Iniciaciones de Misterios Mayores.

Iniciaciones de misterios mayoresExisten cinco grandes Iniciaciones de Misterios Mayores. Existen siete serpientes. Dos grupos de a tres, con la coronación sublime de la séptima lengua de fuego que nos une con el Uno, con la Ley, con el Padre. Necesitamos subir la septenaria escala del fuego.

La Primera Iniciación se relaciona con la primera serpiente. La Segunda Iniciación, con la segunda serpiente. La Tercera Iniciación, con la tercera serpiente. La Cuarta Iniciación, con la cuarta serpiente. La Quinta Iniciación, con la quinta serpiente. (La sexta y séptima pertenecen al Budhi o Alma Conciencia, y al Atman o Intimo del ser humano).

PRIMERA INICIACIÓN DE MISTERIOS MAYORES La primera serpiente corresponde al cuerpo físico. Es necesario levantar la primera serpiente por el canal medular del cuerpo físico. Cuando la serpiente llega al campo magnético de la raíz de la nariz, llega el candidato a la Primera Iniciación de Misterios Mayores.

El Alma y el Espíritu concurren ante la Gran Logia Blanca sin los cuerpos de pecado y en plena ausencia del yo. Ellos se miran, se aman y se fusionan como dos llamas que al unirse forman una sola llama. Así nace el divino hermafrodita. Este recibe un trono para que mande, y un templo para que oficie.

Debemos convertirnos en reyes y sacerdotes de la Naturaleza según el Orden de Melquisedec. Quien recibe la Primera Iniciación de Misterios Mayores, recibe la Espada Flamígera que le da poder sobre los cuatro elementos de la Naturaleza. Es necesario practicar intensamente Magia Sexual para levantar la serpiente sobre la vara, tal como lo hizo Moisés en el desierto. El amor es la base y el fundamento de la Iniciación.

Es necesario saber amar. La lucha por el ascenso de la serpiente es muy difícil. Debe subir la serpiente lentamente de grado en grado. Son treinta y tres vértebras. Son treinta y tres grados. Los tenebrosos nos atacan terriblemente en cada vértebra. El Kundalini sube muy lentamente de acuerdo con los méritos del corazón. Necesitamos acabar con todos nuestros pecados.

Es urgente hollar la senda de la más absoluta santidad. Es indispensable practicar Magia Sexual sin deseo animal. No sólo debemos matar el deseo, sino hasta la sombra misma del deseo. Necesitamos ser como el limón. El acto sexual debe convertirse en una verdadera ceremonia religiosa. Los celos deben ser eliminados. Sabed que los celos pasionales acaban con la paz del hogar.

SEGUNDA INICIACIÓN DE MISTERIOS MAYORES La segunda serpiente sube muy difícilmente por el canal medular del Cuerpo Etérico. Cuando la segunda serpiente llega al campo magnético de la raíz de la nariz, el Iniciado entra al templo para recibir la Segunda Iniciación de Misterios Mayores. Es bueno advertir que la humana personalidad no entra al templo. Ella permanece en la puerta arreglando sus negocios con los Señores del Karma.

Dentro del templo, el Intimo, junto con su Cuerpo Etérico, se crucifica. Es decir, el Intimo se reviste con el cuerpo etérico para la crucifixión. Así es como el Cuerpo Etérico es Crístificado. En la Segunda Iniciación nace el Soma Puchicón, el Traje de Bodas del Alma. El Cuerpo de Oro. Dicho vehículo está constituido por los dos éteres superiores. El Cuerpo Etérico tiene cuatro éteres, dos superiores y dos inferiores. Con el Traje de Bodas del Alma podemos penetrar en todos los departamentos del Reino.

Esta iniciación es muy difícil. El estudiante es severamente probado. Si sale victorioso, brilla el Sol de la Media Noche, y de él desciende la estrella de las cinco puntas con su ojo central. Esa estrella se posa sobre la cabeza del neófito para aprobarlo. El resultado de la victoria es la Iniciación.

TERCERA INICIACIÓN DE MISTERIOS MAYORES La tercera serpiente sube por el canal medular del espectro astral. La tercera serpiente debe llegar hasta el campo magnético de la raíz de la nariz y luego de allí descender hasta el corazón por un camino secreto en el cual existen siete cámaras santas.

Cuando la tercera serpiente llega al corazón nace entonces un hermosísimo niño, el Astral Cristo. El resultado de todo esto es la Iniciación. El neófito debe pasar en Cuerpo Astral por todo el Drama de la Pasión del Cristo. Debe ser crucificado, muerto y sepultado, debe resucitar y también debe descender al abismo y permanecer allí por cuarenta días antes de la Ascensión. La ceremonia suprema de la Tercera Iniciación se recibe con el Astral Cristo. Sobre el altar aparece Sanat Kummara, el Anciano de los Días, para conferirnos la Iniciación. Todo aquel que alcanza la Tercera Iniciación de Misterios Mayores, recibe el Espíritu Santo.

Es necesario saber querer a la mujer para alcanzar esta iniciación. La Unión sexual debe ser llena de inmenso amor. El Phalo debe entrar en la Vulva siempre muy suavemente, para no maltratar los órganos de la mujer. Cada beso, cada palabra, cada caricia, debe estar totalmente libre del deseo. El deseo animal es un obstáculo gravísimo para la Iniciación.

Muchas gentes puritanas al leer estas líneas no calificarán de inmorales. Sin embargo esas gentes no se escandalizan con los burdeles y prostitutas. Nos insultan pero no son capaces de lanzarse a los barrios donde viven las prostitutas para predicarles la buena ley. Nos odian pero no son capaces de aborrecer sus propios pecados. Nos condenan porque predicamos la Religión del Sexo, pero no son capaces de condenar su propia fornicación. Esa es la humanidad.

CUARTA INICIACIÓN DE MISTERIOS MAYORES Cuando la cuarta serpiente ha logrado el ascenso por el canal medular del espectro mental viene entonces la Cuarta Iniciación de Misterios Mayores. La cuarta serpiente llega también hasta el entrecejo y desciende hasta el corazón.

En el mundo de la mente, Sanat Kummara da siempre la bienvenida al candidato diciendo: “os habéis libertado de los cuatro cuerpos de pecado. Eres un Budha. Habéis penetrado en el mundo de los dioses. Eres un Budha. Todo aquel que se liberta de los cuatro cuerpos de pecado es un Budha. Tú eres un Budha. Tú eres un Budha”.

La fiesta cósmica de esta iniciación es grandiosa. Todo el mundo, todo el universo se estremece de alegría diciendo: “ha nacido un nuevo Budha”. La Divina Madre Kundalini presenta a su hijo en el templo diciendo: “este es mi hijo muy amado. Este es un nuevo Budha. Este es un nuevo Budha. Este es un nuevo Budha”. La santas mujeres felicitan al candidato con beso santo. La fiesta es terriblemente divina. Los Grandes Maestros de la mente extraen de entre el espectro mental al hermoso Niño de la Mente Cristo. Este nace en la Cuarta Iniciación de Misterios Mayores. Todo aquel que recibe la Cuarta Iniciación se gana el Nirvana. El Nirvana es el mundo de los dioses santos.

Quien alcanza la Cuarta Iniciación recibe el Globo del Imperator de la Mente. Sobre este globo resplandece el signo de la Cruz. La mente debe ser crucificada y estigmatizada en la Iniciación. En el mundo de la mente centellea el Fuego Universal. Cada una de las treinta y tres cámaras de la mente nos enseña terribles verdades.

LA QUINTA INICIACIÓN DE MISTERIOS MAYORES La quinta serpiente sube por el canal medular de aquel Embrión del Alma que tenemos encarnado. La quinta serpiente debe llegar hasta el entrecejo y descender luego hasta el corazón.

En la Quinta Gran Iniciación nace el Cuerpo de la Voluntad Consciente. Todo aquel que nace en el Mundo de la Voluntad Consciente, encarna su Alma inevitablemente. Todo aquel que encarna su Alma se convierte en un verdadero Hombre con Alma. Todo verdadero Hombre Inmortal y completo es un verdadero Maestro. Antes de la Quinta Iniciación de Misterios Mayores nadie debe ser llamado con título de Maestro. En la Quinta Iniciación aprendemos a hacer la voluntad del Padre. Debemos aprender a obedecer al Padre. Esa es la Ley.

En la Quinta Iniciación debemos decidirnos por cualquiera de los dos caminos o quedarnos en el Nirvana gozando de la dicha infinita del Sagrado Espacio que no tiene límites, compartiendo con los dioses inefables, o renunciar a esa inmensa dicha, y quedarse viviendo en este valle de lágrimas para ayudar a la pobre humanidad doliente. Este es el sendero del deber largo y amargo. Todo aquel que renuncia al Nirvana por amor a la humanidad, después de Nirvana ganados y perdidos por amor a la humanidad, se gana más tarde la Iniciación Venusta.

Todo aquel que recibe la Iniciación Venusta, encarna al Cristo Interno. Existen en el Nirvana millones de Budhas que no han encarnado al Cristo. Es mejor renunciar al Nirvana por amor a la humanidad y tener la dicha de encarnar al Cristo. El Hombre Cristo entra el los mundos de súper-nirvánica felicidad, y más tarde en el Absoluto. Samael Aun Weor El Matrimonio Perfecto: Capítulo 19º La Iniciación.

Añadir un comentario