llama la pirámide de la luna.

¿Ves allá una especie de pórtico? Sí Maestro lo estoy viendo. Bueno pues ahí había dos columnas, era mucho mas alto; por ahí había dos columnas, era mucho mas alto; por ahí entrábamos, y digo entrábamos, porque yo venía por aquella época acaudillando o dirigiendo, guiando a muchas peregrinaciones de la Atlántida.

Me refiero a la época en que el Continente Atlante no se había sumergido, entonas había en la Atlántida Ciudades poderosas como la Ciudad de San Luis por ejemplo y muchas otras, llegábamos aquí a México sobre todo aquí a Teotihuacan la Ciudad de los Dioses Santos y entrábamos ahí por esa puerta los iniciados Sacerdotes.

Lo que tu estas viendo ahí en aquella plataforma, era un altar de sacrificios, ahí había una enorme piedra de sacrificios que ya no la veo, la quitaron y ahí precisamente se sacrificaban antes, animales a los Dioses; Pero después, cuando el México Azteca degeneró por la época de Moctezuma, ya ahí se sacrificaban Seres humanos, era el sacrificio a los Dioses, sobre todo a Tláloc, pero ahí donde tu ves esa puerta, en el muro de esa plataforma, por dentro es hueco.

Por ahí entrábamos para ponernos las vestiduras sagradas, quitarnos las ropas de viaje y cambiarnos por él atavía sacerdotal, los regios trajes esotéricos que se usaban aquí en los cultos solares, los cultos del fuego. Normalmente se hacían los ritos arriba en la parte mas alta, allí había un santuario; ya ese Santuario lo derrumbaron a través del tiempo, ya no existe tampoco. ¿Ves todas esas escalinatas de la gran pirámide? Bueno pues por ahí subíamos y bajábamos los sacerdotes en aquel tiempo en a celebración de las grandes fiestas.

¿Maestro y las sacerdotisas se llamaban en aquel tiempo sacerdotisas también? Si, como no, se llamaban sacerdotisas. Allá al frente, fijamente; allá está la pirámide de la Luna, como ya te dije era el lugar donde se le hacían los ritos funerales cuando moría una mujer, allá la llevaban.

Existía también allá una escultura sagrada, ahora le llaman ídolo, pero no: Era una escultura por aquella época llovía mucho; esta gran Pirámide y aquella de la Luna estaban rodeadas de muchos árboles gigantescos, ahora el terreno está árido como tu lo estas viendo, esta cansada la tierra, sin embargo esto estuvo rodeado de muchos árboles y desde lejos yo recuerdo cuando venía conduciendo las peregrinaciones Atlantes, veíamos nosotros las antorchas desde muy lejos, observábamos los iniciados aztecas que subían y bajaban estas escalinatas.

Todo el mundo se ponía alegre y se alborotaba el pueblo para recibirnos, llamaban a todo el mundo para festejar nuestra llegada, veníamos en grandes peregrinaciones desde la Atlántida, es claro que esos fueron otros tiempos muy remotos.

¿Ves todas aquellas ruinas de casas? Si Maestro las estoy viendo. Pues bien esas eran casas de los sacerdotes que vivían aquí junto al Templo, todas esas casas de los sacerdotes donde en otros tiempos habitaban con sus sacerdotisas y sus familias, ya no quedan sino las ruinas.

Ahora esto lo han iluminado muy bien, hay representaciones muy bonitas de los aztecas de noche y le llamaban luz y sonido, son representaciones artísticas nocturnas con dramas especiales.

En los tiempos de la Atlántida, había dos lugares de peregrinación muy notables; uno hacia Egipto y el otro hacia México; antiguamente Egipto tenía otro nombre, se llamaba NILIA, el Cairo era CAIRONA, entonces muchas ciudades tenían otros nombres. Cuando los tiempos de la Atlántida. Quienes no iban a Egipto, se venían acá a Teotihuacan a las Pirámides. O también se iba a las de Yucatán la tierra Sagrada del Maya, de manera que aquí, vas viendo estas bellezas.

¿Maestro, y qué pasó con esa raza azteca? Pues hasta ahora los aztecas siguen viviendo, gran parte del pueblo Mexicano es Azteca, pues como ves todas aquellas gentes que ves allá vendiendo frutas y cosas esos son aztecas puros. La raza azteca sigue en pie; sólo que ya no posee la cultura que poseyó, excepto en los templos secretos y sitios iniciáticos.

¿Maestro pero esto tendría que ser muy hermoso en aquellos tiempos, sería o se pasaría una vida de paraíso, verdad Maestro? Pues claro, así es; cuando los españoles se acercaron, cuando ya llegaban los españoles, estas Pirámides fueron cubiertas con tierra, de manera que cuando los españoles llegaron. Ya no vieron Pirámides por ninguna parte, todo se cubrió con tierra para evitar la profanación, pero tiempos más tarde no faltó quien las descubriera y ahí están descubiertas.

Mejor hubiera sido que las hubieran puesto en estado de Jinas y así los profanos y profanadores no hubieran dado con estas Pirámides jamás. Paz Inverencial. V.M. Samael Aun Weor

  • 1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario